edición: 2363 , Mircoles, 13 diciembre 2017
27/05/2011
DIARIO DE LAS REDES SOCIALES

La reforma laboral que viene: despido low cost y más paro para todos

La opinión pública, contraria a un abaratamiento generalizado del despido que ya se descartó en septiembre
Debate en la web sobre la falta de crédito: los bancos se lo negaron a una de cada cuatro empresas en 2010
ICNr

Llega la segunda reforma laboral y, con ella, la toma en consideración de todos aquellos puntos que se descartaron con la primera por considerarse excesivamente duros. El Gobierno inició ayer su ronda de reuniones con los agentes sociales implicados para retomar los retoques al texto que ya fue, a su vez, reformado el pasado mes de septiembre. Como novedad, el sistema de contratación será, esta vez, objeto de análisis, incluido el contrato indefinido al que ayer hacía alusión la OCDE para reclamar su abaratamiento. Una medida que ha despertado el temor de cientos de internautas que se han lanzado a criticar el camino de precariedad por el que el Gobierno quiere hacer pasar a los ciudadanos.

Lo más probable es que, a raíz de estos encuentros, se pacten nuevos límites económicos para el empresario a la hora de llevar a cabo un despido, incluido el improcedente, cuestión que se abandonó en la pasada reforma por temor del Gobierno a perder el apoyo de los sindicatos. Si en aquella ocasión hubo que conformarse con la ampliación de las causas objetivas del despido -”pérdidas futuras”- de cara a un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), ahora se traspasará ese límite simbólico. Y la decisión causa pavor entre los lectores. Especialmente porque, al contrario que el Ejecutivo, no entienden cómo una medida que sólo pone el camino del despido más fácil para el empresario puede ayudar a crear empleo.

“Va la segunda reforma, y todavía no se ha notado el efecto de la primera”, denuncia un lector. Y es que existe la idea de que el panorama que ha dejado el primer retoque no ha provocado ningún efecto positivo. Muy al contrario, “todo son ERES, despidos, bancarrotas... No hay trabajo, y no se sabe cuál es la utilidad de estas reformas laborales, cuando casi nadie trabaja, o está a punto de dejar de hacerlo”. Son, además, políticas que perjudican al empleado -que debería verse protegido por las leyes- y que deberían tener carácter provisional, opinan los internautas, de forma que, pasada la crisis, lo lógico sería volver a endurecer las condiciones del despido. Cosa que, por otro lado, nadie espera que se cumpla. Cabe preguntarse entonces, y así lo hacen los lectores, qué sentido tiene exigir este sacrificio a los empleados si no se va a solucionar el problema de paro de forma inminente ni se va a beneficiar con ello al trabajador que, cuando vuelva el crecimiento económico, recupere su vida laboral. “Muchas medidas para el contrato, indemnizaciones por despido procedente o improcedente... Pero si no hay trabajo, usted me lo explique”, resume un usuario en la web de elEconomista.

Con los futuros cambios, “los que encuentren trabajo por mil euros serán unos privilegiados”, denuncia otro lector. Y es que cuando una empresa eche a tres empleados y les pague “una miseria por haber trabajado toda su vida”, luego “contratará a diez, pagándoles lo que a esos tres juntos”. Pero “eso el Gobierno no lo ve”. En este sentido, también se apunta que lo más probable es que este incremento de la precariedad se traduzca en que los inmigrantes acaben absorbiendo puestos de trabajo que los españoles no estarán dispuestos a cubrir por un salario de miseria.

Los empresarios, al contrario, ven en el abaratamiento del despido una decisión necesaria que debería haberse adoptado antes porque, a mayor “flexibilidad” en la contratación, mayor empleo. “Estoy harto de tener que usar ETT para contratar al personal por el miedo que tengo a no poder pagar las indemnizaciones, cosa injusta donde las haya, ya que a mí si un trabajador abandona su puesto, nadie me indemniza por nada”, reclama otro lector. Se entiende, además, que en muchas ocasiones los empresarios se ven obligados a mantener a parte de su personal contratado, a pesar de su falta de eficiencia, debido al alto coste que supone prescindir de él.

