edición: 3098 , Lunes, 30 noviembre 2020
02/03/2012
De Guindos inquieto con Ordóñez: el enemigo sigue en casa

La reforma de la Ley del Banco de España, inspirada en el modelo del Bundesbank

Sáenz de Santamaría señala a González Páramo como sucesor en el ´nuevo banco´
Juan José González

No ha sido posible, o al menos, no han causado el efecto deseado, las presiones políticas para conseguir la dimisión del Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (en adelante MAFO). Y no ha sido posible ni con el Partido Popular en los últimos meses antes de las elecciones del 20N, con aquel ´debería dimitir´ de Sáenz de Santamaría, ni tampoco con un PP ya instalado en el poder y trabajando a golpe de reformas BOE en mano. El asunto de ´éste Gobernador´ se suscita curiosamente cuando habla y cuando no dice nada: sus silencios parecen pesar más que sus opiniones verbalizadas. En el Ejecutivo ya han aceptado que tendrán MAFO hasta julio como mal menor, con la gestión de la reforma financiera a cámara lenta. Entretanto, Rajoy, De Guindos y Montoro esperan a José Manuel González Páramo, hoy con el perfil ideal para el puesto de Ordóñez y reformar del Banco de España, para que éste hable alemán.

Y parece ser que el modelo que gusta al Ejecutivo, el alemán, va como anillo al dedo al candidato a Gobernador, González Páramo. El modelo alemán del Bundesbank, es tradicional pero de demostrado éxito, muy fuerte en auditoría, con funciones de supervisión oficial, especializas en entidades de ahorro y crédito. Tiene los mismos derechos y obligaciones que los intermediarios financieros y permite el asesoramiento externo de profesionales y/o de instituciones en apoyo de la fiscalización del sector. No se tiene constancia en la historia del modelo (año 1950) de que los depositantes de las entidades financieras hayan perdido ni un solo marco.

En este modelo es donde los actuales responsables del Gobierno creen que encaja un perfil como el de González Páramo, con el añadido de que contaría, con seguridad, con el consenso del principal partido de la oposición, un principio que no fue seguido con el actual Gobernador del Banco de España, pero que Rajoy seguramente recuperará.

Efectivamente, González Páramo –en caso de ser el elegido- es miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, es decir que, como aseguraba la vicepresidenta del Gobierno, Sáenz de Santamaría, "el Gobernador no puede ser un mero comentarista de lo que pasa” y añadía una pista fundamental: “No se puede pasar de secretario de Estado de Economía a Gobernador del Banco de España".

Si se ´balancease´ la actividad de su mandato –aunque sería suficiente con los tres últimos años- el resultado sería un default heleno en toda regla, donde la crisis del sector de las cajas de ahorros, con sus escándalos salpicando a multitud de gestores, han terminado por dejar el currículo de MAFO visto para sentencia, además de una carga adjunta de descrédito como gestor. Para más ´inri´ se puede decir que la reforma financiera de un partido que no es el suyo le ha caído en el preciso momento en que se disponía a escribir su mensaje de despedida.

Una reforma que tiene otro calado además de otros actores principales, y donde las presiones de los más grandes bancos no son las mismas que hace pocos meses atrás. Tiene esta reforma otra velocidad, al caer dentro de ese período, o norma no escrita, de los primeros cien días de un Gobierno, por el que todo lo que no arranque en esos días tendrá mayor dificultad en adelante.

Lo de la velocidad se esta demostrando en la lentitud con la que se producen los movimientos corporativos entre cajas, sobre las que pende, además, la espada de otras exigencias normativas igualmente sujetas a plazo. La crítica que ahora le llega de Economía tiene que ver con la lentitud, incluso, del ajuste de capacidad laboral y del impasse de alguna operación como la de Unicaja con Caja España, en un intento desesperado de Braulio Medel por conseguir 1.300 millones de euros para la fusión con la entidad castellana. Como lenta se considera la fórmula de la subasta de las cajas intervenidas, que obliga a largos estudios de las interesadas (y no interesadas) en un proceso de negociación sin fin entre interesados y Supervisor, lo que acaba en un incumplimiento de los plazos previstos (y pactados).

Con el presidente del Ejecutivo al frente de la Comisión de Economía del Gobierno, la apuesta por el nuevo Gobernador parece que será más personal que en anteriores ocasiones. Y no parece que a Rajoy le falte gente fiel, de esa que a la larga no suele ser muy útil. Sin embargo, el sustituto de MAFO sí deberá tener en cuenta que en esta nueva etapa, es posible que el cargo vea notablemente disminuida su independencia -siempre relativa- y que respecto a la autonomía se produzcan algunos cambios. Tomando en consideración las opiniones de Sáenz de Santamaría, de reforma a fondo de la institución supervisora, habría que pensar en que la Ley de Autonomía del Banco de España, se quede sin alguno de sus términos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...