edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
28/09/2012
La medida puede afectar a varias empresas españolas establecidas en el país

La resistencia de los republicanos a los subsidios a las eólicas afecta al mercado estadounidense

Carlos Schwartz

La intensa campaña del Partido Republicano en contra de los subsidios a la generación eólica de electricidad está afectando a este mercado en Estados Unidos. La incertidumbre sobre el futuro ya ha llevado a recortes en la capacidad productiva de los fabricantes de turbinas y a despidos en esa industria. El mercado estadounidense representó el año pasado el 28% de toda la capacidad instalada fuera de China a escala mundial. Es decir que es el segundo mercado de negocio eólico detrás del mercado chino. Pero la base del negocio es una combinación entre la desgravación fiscal de 22 dólares por cada megavatio hora generado y el cupo de generación eólica que cada estado ha impuesto. De este equilibrio ha dependido el desarrollo de un mercado que incrementará solo en este año la capacidad instalada en 12.500 megavatios.

Desde 2005 la desgravación no ha variado y se ha mantenido sin interrupción. La desgravación existía de forma intermitente desde 1992, pero ha sido durante el ciclo 2005-2012 cuando se ha instalado el 85% de la capacidad actual de generación eólica.

Esta bonanza ha llevado a la significativa presencia de multinacionales no estadounidenses en ese vasto mercado, como es el caso de Iberdrola, EDP y BP. También a la presencia de fabricantes no estadounidenses de turbinas como la española Gamesa, la danesa Vestas y la alemana Siemens, aunque el mercado de fabricación de turbinas está en manos de la estadounidense General Electric que tiene una cuota de mercado del 29%. Los fabricantes de turbinas han comenzado a incorporar en sus previsiones de crecimiento la posibilidad de que los beneficios fiscales sobre la generación eólica se extingan y han recortado expectativas. Siemens ha anunciado la pasada semana un recorte de 615 trabajadores a su plantilla, y todo parece indicar que otros como Vestas y Gamesa hagan lo propio. Entretanto los aspirantes a la desgravación que queda disponible trabajan a pleno para lograr instalar capacidad antes de fin de año condición para que puedan asegurarse la desgravación.


El problema es que la incertidumbre sobre el mantenimiento de la desgravación ya ha hecho a muchos promotores, fabricantes y generadores, revisar sus planes a la baja lo que determinará que 2013 sea de conjunto un mal año para el sector aunque a último momento se renueve el crédito fiscal en torno a la generación eólica. Si no se renueva, el golpe será muy fuerte. El motivo central es que el precio del gas en Estados Unidos ha caído de forma dramática desde los 13 dólares por millón de BTU en 2008 hasta los 3 dólares por millón de BTU este año. La fuerte reducción del precio en estos cuatro años se ha debido a la afloración de gas no convencional en las explotaciones en capas de esquisto. Este maná ha tirado abajo los precios, lo cual es una seria amenaza para la generación eólica si las ayudas oficiales no se renuevan y mientras los precios del gas no se recuperen. El problema es que puede que los precios del gas no suban por un periodo relativamente largo de tiempo. Por otra parte los generadores eólicos han agotado ya las cuotas de generación establecidas por 29 estados de forma tal que hasta que se generen nuevo umbrales puede pasar bastante tiempo.

Todo ha quedado por tanto fiado a la política. El Partido Republicano, muy vinculado a los lobbies del gas, el petróleo y el carbón se opone a la renovación y el candidato a las presidenciales de noviembre, Mitt Romney, se ha plegado a la causa en forma pública. Hay una minoría en su partido que apoya a las renovables, pero está por verse cual es su verdadera proyección parlamentaria. Tras las elecciones generales habrá sesiones en un Congreso muchos de cuyos parlamentarios no estarán presentes en la siguiente legislatura. Puede ocurrir que en una sesión parlamentaria de esta naturaleza permita votar la renovación de los beneficios fiscales a las eólicas en un clima más distendido, pero hay una inmensa incertidumbre sobre el resultado que una votación en esas condiciones puede arrojar. El senado aprobó una moción para la extensión de un año para los beneficios fiscales en la Comisión de Finanzas lo que ha abierto un compás de espera un poco más optimista aunque es prematuro arriesgar el éxito de la gestión.

No todos los generadores de electricidad se han decantado por inversiones en sector eólico, y empresas generadoras como Exelon de Chicago que basa su producción en centrales térmicas a carbón y nucleares hace campaña en favor de la extinción de las ayudas al sector de las renovables eólicas. Las divisiones involucran también a los financiadores de las respectivas campañas electorales. Hay un senador republicano favorable a las eólicas, Charles Grassley, ampaña en favor de la causa. El motivo central es que es senador por Iowa que es el estado con mayor capacidad instalada de estas renovables. Pero mientras Grassley recibe contribuciones de este sector, Romney las recibe de los poderosos petroleros, los intereses del gas el carbón que mueven cifras fabulosas en el país.

Lo cierto es que las expectativas de que la progresiva reducción de costes en el sector eólico haría rentable esta forma de generación, incluso sin los beneficios fiscales, han sido trituradas por el abaratamiento de la extracción de gas no convencional y su repentina abundancia. Es en el fondo la caída de los precios del gas lo que amenaza con arrasar a este sector de la generación eléctrica. La caída de este ,mercado puede suponer problemas imprevistos para las empresas españolas del sector establecidas en Estados Unidos, tanto en generación como en la industria de turbinas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...