edición: 2845 , Miércoles, 13 noviembre 2019
16/06/2009
El Grupo destinó 114 millones a acción social y cultural en 2008, un 23% más
Alberto Andreu, Luís Abril y Javier Nadal

La RSC de segunda generación echa raíces con fuerza en Telefónica

La compañía y la Fundación lanzan de forma integrada y por primera vez sus informes de RSC y Acción Social
Beatriz Lorenzo

Riqueza  generada por valor de 69.459 millones de euros en los países en los que está presente, una inversión en innovación tecnológica de 4.614 millones de euros (un 5% más que en 2007) o 69,2 millones de euros destinados a sus programas de acción social y cultural (un 35% más que el año anterior) son algunos de los logros llevados a cabo por Telefónica el pasado año y reflejados en su Memoria de Responsabilidad Corporativa y el Informe de Fundación Telefónica correspondientes a 2008, y presentados ayer por primera vez de forma integrada en un acto en el que la compañía, la primera del Ibex 35 con una Comisión de Responsabilidad Corporativa en el Consejo de Administración, contó con la presencia del secretario general técnico de la Presidencia, Luis Abril, el vicepresidente ejecutivo de la Fundación Telefónica, Javier Nadal, y el director de Reputación, Identidad Corporativa y Medio Ambiente de Telefónica, Alberto Andreu, para difundir los hitos alcanzados en materias de medio ambiente, género o acción social y cultural.

Luis Abril destacó la importancia de la compañía como motor de progreso económico, tecnológico y social a través de cinco pilares fundamentales de actuación: La excelencia en el negocio, la gestión integra y transparente, para minimizar el impacto de la cadena de valor; la contribución al progreso, para potenciar el impacto positivo de las TIC a través de la inclusión y la innovación social; la acción social y cultural, y la comunicación y el diálogo transparente.

La teleco dedicó el pasado año a la inclusión digital 370 millones de euros que se destinaron a de más de 60 proyectos para fomentarla en sus cuatro principales aspectos: brecha económica, brecha de capacitación, brecha geográfica y brecha de salud y discapacidad. 275 millones fueron destinados a los Fondos de Servicio Universal, cerca de 15 a formación TIC y más de 80 a proyectos para reducir la brecha económica y geográfica. También destacan los 69.459 millones de euros que Telefónica generó como motor de desarrollo económico, tecnológico y social de los países en los que opera. Luis Abril, destacó que pese a la situación económica la compañía ha seguido aumentando esta partida y continuará trabajando para cumplir sus objetivos en responsabilidad social corporativa.

LAS CLAVES: TRANSPARENCIA Y ACCIÓN SOCIAL

El cambio climático  y sus repercusiones sobre la sociedad y el medio ambiente han merecido especial atención para la teleco, que ha creado una Oficina de Cambio Climático que se propone reducir un 30% su consumo energético en red para 2015, un porcentaje que incrementaría el 5% alcanzado ya durante el pasado año.

Además,  en 2008 la compañía recogió 1.632 toneladas de terminales para su reciclaje, frente a las 1.178 del ejercicio anterior; y cifró en 1.636 las instalaciones que funcionan con energía renovable. Telefónica cerró el año con el 60% de sus empresas móviles con certificado ambiental y contempla de cara al futuro la implantación de un Sistema de Gestión Ambiental Global en un 50 por ciento de sus operaciones, además de la realización de auditorías energéticas, la verificación externa de la huella de carbono y la definición de una estrategia de energía renovable en toda la red.

En el capítulo de Excelencia en el Negocio, la compañía invirtió en formación más de 64 millones de euros, un 10 por ciento más que en 2007; y, en materia de empleados, el 46,6% de los mandos intermedios y el 16,9%  de sus directivos son mujeres. El índice de Clima y Compromiso de los empleados se situó en el 69%, 3 puntos por encima de 2007.
 
