edición: 2915 , Viernes, 28 febrero 2020
14/04/2010
El diálogo social es la clave

La RSC se abre camino en Europa tras los pasos del Desarrollo Sostenible

Beatriz Lorenzo

La Responsabilidad Social se plantea en la actualidad como una de las primeras principales de una Europa que ansía un nuevo modelo productivo que llame al olvido la peor crisis económica desde el 'crack' de 1929. Es necesario un fuerte impulso y un compromiso firme por parte de los líderes empresariales para que las empresas que han conseguido sobrevivir a la crisis puedan competir en una economía globalizada y sostenible. La protección medioambiental, la defensa de los derechos humanos, la información fluida y veraz  y la transparencia corporativa han pasado de ser simples ingredientes de un refrito que en ocasiones no dejaba de ser un simple barniz empresarial a convertirse en valores intangibles imprescindibles para crecer y sostenerse a largo plazo. Bruselas no ha tardado en subirse al carro del desarrollo sostenible y la Comisión Europea lleva meses abogando por el desarrollo de la RSC incluyendo planes de acción con criterios concretos en materia medioambiental, social y de buen gobierno.

La mayoría de los gobiernos europeos han empezado a diseñar y desarrollar acciones y políticas gubernamentales en el marco de la RSC. Por norma general, los gobiernos no han adoptado políticas de obligatoriedad- lo que ha dado pie a un encarnizado debate en el escenario europeo acerca de la oportunidad de establecer un marco legal en torno a la RSC-, pero sí que han potenciado la dinamización, al tiempo que facilitaban políticas para promover la RSC y la creación de espacios de diálogo.

RSC Y GLOBALIZACIÓN

La Comisión Europea define la RSE como "la integración voluntaria, por parte de las empresas, de las preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y en sus relaciones con sus interlocutores". La actividad de los gobiernos en materia de la RSC es indisoluble de su respuesta a los principales retos actuales en la materia. Cada vez más, el auge de la RSC se vincula con retaos generados por la globalización económica, la crisis y los cambios del estado de bienestar, con la búsqueda de nuevas formas de gobernanza y la promoción del diálogo social. En la actualidad, no puede decirse que exista una RSC común a nivel europeo, sino que en la Unión Europea existen distintos modelos de aproximación desde las políticas públicas a la RSC, teniendo en cuenta los temas sociales o medioambientales que más atención necesitan según el país.

El hito más reciente de Bruselas en el impulso de la RSC es el reciente informe “Hacia una mayor responsabilidad corporativa” que revisa proyectos en la materia financiados por el Sexto Programa Marco de la Comisión Europea para la Investigación y el Desarrollo Tecnológico. De ese modo se toman en consideración temas punteros de la agenda europea en torno a la Responsabilidad Social Corporativa. La formación en RSC y el fomento de una conciencia social han pasado ha ser elementos importantes también, sobre todo después de que el dato de que los líderes empresariales que llevaron al escándalo a compañías como Enron o Merrill Lynch se habían formado en las más reputadas escuelas de negocios a nivel mundial.

Uno de los hallazgos más relevantes pasa por asumir la Responsabilidad Social como una herramienta de gestión que va más allá de la gestión de los grupos de interés, entendiéndose como un proceso que busca el cambio de los valores, los principios e incluso la misión de las compañías.
Como se declaró en la Estrategia en favor del desarrollo sostenible adoptada por la Unión Europea en la cumbre de Gotemburgo de 2001 y en la Carta de los Derechos Fundamentales proclamada en Niza en 2000, la UE se ha comprometido a integrar plenamente en sus políticas y acciones consideraciones de tipo económico, social y medioambiental con arreglo al concepto de RSC. La Comisión se compromete a fomentar en mayor medida la integración de los principios de la RSC en las políticas de la UE, publicar un informe en 2004 sobre los resultados del Foro multilateral europeo y establecer en el seno de la Comisión un grupo interservicios en materia de RSC.

LA RSC PARA EL CAMBIO

La dimensión externa de la responsabilidad social se hace cada vez más patente. Las encuestas revelan en mayor o menor medida que los consumidores no solamente exigen calidad en los servicios y productos que adquieren, sino que pugnan por tener la certeza de que se han elaborado de manera socialmente responsable. Incluso en tiempos de crisis económica los consumidores estarían dispuestos a pagar un sobreprecio por bienes y servicios socialmente responsable, lo que patentiza su auge creciente.

Dentro de las prácticas socialmente responsables impulsadas por Bruselas tienen mucho que decir las acciones en pro de la preservación medioambiental, en una Europa donde el exceso de emisiones contaminantes y la mala gestión en relación al comercio de créditos de carbono son todavía un hecho. Europa debe fomentar la contratación pública ecológica, definir con las partes interesadas los objetivos de comportamiento ambiental y social de los productos, aumentar la difusión de innovaciones medioambientales y tecnologías ecológicas y desarrollar la información y el etiquetado adecuados de productos y servicios.

Otro de los objetivos confesos de Bruselas es una gestión más sostenible de los recursos naturales. En efecto debe evitarse su sobreexplotación, aumentar la eficiencia de su utilización y frenar la reducción de la diversidad biológica antes del año 2010. En concreto, la UE debe esforzarse en materia de agricultura, pesca y gestión de los bosques, garantizar la realización de la red Natura 2000, definir y aplicar medidas prioritarias en relación con la protección de la biodiversidad y velar por la integración de los aspectos relacionados con el mar y los océanos. Asimismo, debe apoyarse el reciclado y la reutilización.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...