edición: 3100 , Miércoles, 2 diciembre 2020
23/03/2010
RSC

La relación entre sostenibilidad y beneficio económico se les sigue atragantando a las compañías

La reticencia y las malas costumbres siguen siendo los peores enemigos de la integración de la RSC
Beatriz Lorenzo

Durante los últimos tiempos los modelos de gestión empresarial se han visto forzados a abandonar -brusca o paulatinamente, según los casos- los antiguos modelos de gestión eminentemente “miltonianos”, orientados exclusivamente a la consecución de beneficios y adalides del paradigma que aboga por el éxito económico como único indicador del bienestar social de una comunidad. Las compañías que consigan sobrevivir, afianzarse y triunfar en el siglo XXI serán precisamente aquellas que consigan trabajar en varias dimensiones -social, medioambiental, económica- el mismo tiempo, en lugar de decantarse por la tan sobrevalorada gestión exclusivamente financiera. Herramientas como la Triple Bottom Line proliferan en las empresas, constituyendo los primeros brotes de una simiente que lleva más de diez años germinando: mientras que en 1999 une encuesta de Mercer y Angus señalaba todavía que un 30% de los gestores empresariales escogían como primera prioridad el aumento de  “la rentabilidad económica” a toda costa, una tendencia que está dando un giro en los últimos tiempos.

El tan anhelado vínculo entre sostenibilidad y beneficio económico protagoniza buena parte de los debates actuales sobre la materia. Se trata de una simbiosis complicada, rodeada de reticencias y temores por parte de las cúpulas empresariales, pero que de conseguir aplicarse de un modo coherente podría dar solución al problema de la falta de sostenibilidad a largo plazo que ha venido rodeando a muchas corporaciones, poniéndose de manifiesto con dramáticas consecuencias durante la crisis económica.

BENEFICIOS RESPONSABLES

El éxito del modelo de gestión corporativa que aúna la consecución de beneficios económicos con los principios de la RSC. Un informde de McKinsey Quaterly titulado “Valuing social responsibility programs” muestra casos de éxitod e compañías que están obteniendo buenos beneficios financieros a través de iniciativas responsables, utilizando la información como piedra angular. Asík, empresas como IBM, con su nuevo servicio destinado a proveer acceso gratuito a recursos Web para mejorar la administración de las pymes o Telefónica, con sus programas de acceso a las tecnologías de la información para personas mayores de 60, están subiéndose ya al carro de la Triple Bottom Line. También otras empresas de primera línea como Shell, DuPont, y P&G han mejorado estableciendo distintos indicadores que les permiten comunicar con éxito las permanentes mejoras que establecen en sus sistemas productivos.

La sostenibilidad es pues el gran pilar del nuevo modelo productivo, con plena capacidad ayudar a establecer prioridades y afinar la fusión entre la búsqueda de los beneficios económicos y el respeto social y medioambiental.  Forest  Reinhardt en su libro “Down to Eearth”, advierte que el viejo modelo de gestión puede cegar a los ejecutivos impidiéndoles ver los beneficios de la triple utilidad y aboga por la sostenibilidad como modelo de cambio.

Pese a todo, la relación entre sostenibilidad y resultados financieros sigue estando poco clara para muchos altos ejecutivos. Una reciente encuesta llevada a cabo por Economist Intelligence Unit, de The Economist, revela que sólo el 24% de los ejecutivos entrevistados a nivel mundial creen que existe una fuerte relación entre los resultados financieros y el compromiso con la sustentabilidad a corto plazo (1 o 2 años). Asimismo, el 69% cree que la relación será más fuerte en un mediano plazo (5 a 10 años), y que las compañías están adoptando los principios de la sustentabilidad en sus políticas y prácticas. La encuesta, auspiciada por Enel y llevada a cabo en diciembre de 2009 y enero de 2010 a más de 200 ejecutivos, quería investigar como las compañías ven el concepto de sustentabilidad y cómo están incorporando sus principios en las operaciones diarias. El estudio define sustentabilidad como la forma de operar que permite preservar el medioambiente y el bienestar de la sociedad a largo plazo.

MODELOS DE GESTIÓN

Encuestas como ésta demuestran que a pesar del activo debate institucional, a la hora de la práctica el recelo y las viejas costumbres vencen a la capacidad de innovación.  Sin embargo los beneficio de una gestión que integre la RSC y no la descuide en aras de los puros beneficios son incontables: efectos positivos en la imagen y la reputación de la compañía,  en la motivación, retención y contratación del personal, e incluso ahorro de costes, los derivados de las medidas de la RSC que se centran en el uso reducido de los recursos o del acceso mejorado al capital debido a la gran sensibilidad de los inversores en lo que se refiere a temas de sostenibilidad.

Autores como Thorpe y Prakash-Mani identifican varios factores del éxito empresarial de la sostenibilidad: crecimiento de los ingresos y acceso al mercado; ahorro de los costes y la productividad; acceso al capital; gestión de riesgos y licencia para desarrollar la actividad de la empresa; capital humano; valor de la marca y reputación. Asimismo,  basándose en una investigación empírica cuantitativa sobre diversas empresas, Steger identifica indicadores de valoración parecidos en los que se incluyen la disminución de los costes; crecimiento de los ingresos; valor de la marca y reputación; mantener la licencia para desarrollar la actividad de la empresa y atracción y satisfacción del personal empleado.

De entre todas las clasificaciones vigentes de los beneficios de la RSC, destaca la que distingue entre beneficios monetarios y no monetarios. Los primeros incluyen efectos financieros directos y beneficios que influyan de algún modo e los flujos de caja, como un aumento en el valor de la marca debido a la RSC.  A su vez los beneficios no monetarios aluden a aquellos que no son cuantificables en términos monetarios pero sí influyen den la competitividad de la empresa y en su éxito financiero.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...