La RSC avanza a trompicones en España tras la crisis
edición: 2532 , Miércoles, 15 agosto 2018
08/03/2011
Informe Forética 2011

La RSC avanza a trompicones en España tras la crisis

Una de cada tres empresas ha recortado sus actividades en Responsabilidad Social
Beatriz Lorenzo

No cabe duda de que el escenario de desazón y desconfianza que ha sobrevenido tras la crisis, añadiendo una brecha de valores al ya de por sí profundísimo abismo económico y de consumo, ha influido en gran medida a la hora de implementar la Responsabilidad Social Corporativa en las empresas. Incluso las más escépticas, las que apostaban por relegar el concepto al reducido nicho de las acciones filantrópicas han tenido que entrar de lleno en la nueva “era de la responsabilidad”, en busca de un antídoto contra las corruptelas y afanes cortoplacistas de antaño.

Las campañas de marketing e  informes anuales son cada vez más “verdes”, cada vez más “éticos”, y adoptan un sesgo “responsable” hasta en los más pequeños detalles, desde la búsqueda de proveedores sostenibles hasta la implantación de la RSC en las tradicionalmente olvidadas filiales de las economías emergentes.

Sin embargo, la implantación de la RSC en el ADN de las compañías española no es un camino exento de escollos ni dificultades. Ahondando en esta materia, Forética presentó la pasada semana la quinta edición, correspondiente a 2011, de su Informe sobre la evolución de la RSC en España, que revela una consolidación del fenómeno a pesar de la crisis pero a la vez que pone de manifiesto una brecha más profunda entre las empresas más pequeñas y las medianas y grandes en lo que respecta a su actitud y también a su práctica de la Responsabilidad Social. Así, en palabras del Ministro de la Presidencia Ramón Jáuregui, que clausuró el acto, “El cambio de paradigma que se está produciendo en la economía a nivel mundial obliga a las empresas, ciudadanos y Gobierno a convertirse y a optar por la responsabilidad como la respuesta imprescindible”.  Para Jáuregui, “el principal objetivo en estos momentos es recuperar la economía, generar empleo y que éste sea de calidad”.Además,  “la pregunta no es qué hacen las empresas con sus  beneficios, sino cómo los generan; en última instancia, las empresas sólo son rentables si son éticas”.

EMPRESAS Y RSC

Según los datos aportados por el documento de Forética, una de cada tres empresas españolas ha dejado de realizar actividades de RSE como consecuencia directa de la situación económica. Los autores del estudio ponen de relieve la fortaleza de la responsabilidad social “si se tiene en cuenta que desde la anterior edición del informe se han destruido 2,3 millones de puestos de trabajo y 130.000 empresas”. Nuevamente, el tamaño de las organizaciones es determinante: la tasa de abandono de actividades RSE de manera permanente (sin previsión de retomarlas), es mucho mayor en el caso de las pequeñas empresas –un 18%- frente a tan solo el 3% en el caso de las medianas y grandes. Otro de los impactos del ciclo económico en el sentimiento empresarial hacia la RSE tiene su reflejo en las prioridades de las prácticas en las organizaciones. El objetivo de “crear empleo” escala posiciones desde 2008 y se sitúa en segundo lugar solo por detrás de “respetar los derechos humanos y la intimidad de sus trabajadores y proveedores”, en detrimento del respeto al medio ambiente.
A su vez, otro de los temas a los que da seguimiento el Informe Forética es a la integración estratégica y operativa de la RSE. En la actualidad, solo un 5% de las empresas españolas cuenta con una política de RSE formalizada por escrito y un 11% se encuentra en proceso de formalización. En términos de integración y desempeño, quien formula la estrategia de RSE en la empresa es la Dirección General, en un 44,5% de los casos, seguido del Consejo de Administración, con un 25,4%. A nivel operativo, se aprecia una consolidación de la figura específica del director de RSE -45% de los casos, que gana peso específico en las organizaciones, ya que en un 73,6% de los casos suele estar integrada en el Comité de Dirección.

CRISIS Y RSC

La conclusión de los expertos de Forética es obvia; la responsabilidad social de la empresa está navegando por aguas turbulentas en un contexto de crisis severa. Esta situación excepcional permite valorar la fortaleza de la RSE y la confirma como una tendencia secular. Los autores han detectado cambios -en apariencia- desfavorables, tanto en empresas como en ciudadanos. Desde un punto de vista actitudinal, ha habido un repliegue defensivo hacia un mayor escepticismo con respecto a la RSE. Desde un punto de vista conductual, hemos visto recortes en algunas actividades empresariales y en alguna práctica de consumo.

Por otra parte, según el informe, en la actualidad tanto las empresas como los consumidores tienen menos recursos disponibles y unas perspectivas de beneficios y empleo poco benignas, lo que repercute en un menor optimismo generalizado. Sin embargo, a pesar de los innegables efectos de la crisis a la hora de provocar una merma de la confianza, desde un punto de vista estrictamente empresarial se ha observado una mejora de la notoriedad y la nitidez. Asimismo, el discurso a favor de la RSE sigue cobrando fuerza en la mediana y gran empresa, lo que compensará en buena medida, según los autores,  ese retroceso de la pequeña, gracias al efecto tractor que sobre esta última el resto de las empresas.

Según expuso durante la presentación del informe el director del mismo, Jaime Silos, “el consumidor ante la crisis adopta una posición defensiva, pero no baja la guardia y ante una menor renta disponible y peores perspectivas laborales, el ciudadano reduce de forma natural su discriminación positiva vía pago de un sobreprecio como premio por la RSE. Sin embargo, es significativo que no por temas coyunturales se deja de practicar el consumo responsable”.

Por último, desde el punto de vista ciudadano, los expertos contemplan una mayor maduración del concepto de la RSC, a la vez que una valoración positiva de la preocupación de las empresas sobre la sociedad y el medio ambiente. Dentro del perfil de ciudadanos activos destaca su consistencia, que no ha flaqueado en tiempos de crisis y que constituye un referente para la población menos aplicada.En cuanto a las perspectivas de futuro, a juicio de los expertos,  la RSE seguirá cobrando importancia. No solamente porque las empresas lo contemplan así en esta edición del informe, sino porque se sigue confirmando esta tendencia a largo plazo y de manera transversal en empresas y ciudadanos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...