edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
22/02/2012
Es prematuro saber cuántos ninots irán a la cremá en estas fallas 2012

La resistencia del dañino Olivas y la mala situación de Bancaja abren una crisis en Bankia que puede necesitar soluciones de emergencia

Los asesores de Bankia han estudiado diversos escenarios para la entidad con relación a las condiciones de integración de Bancaja tras la crisis irreversible del Banco de Valencia
Cualquier ajuste en la valoración de los activos de BFA y Bankia a resultas de un menor valor de los aportes de Bancaja puede alterar aun más el descuadre patrimonial
Es muy probable que el regulador considere la decisión del consejo de BFA cargada de razones atendibles
El nefasto Olivas se niega a aceptar las consecuencias de su nefasta gestión
Carlos Schwartz

Tras varias horas de reunión este martes el consejo ordinario de Bancaja rechazó la resolución del consejo de Banco Financiero y de Ahorro (BFA) del 7 de febrero -en el que está integrada la caja valenciana junto con Caja Madrid y otras entidades de crédito de menor dimensión- solicitando una nueva auditoría para valorar los activos de Bancaja integrados en BFA. El consejo de Bancaja anunció que impugnará el acuerdo del consejo de BFA que le fue comunicado el 9 de febrero. La hipótesis de que la embestida del presidente de Bankia, Rodrigo Rato, contra Bancaja está destinada a reducir el peso de la caja valenciana en el capital de BFA no parece desacertada. El conflicto larvado desde comienzos de la fusión por la vía de un Sistema Integrado de Protección (SIP) de un grupo de cajas cuyo eje sustancial fueron Caja Madrid y Bancaja ha estallado con la intervención por parte del Banco de España de uno de los activos aportados por la caja valenciana, el Banco de Valencia, del cual controlaba el 39%. Las pérdidas de la entidad que alcanzaron a 887 millones de euros en 2011 y el cuestionamiento de su valor real constituyen la piedra de toque de la revisión de los aportes de Bancaja al SIP que dio pie a BFA y Bankia. Los intentos de resistencia del consejo de Bancaja a la solicitud del consejo de BFA parecen destinados al fracaso en la vía jurídica pero en el largo plazo.

En las previsiones de la presidencia de BFA, se esperaba seguramente un desenlace más inmediato que incluyera la probable salida de la presidencia de Bancaja de José Luis Olivas. El rechazo pone de relieve que Olivas no está dispuesto a ceder y ha dejado abierto un frente de batalla complejo. En realidad, los asesores de Bankia han estudiado diversos escenarios para la entidad con relación a las condiciones de integración de Bancaja tras la crisis irreversible del Banco de Valencia. Una de ellas ha sido la escisión total de la caja valenciana de BFA. Esta constituye una opción de gran complejidad jurídica y contable ya que los activos de la caja de ahorros valenciana han sido totalmente integrado en el capital de BFA. Por añadidura existe un problema latente, la valoración inicial de Bankia, asentada en los libros de BFA, del orden de los 12.000 millones de euros que se debería ajustar por el precio de salida a bolsa de la entidad dominada lo cual puede suponer una minusvalía patrimonial del orden de los 3.000 millones de euros para BFA.

Cualquier ajuste en la valoración de los activos de BFA y Bankia a resultas de un menor valor de los aportes de Bancaja puede alterar ese descuadre patrimonial. Ciertamente, a la vista de la crisis del banco de Valencia y el alto nivel de riesgo de crédito de Bancaja, además del inmenso peso de las adjudicaciones inmobiliarias sobre su balance, el consejo de BFA tiene mucha fuerza jurídica en su batalla por una nueva valoración de Bancaja. Sin embargo, de lo que no disponen ni tirios ni troyanos, es de tiempo para librar esta batalla. Esa falta de tiempo está determinada en cierta medida por el Decreto Ley de Reforma Financiera que ha puesto de manifiesto el interés del gobierno en una rápida resolución de la consolidación del sector bancario.

Es muy probable que el regulador considere la decisión del consejo de BFA cargada de razones atendibles. Más aun si se tiene en cuenta que ha tenido que hacerse cargo de Banco de Valencia pese a que BFA tenía un paquete de control de la entidad y esta estuvo bajo el paraguas de Bancaja. Pero lo que el Banco de España no puede es dar tiempo a que este proceso madure por sus propias fuerzas. La previsión más razonable es que la crisis entre los socios de BFA detone un proceso de control de BFA/Bankia por parte de otra entidad.

El  ministro de Economía favorece para esa operación a La Caixa. Hasta ahora el presidente de BFA/Bankia tenía otro diseño para las entidades que preside. Ese modelo consistía en la adquisición de otras entidades para mantener su independencia mientras reforzaba capital sobre la base de la “gestión de su activo” lo que no implica necesariamente el incremento de capital mediante el aporte dinerario. El Banco de España tampoco puede permitir una escisión lisa y llana de Bancaja de BFA porque ello le obligaría a encontrar una solución quizá extrema para la entidad valenciana. Respecto de esta opción parece poco probable que el Gobierno esté dispuesto a aceptarla. Su modelo es la dilución de los problemas patrimoniales mediante el aporte de capital de una nueva entidad dominante suficientemente capitalizada. Pero una operación de esa envergadura obligará a blindar las pérdidas potenciales tras la consolidación mediante un Esquema de Protección de Activos considerable.

Le tocará al Gobierno valorar cuál de las dos vías es la más barata. Pero el reloj corre. BFA/Bankia ha consumido 15.000 millones en avales del estado desde que el nuevo tramo de avales por 100.000 millones fue aprobado el 30 de diciembre pasado mediante el Real decreto 20/2011 de Medidas Urgentes en Materia Presupuestaria, Tributaria y Financiera.

La segunda entidad que más avales ha demandado es Catalunya Caixa con 5.240 millones de euros. Los avales de ambas suman 20.200 millones de euros, sobre un total de 41.000 millones concedidos desde comienzos de 2012, señalan fuentes de medios financieros. En proporción a sus activos totales, los avales a Caixa Catalunya representan un porcentaje muy alto en comparación con los recibidos por BFA/Bankia, pero en este último caso habría que contabilizar los avales recibidos en ejercicios anteriores por BFA/Bankia que totalizan no menos de 10.000 millones de euros.

Pero mientras que la caja catalana está bajo la tutela del Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Bankia navega por sus propios medios aunque bien es cierto que en BFA hay ayudas del FROB por 4.465 millones de euros. En este contexto, la decisión del consejo de Banco Financiero y de Ahorro (BFA), que tiene el 52% del capital de Bankia, de solicitar una nueva auditoría de su socio Bancaja se presenta como el comienzo de hostilidades para la preservación de la integridad de Bankia. Pero la jugada puede salir mal y BFA/Bankia acabar en una fusión precipitada con o sin Bancaja dentro del club. Para La Caixa desde luego el esquema sin Bancaja es la opción preferida. Pero esta salida dejaría a Bancaja a merced del FROB, y ya son muchas las entidades en proceso de saneamiento a cargo del estado. Es prematuro saber cuántos ninots irán a la cremá en estas fallas 2012...

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...