edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
04/05/2012
Dragui descarta, en principio una nueva compra de bonos

La reunión del BCE en Barcelona, descafeinada y poco esperanzadora, a juicio de la opinión pública

Los internautas echaron de menos más referencias a la marcha del país, y criticaron que se hable de impulsar el crecimiento manteniendo las mismas exigencias fiscales
Dragui no cerró la puerta por completo a una nueva subasta de bonos: los lectores reclaman esta receta como balón de oxígeno para la economía española
En consejo del BCE en Barcelona
ICNr

La reunión del Banco Central Europeo de ayer -celebrada, casualidades de la vida, en Barcelona- atrajo ayer todas las miradas tanto en el ámbito marco nacional como en el comunitario. Siendo España el epicentro de la crisis europea, la opinión pública se centró ayer en destripar hasta el más mínimo detalle del discurso de su representante máximo, Mario Dragui, esperando una referencia especial al país que aportara cierta esperanza en medio del clima de incertidumbre en que éste se deselvuelve. Se trata de la tercera cita que la institución celebra en España, que llega justo en un momento clave, por delicado, para la situación económica española. La intervención del presidente del BCE no estuvo, sin embargo, a la altura de las espectativas de los internautas.

En un marco protagonizado por un decrecimiento del 0,3 por ciento en el último trimestre de 2011 y una inflación interanual en la Eurozona del 2,6 por ciento -mejorando el 3 por ciento entre septiembre y noviembre de 2011-, los analistas y parte de la opinión pública esperaron un discurso más suave por parte de Dragui. Tampoco se previeron, tal y como se cumplió finalmente, cambios en los tipos de interés: éste se mantiene en el 1 por ciento, aunque la prensa económica sí hizo referencia a la posibilidad de que el BCE relaje este porcentaje en el futuro. Sería la respuesta necesaria para incentivar el crecimiento en una Europa, hasta tal punto que algunos analistas consideraron que, si Dragui no da pistas en este sentido -cosa que no hizo ayer-, la situación general `podría empeorar´. En este sentido, parece que habrá que esperar a otra ocasión. Dragui aseguró ante la prensa que `no se ha debatido la posibilidad de reducir los tipos´.

En todo caso, la cita sirvió, al menos, para dar un mensaje de ánimo a España, país que, según el director del BCE, `ha realizado esfuerzos muy significativos en reformas políticas en un tiempo muy breve´. Este mensaje resulta, a juicio de los internautas, `muy bueno para España´ y para sus entidades financieras, aunque se echó de menos que Draghi se refiriera con más profundidad al país, dado que la cita tuvo lugar en Barcelona y, sobre todo, teniendo en cuenta la delicada situación que atraviesa España en los últimos meses.

COMPRA DE BONOS

El gran debate, aunque ayer se omitiera toda referencia a él, sigue siendo si dar nuevamente barra libre de liquidez con el fin de reducir costes financieros y el déficit nacional. Respecto a la posibilidad de que el BCE continúe la compra de bonos de los países periféricos, Draghi señaló que este instrumento sigue estando disponible, pero que no lo estará para siempre. Sin embargo, no se cerró del todo la puerta a una nueva subasta, dado que Dragui también aseguró que aún es temprano para que la entidad adopte una `estrategia de salida´ que permita la retirada de sus medidas extraordinarias de estímulo. Así, aunque el director del BCE no se comprometió respecto a la posibilidad de que el BCE retome las subastas en un futuro próximo, tal medida no se descarta al cien por cien, y eso es algo que supuso cierto alivio para los internautas.

Los lectores, ante estas declaraciones, recordaron que esta medida resulta cada vez más imprescindible y que el Ejecutivo nacional ya ha dejado claro que no le tiembla el pulso a la hora de usar la tijera, por lo que Europa no debería temer que el país relaje su política de austeridad. Rajoy habría demostrado su fidelidad a Europa dejando de lado a su propio electorado, al frenar toda posibilidad de crecimiento con sus medidas de ajuste. `¿Cómo una economía va a crecer, con el apalancamiento estratosférico de empresas y familias, bajada generalizada de salarios, recortes del sector publico y un desempleo que sólo existe en España?´, comentó, como muchos otros, un lector. En la misma línea, se recordó que el Ejecutivo está anteponiendo el cumplimiento con las instituciones a `la salud económica de los españoles´.

