edición: 2640 , Miércoles, 23 enero 2019
21/05/2009

La Responsabilidad Social Corporativa se cuela en la letra de la Ley

La nueva Ley sobre Modificaciones de las Sociedades Mercantiles obliga a las empresas a prestar atención a la RSC

El pasado 4 de abril se publicaba en el BOE la Ley 3/2009, sobre Modificaciones Estructurales de las Sociedades Mercantiles, que entrará en vigor el 4 de julio. La Ley regula de nuevo el régimen legal aplicable a una serie de  alteraciones que afectan a la estructura patrimonial o personal de las sociedades, incluyendo los supuestos de transformación, fusión y escisión y de cesión global de activo y pasivo, además de una muy significativa modificación en el régimen legal del derecho de suscripción preferente de las sociedades anónimas, que a mayores de suprimir el reconocimiento del derecho de suscripción a los titulares de obligaciones convertibles, también limita el derecho de suscripción preferente de los accionistas a los aumentos dinerarios y a la emisión de obligaciones convertibles. Pero el interés de esta ley no reside sólo en la nueva retahíla de tecnicismos puramente mercantiles, sino en un aspecto mucho más novedoso que afectará al gobierno corporativo de las empresas.

La ley establece que a la hora de deliberar en la junta sobre un acuerdo de transformación los consejeros deberán incluir entre la documentación a entregar un informe que "explique y justifique" los aspectos jurídicos y económicos de la transformación y las consecuencias que el proceso tendrá para los socios, además de los posibles impacto que la fusión pueda tener sobre la diversidad de género en los órganos de administración de las empresas. También se deberá explicar la incidencia que la modificación de las compañías pueda tener en la responsabilidad social corporativa.

La nueva norma es también innovadora en el sentido de que obliga a un trato igualitario a los accionistas. Así lo recoge el artículo 50 bis, incluido en la ley precisamente para dejar bien claro que "la sociedad deberá dar un trato igual a los accionistas que se encuentren en condiciones idénticas".
La ley tiene vocación de vigencia transitoria ya que en su articulado (disposición final séptima) habilita al Gobierno para que en el plazo de 12 meses refunda en un único texto, y bajo el título Ley de Sociedades de Capital, las normas reguladoras de todas las sociedades, ya sean comanditarias, anónimas, limitadas y, por supuesto, cotizadas.

UN CAMINO SEMBRADO DE HITOS NORMATIVOS

Esta norma abunda en una tendencia que lleva ya tiempo desarrollándose de forma algo tímida y vacilante: la introducción en los corpus normativos de principios de RSC. La efectividad de las empresas ya no se mide en términos de máxima productividad, sino también en términos de eficiencia social a través de los llamados “balances sociales”. La progresiva normativización ha dado lugar a múltiples códigos y regulaciones y ha abierto el debate acerca de la obligatoriedad o la voluntariedad de las buenas prácticas de RSC. Existen hitos normativos a este respecto, casi todos a nivel europeo, como son el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, las directrices de la OCDE o el Libro Verde de la Unión Europea.

En la normativa española encontramos ya en la propia Constitución varias alusiones a principios de RSC. Así, el art 38 reconoce la libertad de empresa pero la subordina a "las exigencias de la economía general y en su caso de la planificación"- También el artículo 45,2 establece que los poderes públicos "velarán" por la utilización racional de los recursos naturales "apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva". Postulaciones, ambas, que enlazan con la más absoluta literalidad del concepto de RSC.

Asimismo, la legislación en materia de Protección de los Consumidores, contiene pormenorizadas regulaciones con epígrafes tan significativos como "Derecho de protección de la salud y seguridad” o "situaciones de inferioridad de los consumidores", epígrafes que comulgan con una filosofía regulatoria puesto que reconocen las desigualdades de mercado y las diferencias en información y acceso que sufren los consumidores.

Por otra parte, ya en el año 2005, en la Ley de "Régimen de Comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero", que sería el germen de la Ley de Responsabilidad Civil Medioambiental se establecía el principio, ya anteriormente desgranado en el a r t . 130R del Acta Única europea de que “quien contamina paga”.

Tras el velo de esta tendencia se atisba la vieja pugna entre desregulación-libertad de empresa (propia de un sistema capitalista) y regulación (que tipifica los contenidos del Estado de Bienestar).

El Gobierno español parece teorizar más a favor de la segunda tendencia, alineándose así con la tendencia europea. Ya Zapatero anunciaba en su discurso de investidura que  habría incentivos para las empresas que hicieran público su compromiso de reducción de emisiones". Para muchos, la creación del Ministerio de Igualdad es también un paso de gigante en este sentido, una barrera para mantener a raya el mobbing maternal y otros atentados en contra de la igualdad y la cohesión social, que son, ambos, dos de los principales mandamientos de la RSC. Y mucho más recientemente, el Presidente del Gobierno anunciaba un futuro proyecto de Ley de Economía Sostenible.

LAS GRANDES EMPRESAS TAMBIÉN SE AUTOREGULAN

El afán regulatorio en el campo de la RSC ha llegado también a muchas compañías, que han emulado de forma interna a los legisladores europeos y estatales. Así, según una valoración realizada por Intermon Oxfam, que alude a empresas del sector textil,  Inditex ha normalizado la verificación de códigos de conducta, ha ingresado en una plataforma europea de 60 empresas que busca homogeneizar esos códigos, y ha formulado un programa de mejora para las fábricas en Marruecos.  En Mango, la RSC ha pasado a depender de un miembro del consejo de administración e Induyco ha creado un área de RSC, y está en la fase inicial de un código de conducta. Por su parte, el consejo de administración de El Corte Inglés ha dado el visto bueno para elaborar unos principios generales de cultura empresarial aplicables a sus relaciones con proveedores nacionales y extranjeros.

En la misma línea parece ir Telefónica con sus recientes planes de incluír la RSC en la cuenta de resultados, de modo que forme parte del modelo de negocio de la empresa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...