edición: 2559 , Viernes, 21 septiembre 2018
05/11/2009

La reforma de la ‘Ley Beckham’ apuntilla al régimen fiscal para atraer científicos y altos directivos

Javier Ardalán
La modificación de la conocida como 'Ley Beckham' no tendrá ninguna repercusión en la recaudación para 2010, puesto que la enmienda planteada respetará los derechos adquiridos. El Grupo Socialista ha alcanzado un acuerdo en el Congreso con IU-ICV y BNG para que le presten su apoyo para la reforma de la conocida como 'Ley Beckham', que regula el régimen fiscal especial para extranjeros no residentes, especialmente deportistas de élite asentados en nuestro país.  Se trata, aunque parezca mentira, de una ley pensada para repatriar a científicos españoles huidos a universidades extranjeras y a los mejores talentos de las empresas internacionales. Luego llegó el fútbol, que ha sido lo que ha quedado en la retina popular.

Así, a partir de 2010, aquellos científicos, directivos o deportistas acogidos al régimen fiscal de ‘impatriados’ que cuenten con rentas superiores a los 600.000 euros anuales pasarían a tributar el 43% en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), mientras que el resto seguiría en el 24%, ya que se respetan las ventajas fiscales adquiridas, pero con fecha de caducidad.

La eliminación de ese régimen especial de fiscalidad, sin embargo no sólo significará un cambio en las condiciones de contratación de la mayor liga de fútbol del mundo, sino un incremento de los costes para el futuro de todos los clubes españoles y para las empresas de cualquier sector que quieran traer altos directivos desde otros países a España.

Con la aprobación de esta reforma, los deportistas de élite extranjeros, sobre todo los futbolistas perderían un aliciente importante para recalar en España unos años, tal y como han venido haciendo desde 2004.

Si nos centramos en el fútbol, comprobaremos que con la desaparición del tratamiento especial ‘impatriados’, que les brinda una menor tributación se acaban dos tipos de distorsiones en el fútbol español.

La primera es que con la tributación actual los jugadores venían firmando sus contratos a un máximo de cinco años, puesto que ha partir de esa fecha, la legislación tributaria pasa a considerarlos residentes y dejarían de tributar a un tipo único del 24% para pasar a tributar al marginal que les correspondiese en la tarifa del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Así habrá jugadores que se mantengan sin grandes cambios tributarios.

Este régimen fiscal especial ha suscitado cierta controversia entre los propios deportistas ya que jugadores de un mismo club, con unos mismos emolumentos brutos se encuentran con una tributación efectiva distinta en función de que se puedan beneficiar o no de este régimen. Los residentes en España no pueden acogerse.

La otra se refiere a la eterna reclamación del Sindicato de Jugadores y de la Liga de Fútbol Profesional al Gobierno para que considere sus ingresos como rentas irregulares, por recibirse en un tiempo muy breve. Una vez desaparecidas las diferencias de tributación que fundamentaron durante años esta solicitud, es de presumir, que las cosas se han puesto más difíciles para lograrlo.

RECAUDACIÓN IRRECUPERABLE

La recaudación hubiera experimentado una fuerte subida si no hubiese quedado bloqueado el Impuesto sobre el Patrimonio. Una secuencia importante de esta tributación, sin embargo, ha quedado resuelta con la desaparición del Impuesto sobre el Patrimonio (IP). La aplicación del régimen de ‘impatriados’  en el IRPF llevaba hasta la desaparición del  la aplicación del régimen de no residentes en el Impuesto sobre el Patrimonio (IP).

Esta circunstancia era de gran relevancia para los deportistas no residentes que hubiesen generado un patrimonio fuera de España, ya que si no tributaran por este régimen específico hubiesen debido hacerlo por el IP, en principio, por todos sus bienes y derechos, donde quiera que se encontraran o fueran ejercitables.

El régimen de ‘impatriados’ hacía que los deportistas que se desplazasen a España sólo deberían tributar en el IP por aquellos bienes y derechos que se hallasen o fuesen ejercitables en España. Es decir, sus bienes extranjeros ya escapaban  al gravamen español. Ahora escapan todos.

Para solicitar este régimen, es necesario que el contribuyente no haya sido residente fiscal en España durante los 10 años anteriores; que el desplazamiento a territorio español se produzca como consecuencia de un contrato de trabajo; que los éste se realice efectivamente en España, para una empresa o entidad residente, en este caso, un club de fútbol, y que los rendimientos no estén exentos de tributación en el IRNR.

No obstante,  bajo el régimen especial de tributación por el IRNR, los rendimientos del trabajo obtenidos en el extranjero no deben superar el 15% del total de las rentas del trabajo percibidas en el año o el 30% si se trata de servicios prestados entre entidades vinculadas.

El régimen es interesante, por cuanto permite la aplicación de tipos reducidos de gravamen para determinadas personas que se desplazan a España, pero en ocasiones su aplicación práctica y los requisitos establecidos en el Reglamento hacen que sea difícil su aplicación. Por ejemplo, el régimen no permite que se presten trabajos en el extranjero por encima de un determinado porcentaje (el 15 y el 30% que citábamos), o por ejemplo, si una persona pierde la residencia fiscal en España porque es trasladado a otro país, pero luego vuelve a España, ya no podría aplicarse el régimen, etcétera.

Por otro lado, nuestra normativa del IRPF contempla un régimen específico para las rentas derivadas de la explotación de los derechos de imagen.  En virtud de este régimen, se reconoce la posibilidad de que los deportistas exploten sus derechos de imagen a través de sociedades.

En la actualidad, cuando las rentas derivadas de la explotación de la imagen provienen del mismo club al que el deportista presta servicios, las rentas que puede llegar a obtener a través de una sociedad personal, para obtener el mejor tratamiento fiscal, se limitan al 15% del total de la remuneración satisfecha por el club contratante.

Dichas rentas van a tributar al tipo del Impuesto sobre Sociedades, más bajo que el marginal del IRPF. Los deportistas que se desplacen a España pueden beneficiarse asimismo de este régimen.

OTROS PAÍSES CON INCENTIVOS

España es uno de los países con menores costes fiscales para los ‘impatriados’, pero no es el único país en tener estos “beneficios” fiscales.

En Holanda, tienen el 30% de su salario excluido de tributación durante 10 años, siempre que cumplan determinadas condiciones. Pero además cuentan con importantes beneficios fiscales sobre determinadas retribuciones en especie como la de la escolaridad de los hijos en colegios internacionales.

En Francia y Reino Unido,  el mecanismo es más complejo. Los expatriados tributan al tipo general (40%, en ambos casos) pero tienen importantes exenciones. Por ejemplo, en Reino Unido, tributan  como residentes no ordinarios durante los tres primeros años por los rendimientos que generan en suelo británico, pero se considera exenta, con condiciones, la parte proporcional del salario equivalente a los días que el directivo recibe y cobra en otros países a los que se traslada ocasionalmente por trabajo.

En Francia, ocurre algo similar. En enero de 2004, se aprobó un paquete de medidas gracias a las cuales, si se cumplen ciertos requisitos, queda exento el 20% del salario del ‘impatriado’, si éste está trabajando fuera durante un tiempo, así como los complementos de expatriación (casa, coche, colegios, seguro privado, etcétera).

En Alemania, por el contrario, tributan a la misma escala que los residentes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...