edición: 2862 , Martes, 10 diciembre 2019
09/10/2013

La Roja también es una máquina de hacer dinero

Antonio Cubero
Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, no sólo puede presumir de haber parido bajo su mandato la mejor época del fútbol español con La Roja como campeona del mundo y dos veces de  Europa al frente de un triunfal grupo de selecciones inferiores. Villar también pasará a la historia del fútbol español como el dirigente que en los dos últimos años ha logrado que la federación que preside renuncie en beneficio del resto de federaciones a la subvención del Consejo Superior de Deportes. Villar ha demostrado sabe cómo explotar la mina de oro en que se ha convertido La Roja.

Decir que la selección es una máquina de hacer dinero se demuestra en los quince patrocinadores que dejan en caja unos ingresos anuales que rondan los 40 millones de euros, que podrían experimentar un aumento del 35 por ciento en 2014. Y los patrocinadores se muestran satisfechos de la inversión porque la rentabilidad está garantizada y el retorno, consolidado.
Ayer, los seleccionados por Vicente del Bosque para los dos próximo partidos ante Bielorrusia y Georgia tuvieron que aportar su imagen para Adidas, que en noviembre presentará la nueva camiseta con la que, si nada falla, la campeona del mundo defenderá su título en junio.  Puede parecer un poco raro ponerse a rodar tal anuncio sin haber logrado el billete para estar en Brasil, pero pocos dudan de ello, y los patrocinadores menos. Los patrocinadores no quieren dejarlo todo a última hora con tantos miles de euros en juego.

Desde siempre, a la Federación le costaba encontrar rivales con los que para preparar las diferentes competiciones. Pero a partir del 1-0 en la final de la Eurocopa contra Alemania, gol de Fernando Torres, todo cambió de forma radical y si antes eran Brasil, Francia, Argentina o Italia las selecciones requeridas para los ‘bolos’ amistosos, La Roja pasó a ser la selección con la que todos querían enfrentarse y derrotar.

El caché de la selección de Del Bosque subió como la espuma y si en 2005, transmitir por televisión uno de sus partidos costaba 2,4 millones; en 2010, antes del Mundial, 3,75. Por el Mundial pagó 38 millones Tele 5 a Sogecable para emitir siete partidos en abierto. Ahora, sin embargo, el televisivo es el único capítulo en el que la selección no tiene la incidencia que en otros espacios. En diciembre terminó el contrato de TVE, que por 43 millones emitía 10 partidos anuales del equipo nacional. La voz de alarma sonó cuando no hubo operador que emitiera el último amistoso de España en Bielorrusia. Unos meses después, Mediaset ha firmado por la mitad, unos 20 millones, un contrato de contenido similar.

Y por si fuera poco, a los ingresos de los patrocinadores, hay que sumar en este cuatrienio los 25 millones por el Mundial y los 46 (23+23) por las dos Eurocopas. Son 71 millones a los que habría que restar 26 correspondientes a las primas de los campeones. Todo un negocio redondo de una selección que no sólo suma títulos, sino que también es una mina de oro.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...