Además, el documento indica que la satisfacción de los clientes alcanzó los 6,92 puntos, frente a los 6,77 del año anterior, con el objetivo de alcanzar los 7,24 puntos en 2009. En añadidura, Telefónica da empleo directo a 257.000 profesionales e indirecto a más de 330.000.

La transparencia y la gestión responsable son vitales para un buen gobierno empresarial, y más aún en tiempos de crisis económica, con la mirada de todos los agentes sociales pugnando por fijarse en objetivos claros, concretos, honestos y definidos. Telefónica ha hecho también los deberes en este apartado, superando en un 10% el objetivo 2008 de evaluación de proveedores en criterios de RC, con más de 1.100 evaluados y 55 auditorías. De cara a este año, se pretenden realizar en América Latina más de 350 auditorías en gestión de Recursos Humanos y Seguridad y Salud, así como planes de mejora para fomentar una cadena de compras responsable.

Para asegurar la calidad de la información y la rigurosidad de su Responsabilidad Corporativa C, la Compañía cuenta con 18 informes de RC (1 global y 17 informes locales). Los 18 se han verificado por Ernst & Young siguiendo Global Reporting Initiative (GRI) en la guía G3, con un nivel de aplicación de los principios GRI de A+. De estos 18 informes, 13 han seguido también los principios de la guía AA1000, que asegura la relevancia, la trazabilidad de la información y la capacidad de respuesta del grupo.
 
Además, la compañía cuenta con una oficina de principios de actuación integrada por las áreas de Recursos Humanos, Auditoría, Secretaría General y RC encargada de velar por sus principios éticos y ha extendido a todos los países europeos su Código de Conducta para telefonía móvil. Desde la citada oficina se desarrollará a lo largo de este año una normativa de diversidad para incorporar las mejores prácticas empresariales y recomendaciones internacionales. En este sentido, también se ha puesto en marcha un Comité de Diversidad.

La acción social ha sido otra de las protagonistas del catálogo de buenas prácticas de la teleco. Destaca el Programa Proniño, que, tal como destacó Javier Nadal, en 2008 benefició a más de 107.000 niños y posibilitó la apertura de 74 aulas. Este programa ha sido el motor de la inversión social del Grupo con 3.565 proyectos dirigidos a contribuir al desarrollo a través de una educación de calidad en España y Latinoamérica, a más de 40 millones de personas. Fundación Telefónica destinó 69,2 millones de euros al desarrollo de su labor y el Grupo en total cerca de 115 millones de euros a Acción Social y Cultural, de acuerdo con la metodología internacional LBG (London Bencmarking Group).

Otros programas, como Voluntarios Telefónica o Debate y Conocimiento, alcanzaron también un éxito notable. Las actividades del primero favorecieron a más de 246.000 personas de escasos recursos, principalmente mayores o con discapacidad y damnificados por desastres naturales, gracias al compromiso de los empleados. El segundo, un programa que persigue la creación, análisis y difusión del conocimiento sobre las TIC, realizó 14 publicaciones en la Colección Fundación Telefónica.

Por otra parte, Fundación Telefónica recibió más de 61 millones de visitas a sus portales educativos de EducaRed, que registraron un total de 32,5 millones de participantes y ATAM, asociación que apoya a las personas con discapacidad, superó en 2008 los 58.226 empleados asociados. Otros hitos se alcanzaron con las más de 563.600 personas que visitaron las 31 exposiciones de arte organizadas por la Fundación.

LO VISIBLE Y LO INVISIBLE

Para Telefónica, detrás de un indicador hay un número; detrás de un número, hay un proceso; detrás de un proceso, hay una verificación; detrás de la verificación, hay un sistema de mejora. Todo ello se apoya en un código ético. El impacto social del Grupo tiene diferentes niveles de visibilidad. Si lo comparamos con un iceberg, lo más visible son las valoraciones de los índices de inversión socialmente responsable, los productos y servicios con impacto social, los Informes de RC y las iniciativas sociales y culturales.