Sin embargo, para algunos internautas, `el gran problema de esta solución es que entonces se elimina la presión para acometer las medidas de ajuste necesarias y, por tanto, se corre el riesgo de que no se lleven a cabo´. La cuestión es, por tanto, si `merece la pena correr el riesgo de un impago de España frente a que las medidas de ajuste no sean suficientes´.

En cuanto a la posibilidad de relajar impulsar políticas de crecimiento en el marco comunitario y relajar la presión en los ajustes que están llevando a cabo los países del entorno europeo, Dragui recordó que hay que impulsar el pacto por el crecimiento y un pacto fiscal, dos puntos que, a su juicio, no son incompatibles: en su opinión, `no hay contradicción entre pacto de crecimiento y un pacto fiscal´. Así, aunque el crecimiento debe regresar, ello no implica que no se pueda seguir buscando el reequilibrio fiscal. Sin embargo, al menos en el caso español, los lectores no lo tienen tan claro. Las dimensiones del ajuste español dejan un margen nulo para el crecimiento económico y, por tanto, sin un apoyo externo o una relajación en los objetivos, la recesión seguirá siendo inevitable.

PACTO FISCAL VS. CRECIMIENTO

La cuestión era, en definitiva, que el BCE abogara ayer por un mayor protagonismo del crecimiento frente al pacto fiscal, pero lo cierto es que la rueda de prensa posterior a la reunión no sirvió para dar ninguna pista ni sorpresa sobre cuál será el rumbo que tome la entidad en lo próximos meses. Los internautas demandaron a Dragui una referencia clara a cómo se podrá materializar ese crecimiento en un contexto de constantes recortes, tal y como ocurre en España. Y es que, tal y como señaló un lector, mientras el máximo representante del BCE pide genéricamente `un mayor protagonismo del crecimiento, los españoles esperamos la buena noticia de cada viernes´, en referencia a los `sustos´ que provoca cada Consejo de Ministros desde que comenzó la actual legislatura.

Tal vez, según comentó algún lector, Dragui hablara de `auteridad (en lo público) y crecimiento (en lo privado)´ y, si esa es la fórmula que defiende el BCE, los lectores se mostraron parcialmente a favor. Para algunos, cualquier opción distinta resulta `irreal y decadente´, puesto que el Estado tiene la urgente necesidad de reducir el peso de su déficit. Para otros -la mayoría-, no se puede pasar de cero a cien en tan poco margen de tiempo. En todo caso, no deja de verse como algo necesario que Rajoy adopte un discurso más duro con respecto a Europa para que ésta nos tenga en consideración. Para los internautas, no es presentable que Dragui insinúe que `si tenemos problemas, los solucionemos nosotros´.

En este sentido, tal vez España debería `amenazar con su salida del euro´ para obtener lo que necesita de Europa. `Si tú tienes una hipoteca y estás al día y le dices al director que necesitas una carencia te dicen que eso es imposible, pero si les dejas de pagar la hipoteca son ellos los que te ofrecen la carencia. Pues aquí es lo mismo, tenemos problemas y necesitamos dos o tres años más para bajar el déficit al 3 por ciento: pues o por las buenas o por las malas´.

Los lectores recordaron que si no se aprueba un plan de estímulo para la economía española, ésta `no tardará en petar´. `Nos financiamos a un coste abusivo, y la economía no hace más que retroceder, haciendo casi imposible cumplir el objetivo del déficit, por mucho recorte que se haga´. El Ejecutivo ha dejado claro desde que llegó al poder que, si hay dos vías para salir de la crisis -`recortando al ciudadano derechos y libertades o ampliando el crédito para que los ciudadanos puedan trabajar y no perder derechos´- `Rajoy ha elegido la primera´. Y eso es algo con lo que tal vez no contaba el electorado.

Los internautas comentaron que el déficit inesperado se ha convertido en un argumento para justificar todo tipo de recortes que, en constante goteo, no llegan siquiera a digerirse por los ciudadanos. Se habló, incluso, de la aplicación de la `doctrina del shock´ en España, con la crisis como punto de referencia. Por eso, algunos volvieron a reclamar que, a falta de un cambio político en España a corto plazo, al menos la izquierda francesa se alce con el poder para ejercer como contrapeso a nivel comunitario y, con ello, relajar las exigencias de la UE con respecto a España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...