edición: 2977 , Viernes, 29 mayo 2020
16/06/2017
banca 
Previa a la Unión Bancaria

La resolución del Popular era una parte de la `operación limpieza´ del BCE

Los bancos italianos en crisis son ahora el freno para la puesta en marcha del Fondo de Garantía de Depósitos europeo
Juan José González
Los ríos de tinta provocados a propósito del evento bancario del Popular pueden ser muy útiles para intentar clarificar algunos aspectos oscuros de la pretendida construcción de la Unión Bancaria. Quizá uno de ellos, y no el más interesante, tenga que ver con el área de responsabilidades de los distintos órganos institucionales que, a modo de maraña de siglas, actúa enmarañado y disperso -pero en bloque- cada vez que se produce un episodio de crisis bancaria. En este sentido, la del Popular es una más, la más reciente y la que ahora más importa en tanto que parece haber sido señalada como modelo -el modelo- a seguir en adelante en la resolución de las crisis bancarias. Quizá con una única salvedad: que se desconoce si hay un criterio sobre el ámbito de aplicación regional, duda por aclarar dado que en una situación muy similar se encuentran varias entidades italianas y alemanas. Habrá que esperar, por tanto, a la próxima crisis para conocer más entresijos de la normativa. Leyes, preceptos, recomendaciones que, consideradas en el sector como excesivas, están teniendo una influencia y papel decisivos en el destino de algunas entidades. Hasta el posible que el Popular sea una de sus víctimas.
La resolución, en tanto que solución o sentencia de una autoridad, en este caso del Mecanismo Único de Resolución (MUR) un órgano del Banco Central Europeo, para decidir en la crisis del Popular, no cabe duda que va en la buena dirección: en la acordada por los socios de la Unión Europea para acelerar las fusiones bancarias. Y a este objetivo se orientan países y autoridades respectivas como paso previo pero definitivo en la construcción de la Unión Bancaria. Por tanto, no parece difícil comprender la decisión del MUR habida cuenta del objetivo, que no es otra más que el de avanzar en esa construcción.

A fin de cuentas, una resolución tan rápida -en apenas 24 horas- y expeditiva -vía rápida, método eficaz, sin discusión- no deja lugar a dudas de que se trata de la `operación limpieza´ de entidades de medio y gran tamaño que arrastran problemas de difícil arreglo en el corto plazo. Entidades que como el Popular constituirían un problema para el edificio de la Unión Bancaria. De la misma forma que explica la diligencia y premura de las decisiones políticas el compromiso y esfuerzo de las autoridades locales, en este caso, del Gobierno español, en resolver, también en unas horas, el caso Popular, la venta al Santander.

Mientras no se complete esa `operación limpieza´, paso previo para que los socios de la Unión más remisos a la `mutualización´ de los problemas -bancarios, en este caso- el proyecto de Fondo de Garantía de Depósitos común europeo, seguirá siendo eso, un proyecto y el edificio de la Unión Bancaria una quimera. Por todo es por cuanto no debe extrañar el entendimiento entre los reguladores bancarios europeos y las autoridades políticas españolas para concluir en una sentencia como la resultante en el caso del Popular.

Capítulo al margen es el tratamiento de la crisis del italiano Monte dei Paschi y de los acuerdos secretos de reguladores y gobierno italiano en las crisis de Popolare di Vicenza y del Veneto Banca, del grupo de los diez primeros bancos italianos y todos ellos con problemas de morosidad pero que no parece que vayan a seguir (por el momento) un tratamiento similar al del español Popular. Tres entidades que necesitarían en torno a los 35.000 millones de euros para mantenerlos a flote, puesto que, a diferencia del Popular, el Gobierno lo logró que alguna entidad financiera del país se interesase por las tres entidades. De ahí que, como último recurso, los fondos procedan del fondo público italiano.

Así las cosas, así los problemas bancarios, el objetivo del BCE de acelerar la fase de concentración bancaria, si bien ha avanzado en la absorción de la marca Popular por el Santander, sigue sin embargo, anclado en el caso de Italia, Alemania y Portugal, donde también Novo Banco pasa por una situación cómoda. Mientras se mantenga esta situación, no se producirán avances en la normativa bancaria común, tampoco se avanzará en la construcción del edificio de la Unión Bancaria y por tanto, más lejos estarán los depositantes, ahorradores e inversores de las entidades financieras de contar con la seguridad de un Fondo de Garantía de Depósitos mancomunado europeo que avale los depósitos de todos los europeos.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...