Lo menos visible son los indicadores de gestión, el código ético (Principios de Actuación) y las políticas internas para garantizar la integridad en la gestión. Todo ello forma un complejo entramado sobre el cual descansan y se enlazan las políticas de RSC de la teleco.

Como hitos de la parte más visible de la compañía, destacan los informes de Responsabilidad Social que Telefónica publica en más de 17 países, y para cuya elaboración se apoya en criterios de  verificación externa, siguiendo los parámetros más exigentes del mundo: GRI y AA1000AS.

El rigor de la compañía queda avalado por su presencia en los principales índices mundiales de sostenibilidad, como FTSE4Good y FTSE4GoodIbex. Además, En 2008, Telefónica logró una calificación de 81,4 en el DJSI, y su objetivo para 2011 es ser best in class en su sector. El Grupo ha confirmado también su compromiso con el Pacto Mundial de la ONU.

Otras medidas muy visibles de la teleco, que han tenido gran repercusión, se basan el desarrollo de productos y servicios de impacto  social. Así, Telefónica lanzó en 2008 dos nuevas ediciones del Play Pack, y siguió comercializando en las tiendas Imaginarium los terminales Mo1 y CAM1. Se adelantó también al compromiso de la asociación GSM poniendo a la venta en Reino Unido el Cargador Universal, que permite un ahorro energético de 2,8kWh/año. Además, lanzó un plan anticrisis con descuentos de hasta el 50% en la factura: iniciativa que se puso en marcha en marzo de 2009 para pymes y parados y posteriormente se amplió a los empleados que se desvinculen de grandes compañías.

La preocupación  de la Compañía por los contenidos inapropiados que a través de internet llegan a los niños, se tradujo en el filtro OPT-IN, que bloquea contenidos para adultos y al que actualmente tienen acceso 44 millones de clientes. Los ancianos y discapacitados tienen su nicho en la gama de productos Movistar Fácil, creada específicamente para ellos.

Toda esta labor visible, pública, evidente, tiene su contrapartida en un no menos importante plan de actuación más oculto, alojado en el seno de las políticas de RSC y que aliña, fundamenta y sirve de apoyo a la anterior.

Aquí los Principios de Actuación y las Normativas Internas desempeñan un papel fundamental. Los primeros conforman el código ético que establece las directrices para la relación con los grupos de interés y las segundas tienen como objetivo definir los criterios generales de actuación; apoyar a las áreas en el cumplimiento de los compromisos con los grupos de interés; y gestionar los riesgos de reputación, identificando áreas prioritarias de actuación. Las normativas son aprobadas por las áreas responsables de la gestión de los aspectos regulados y ratificadas por la Oficina de Principios de Actuación. Telefónica tiene previsto desplegar diez políticas en toda su intensidad en los próximos tres años: Protección de la Infancia y la Adolescencia y Uso Responsable de las TIC; Política de Privacidad de Datos; Sistema de Gestión Medioambiental; Cambio Climático y Eficiencia Energética; Inclusión Digital de Colectivos Desfavorecidos (mayores y personas con discapacidad); Diversidad; Responsabilidad en la Cadena de Suministro; Derechos Humanos; Diálogo con Grupos de Interés y Diálogo Social Internacional; y Reporte Social y Medioambiental.

Todo parece apuntar a que la protección y atención a la infancia es la protagonista tanto de la parte visible como de la invisible de las políticas de RSC de Telefónica. En la primera, destaca el antes mencionado programa Proniño. La segunda se traduce en una especial atención por parte de la teleco a tres normativas diferentes:

- Normativa de Extensión de los Principios a la Cadena de Suministro: busca, entre otras cosas, garantizar la no existencia de empleo infantil en la cadena de suministro. De los 55 proveedores auditados por Telefónica el pasado año, ninguno de ellos presentó riesgos de prácticas de trabajo infantil.

-Normativa de Contratación a Proveedores Sociales: trata de fomentar la inclusión económica de las familias del entorno de los niños beneficiarios del programa Proniño a través de la contratación a éstas de bienes y servicios.