De momento, el presidente de la CEOE, Joan Rosell, trae bajo el brazo las mismas reformas que Bruselas impuso al Gobierno portugués para que pudiera acceder al rescate europeo. Entre ellas, reducción a un máximo de 18 meses de la prestación por desempleo, y la bajada de la indemnización por despido, en el caso del país vecino, de 30 días por año trabajado a diez.

LOS BANCOS NEGARON CRÉDITO A UNA DE CADA CUATRO EMPRESAS EN 2010

La falta de crédito se convirtió en otro de los temas económicos más debatidos del día. Y ello porque, según la Encuesta sobre Acceso a Financiación de las Empresas 2010, hecha pública ayer por el INE, el 25,2 por ciento de las empresas no financieras que necesitaron financiación a través de préstamos durante 2010 fracasaron en el intento. Un dato que para algunos es consecuencia lógica de la crisis, dado que lo racional era acabar con esa “alegría” que imperaba a la hora conceder crédito hasta hace poco tiempo. “Estamos constantemente dando la culpa a los bancos y cajas de haber concedido 'dinero fácil' a todo el mundo, lo cual derivó en la actual crisis. Ahora nos quejaremos de todo lo contrario”, explica un lector de la noticia. Pero para otros, la falta de crédito se convierte en un freno para aquellos pequeños y medianos negocios que dependen de esta financiación para su supervivencia. No en vano el 38 por ciento de las empresas no financieras necesitaron dinero prestado durante el pasado ejercicio.

El informe, recogido, entre otras, en la web de El País, generó un gran número de comentarios, twitteos y “me gusta” en Facebook, reabriendo el viejo debate sobre el papel que las entidades financieras juegan en el futuro económico del país. Éstas se escudan en la falta de avales o garantías suficientes y en la baja calificación de su solvencia financiera para justificar que, en total, se haya registrado un incremento de más del 15 por ciento en la negación de crédito con respecto a 2009. Mientras, los internautas denuncian que los bancos “se están portando muy mal con las empresas y con las familias” y no entienden que se pueda negar crédito a empresas “de toda la vida, que no han fallado nunca, con propiedades y con ganas de trabajar”. En este sentido, “no se les puede denegar un préstamo diciendo que no se puede confiar en ellas porque no han tenido beneficios”, reclama un empresario, que afirma que lo importante es seguir luchando contra la crisis. “Pero, por primera vez, necesitamos que confíen en nosotros y en nuestra trayectoria de no dos años de crisis sino de toda una vida”.

Un argumento que no convence a muchos usuarios. A algunos el dato del 38 por ciento de falta de financiación les parece una cifra “completamente normal e incluso alta”. Lo que podría ser anómalo es “que solo el 38 por ciento de los negocios necesiten financiarse en un momento de crisis, porque esto da idea de un sector bastante estable y sensato que solo se endeuda cuando es imprescindible”, declara un lector. Además, es “absurdo” pensar que un banco o una caja no quieran prestar dinero, “es como pensar que un frutero no quiere vender fruta. ¿O de donde saca los beneficios?”, aclara un internauta.

Mientras, para contentar a todos, se proponen soluciones intermedias, como abrir una línea de crédito oficial directa por parte del Gobierno, de forma que se preste a las empresas que sean acreedoras de las Administraciones públicas -a interés de coste- el dinero necesario, poniendo como límite, por ejemplo, la existencia de deudas públicas acumuladas durante, al menos, tres meses. “Eso salvaría multitud de empleos, sobre todo en pymes, que se ven forzadas a cerrar por falta de liquidez, a pesar de tener trabajo”. Propone este lector que el aval de estos préstamos sean las propias Administraciones públicas, ya que su cobro es seguro, al tratarse de servicios prestados y conformados. Una medida creativa que responde a una necesidad urgente: “Las empresas ya no pueden esperar más”. En este sentido, ello sería “mucho más efectivo que el rescate a la banca o los inútiles planes E”. “Menos ayudar a los bancos y más a las empresas que son las que crean empleo y riqueza”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan Jos Gonzlez
  • Javier Ardaln
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicacin de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaqun Mara Lpez, 30. 28015 Madrid
Telfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproduccin sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...