edición: 2360 , Viernes, 8 diciembre 2017
28/11/2016
banca 

La reforma de la normativa bancaria de la UE enfrenta a París y Roma con Berlín

La guerra entra en una fase abierta en especial por los niveles mínimos de capital para los sistémicos
Carlos Schwartz
Esta semana la Comisión Europea anunció su paquete de reforma de la normativa bancaria para adecuarla a las últimas decisiones del Comité de Estabilidad Financiera y de la Comisión de Supervisión Bancaria del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en línea con resoluciones acordadas en el G20 en años recientes. La reforma afecta a los Requisitos de Capital contenidos tanto en la regulación como en la Directiva correspondiente y a la regulación y Directiva sobre Recuperación y Resolución de entidades bancarias. De acuerdo con el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de mercados financieros y banca Valdis Dombrovskis los requisitos de capital serán más sensibles al riesgo, se implementarán metodologías capaces de reflejar más fielmente los riesgos reales a los que están expuestos los bancos, y se impondrán una ratio obligatoria para limitar el apalancamiento de la banca, una ratio de financiación estable neta, y a las entidades de importancia global sistémica el mantenimiento de unos niveles mínimos de capital y de otros instrumentos que absorban pérdidas en los procesos de resolución. Esta última normativa, denominada TLAC por sus siglas en inglés, es la verdadera pieza objetable para París mientras que la reforma en su conjunto crea incomodidad a Roma
Hasta ahora tanto las autoridades de Francia como las de Italia han desarrollado una actividad beligerante en la sombra a través del lobby político para lograr modificar algunos aspectos de esta reforma de las normas que afectan a la banca y que ha sido impulsada con especial dedicación por las autoridades alemanas. En el caso de Italia los incrementos en los requisitos de capital y la imposición de un colchón destinado a absorber pérdidas en la resolución de una crisis son los ejes de su resistencia. Esa resistencia desde luego está motivada por la crisis bancaria no resuelta en el país. En particular porque la reforma pretende restringir la carga del saneamiento a los accionistas e inversores en los bancos con problemas para proteger a los ciudadanos que pagan impuestos del efecto de una quiebra en el sector financiero.

En agosto Atlante, la sociedad privada promovida por el estado para encubrir su acción en las crisis bancarias, tomó el control de Veneto Banca y de Banco Popolare de Vicenza. La operación barrió de un plumazo al menos 5.000 millones de euros de ahorradores de la rica región del Veneto. El problema para el Gobierno es que la crisis bancaria en el país no se limita a esas dos entidades, y un saneamiento en lo términos que establece la reforma de las directivas europeas va a crear aun más problemas políticos al primer ministro Matteo Renzi con sus electores.

En el caso de Francia el problema central es la directiva que va a establecer niveles mínimos de capital y de instrumentos financieros equiparables a capital que soporten pérdidas para las entidades de importancia global sistémica.  La normativa denominada TLAC va a obligar a esos bancos a emitir instrumentos de capital y colocarlos en el mercado para incorporar recursos frescos con el objetivo de que en caso de quiebra se deba apelar al crédito estatal afectando a los sujetos fiscales del país. Para los bancos centrales el objetivo es eliminar el problema de las entidades que son “demasiado grandes como para dejarlas caer”.

De acuerdo con las estimaciones de analistas esta normativa afectaría en total a 13 bancos en Europa, de los cuales en Francia caerían dentro de este perímetro BNP Paribas, Société Générale, Crédit Agricole y Grupo BPCE. Las autoridades francesas consideran que esta normativa castigará de forma desproporcionada a las entidades francesas y creará desventajas comparativas en materia de competencia. Esta norma también afectara a algunos bancos italianos. El problema es que las autoridades de Alemania en su campaña por dar garantías a los sujetos fiscales dentro de la Unión Europea, es decir a los ciudadanos que pagan impuestos, no parece dispuesta a transigir con el punto de vista de Francia e Italia. Ambos países además han argumentado que las autoridades financieras y los reguladores no pueden imponer requisitos a los bancos que superen el estándar internacional del TLAC. Este es un criterio al que la Comisión Europea ha prestado cierta atención y ha determinado que en su propuesta se diga que las autoridades deben justificar la necesidad y proporcionalidad de un requisito de capital extra.

Como no podía ser de otra forma, las medidas propuestas también tienen una proyección internacional que ha promovido las críticas de la banca estadounidense. El proyecto de reforma establece la necesidad de que las entidades no europeas soporten normas específicas de capital que permitan su resolución y liquidación por parte de las autoridades nacionales en caso de crisis de sus filiales.

La propuesta es simétrica con la que impuso Estados Unidos a los bancos extranjeros hace dos años y que provocaron una reacción de la banca europea. Washington exigió a los bancos no estadounidenses la constitución de sociedades holding propietarias del capital de las filiales locales con una capitalización suficiente como para atender una crisis de esas entidades sin necesidad de recurrir a otros medios. La propuesta afectará por elevación al Reino Unido que tras su salida de la Unión Europea quedará con el mismo nivel que Estados Unidos respecto de la aplicación de esta normativa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...