-Normativa de Provisión de Contenidos para Adultos: De esta normativa se derivan la existencia de filtros (OPT-IN y/o OPT-OUT) para la navegación segura en la red fija, móvil y TV; la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para combatir los delitos contra la infancia en la Red, y las iniciativas para dotar a padres y profesores de criterios para la formación de niños y adolescentes en el uso responsable de las TIC.

EL RETO DE LA RSC 2.0

Así pues, todo parece apuntar al especial compromiso que enarbola la teleco con la ya conocida como Responsabilidad Social Corporativa 2.0,  una nueva versión, a través de la debacle de la crisis económica, resurge de la piel de serpiente de la anterior para afrontar retos más dinámicos, más transparentes y más rentables para las compañías y los stakeholders.

El Director de Director de Reputación Corporativa, Identidad, y Medio Ambiente del Grupo ha definido ampliamente, este nuevo concepto de RSC, que estaría conformado por parámetros:

- El abandono de los informes de RSC como simples piezas de comunicación y su concepción como herramientas de gestión. Esto se conseguiría aprovechando al máximo las recomendaciones de mejora ofrecidas por los verificadores y, haciendo de ese informe un verdadero scorecard sobre la evolución del comportamiento económico, social y
medioambiental.

- La creación de redes con instituciones nacionales y multinacionales cofinanciadoras de proyectos que impulsan la inclusión y la cohesión social.

- Una nueva cultura interna basada en la maximización de los códigos éticos o de los principios de actuación. Una actuación coherente es el secreto para el éxito de este parámetro.

- Una gestión conjunta del diálogo con los grupos de interés, fomentando la interacción y abandonando el mero intercambio de sugerencias.

- Sobre todo, la RSC 2.0 exige identificar nuevas fuentes de ingresos con impacto positivo en el desarrollo social, nuevas vías de reducción de costes y comprender cómo impacta un comportamiento responsable en el margen y en la satisfacción del cliente.

En línea con este nuevo concepto, Telefónica se ha fijado una serie de retos para el año en curso en materia de RSC:


1.Poner al cliente en el foco de todas las actuaciones para alcanzar el nivel de 7,24 puntos en el Índice de Satisfacción.

2.Mejorar el Índice de Clima y Compromiso de los empleados en 2009 hasta lograr un 71%, y avanzar así en el objetivo de convertir a Telefónica en el mejor lugar para trabajar.

3.Formar al 80% de los profesionales del Grupo en los Principios de Actuación.

4.Abordar en Latinoamérica más de 350 auditorías de proveedores en gestión de RRHH y Seguridad y Salud, y planes de mejora para fomentar una cadena de compras responsable.

5.Aprobación de la Normativa de Integración Laboral de Personas con Discapacidad y desplegarla en España, tanto con contratación directa en plantilla del Grupo, como con indirecta.
 
6.Implantar el Sistema de Gestión Ambiental Global en un 50% de las operaciones.

7.Realizar auditorías energéticas y verificar externamente la huella de carbono.

8.Definir una estrategia de energía renovable en la red de Telefónica.
 
9.Desarrollar y poner en marcha el proyecto Portal Global EducaRed, lo que supondrá la unificación de todos los portales, así como la homogeneización de contenidos en el periodo 2009-2011.

10.Para 2009, Fundación Telefónica se ha propuesto incrementar en un 25 % anual la cantidad de niños y adolescentes retirados progresivamente del trabajo infantil.

11.Creación del programa de voluntariado para Telefónica Europa en el periodo 2009-2011 e incrementar el número de empleados adscritos.
 
12. Convertir los espacios culturales de la Fundación en lugares referentes de interacción y diálogo entre el arte, las nuevas tecnologías y la creación.

Una lista que quiere ser para Telefónica la protagonista  del nuevo “momentum” de la RSC, con unas políticas más dinámicas, más activas, englobadas en la cuenta de resultados y , en definitiva, funcionando como arterias que alimentan y sostienen a toda la compañía.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...