edición: 2657 , Viernes, 15 febrero 2019
31/05/2013

La reunión ordinaria de la OPEP en Viena mantendrá los niveles de producción y la actual banda de precios

Tras las bambalinas lo que está en liza es la creciente producción de Irak, un miembro del cartel exento de cuotas
Carlos Schwartz

Los analistas consideraban un hecho que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) mantendrá la producción mundial del cartel en los 30 millones de barriles diarios, es decir sin cambios respecto de sus niveles actuales. La 168 reunión ordinaria, una de las dos anuales, ha estado precedida de mensajes por parte de figuras influyentes del grupo. El ministro de Petróleo de Libia -Abdelbari al Arusi- dijo que no se modificaría el límite, y los ministros de Arabia Saudita, Irak, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela dijeron estar de acuerdo con el actual equilibrio entre oferta y demanda. El ministro iraquí por su parte dijo que la OPEP no deseaba crear tensiones que afectarían de forma negativa a la economía mundial. Es decir, no está de acuerdo con reducir los niveles de producción actuales. La interpretación de los analistas es que los países miembros del cartel están satisfechos con el presente nivel de precios del barril de crudo que oscila desde hace un año entre los 95 y los 120 dólares por barril.

Uno de los elementos de fondo en el equilibrio entre oferta y demanda es la fuerte reducción de las importaciones de Estados Unidos, uno de los principales clientes de los países de la OPEP. El desarrollo del petróleo no convencional en ese país ha reducido sus importaciones de forma significativa y ocasiona preocupación entre los exportadores.

Fuera de este problema estratégico, vinculado de forma indirecta a los altos precios del crudo que hacen rentable la explotación de petróleo no convencional y permiten rentabilizar las colosales inversiones que requiere su explotación, está la coyuntura de este año. Respecto de ella la apuesta de los exportadores es que la temporada de verano en lo países industrializados va a incrementar el consumo y dará un soporte firme a los precios sin modificar los niveles de producción. Las importaciones estadounidenses han caído este año a los niveles de 1994, y los países más afectados por esta situación son los ubicados en la costa oeste de África. Pese a ello el ministro del petróleo de Angola, se manifestó conforme con el nivel de precios y de producción.

Pero mientras estas previsiones se fundaban en los indicios que fueron filtrando los ministros a su llegada a Viena, otro tema de fondo merodea entre los bastidores de la organización. Desde la guerra del Golfo en 1990-1991, Irak fue exceptuado de cumplir con el sistema de cuotas de producción adjudicadas por la OPEP a cada miembro. A resultas de esta exención el país ha ido incrementando su producción a lo largo de los años y a pesar de los conflictos bélicos en los que se ha visto envuelto.

En la actualidad produce más de 3 millones de barriles diarios constituyendo el segundo mayor productor del cartel detrás de Arabia Saudita. Por añadidura compite con este país en muchos mercados. Uno de ellos es el de Asia, en el cual la demanda no cesa de crecer, y donde Irak se ha hecho un lugar a expensas de una política de precios con un descuento de un dólar sobre el crudo saudí. La cuestión en el futuro será como volver a incluir a Irak dentro del sistema de cuotas. Si una batalla sobre este tema no se ha desencadenado aun se debe a que el crecimiento vegetativo de la demanda a escala internacional ha hecho lugar a la producción del petróleo no convencional estadounidense y a los incrementos de producción de Irak.

Este equilibrio de todas formas se puede fracturar en cualquier momento y la búsqueda de un régimen de cuotas que incorpore a Irak se deberá zanjar tarde o temprano. Las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) sitúan la producción de Irak en 2020 en el doble, es decir en el entorno de los seis millones de barriles.

Sólo una drástica recuperación económica a escala internacional permitiría hacer lugar a ese incremento, pero esa recuperación de momento no está en el horizonte de los analistas. Parte de este juego de equilibrios es la tijera de precios y volumen en la que por fuerza están inmersas Irán y Venezuela, ambas por su necesidad de divisas para sostener las respectivas balanzas de pagos. Necesitan un nivel de precios altos pero al mismo tiempo deben incrementar la producción y las ventas para ingresar más dinero. No está de más recordar que bajo circunstancias políticas muy distintas, ambas naciones fueron promotoras del surgimiento de la OPEP en la década de 1960.

Otro de los temas que va a dominar en las conversaciones de pasillo en esta reunión de la OPEP es la elección de un nuevo secretario general para sustituir al libio Abdala El Badri. Tras el vencimiento del segundo mandato de tres años del actual secretario general en 2012 la organización lo extendió a causa de la falta de acuerdo para designar su sucesor. La dificultad es fruto de las aspiraciones de Arabia Saudita de un lado, e Irán del otro, para lograr que sus respectivos candidatos ocupen el cargo. Los candidatos son mutuamente inaceptables, lo cual ha bloqueado la negociación. El tercero en lisa es a propuesta de Irak, pero tampoco ese candidato resulta aceptable para Arabia Saudita a causa de sus presentes enfrentamientos con Bagdad en torno a la conquista de los mercados sobre la base de los descuentos al precio del barril de crudo iraquí. Si no aparece un candidato de compromiso en esta reunión, El Badri seguirá al frente de la organización.

En su análisis del mercado mundial para el mes de mayo la OPEP puntualiza que el crecimiento de la demanda en el primer trimestre de este año ha sido levemente superior al del primer trimestre de 2012, con un aumento del 0,9% contra un 0,4% el año anterior. Sin embargo la demanda en 2012 respecto de 2011 sólo creció en Asia y Pacífico, con un incremento del 4% contra caídas en Europa y América y en el conjunto de la OCDE. Con una visión levemente más optimista para este año, la OPEP espera un mayor crecimiento de Argentina y Brasil en 2013, algo poco probable por cierto. Si las estimaciones de la OCDE resultan correctas, puede ocurrir que la demanda deje de tirar y la OPEP deba recortar la producción para mantener el actual nivel de precios en el que todos los productores parecen estar cómodos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...