edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
28/04/2015

La salida de dinero de los ETF sobre los precios del crudo despierta incertidumbre

Los fondos de alto riesgo mantienen su apuesta sobre el petróleo con cifras astronómicas
Carlos Schwartz
Uno de los instrumentos de inversión preferidos por el público estadounidense para apostar sobre los precios del crudo son los fondos cotizados en bolsa (Exchange Traded Funds, ETF). Los fondos especializados en los precios del petróleo como el United States Oil Fund retiraron del mercado 2.700 millones de dólares a lo largo de este mes. Los datos contenidos en un informe de Macquarie, el grupo inversor australiano, han despertado suspicacias sobre la posibilidad de que la recuperación de los precios del crudo que se ha extendido ya por espacio de un mes pueda sostenerse mucho más. Los datos del informe indican que los ETF que invierten en contratos de futuros del petróleo llegaron a canalizar unos 6.000 millones de dólares desde enero cuando se registraron los mínimos del precio del West Texas Intermediate (WTI) en los mercados estadounidenses hasta marzo. Abril ha marcado el inicio del reflujo de esa inversión lo que ha sembrado alarma entre los analistas del sector en la medida que la retirada de dinero bien puede anunciar que la carrera alcista ha perdido fuelle y puede haber una corrección en el mercado.
El informe señala que desde el 17 de marzo los precios subieron un 32%, “un aumento un tanto precipitado porque no hay signos de agotamiento de los stocks más bien todo lo contrario”, señaló una fuente del mercado. La fuerte entrada de dinero en los mercados de futuros a partir de enero sirvió de suelo al precio que detuvo su caída y comenzó su recuperación que se aceleró en marzo.

Pero la cuestión es que así como queda establecido un suelo si el dinero se retira puede aparecer el efecto contrario, señalan los analistas. En la base de las incertidumbres está el debate acerca de si los precios del petróleo realmente han tocado fondo, o aun pueden registrar una corrección a la baja. El efecto de la pronunciada caída de los precios del petróleo desde sus máximos de junio del año pasado fue irregular.

De un lado ha permitido a los consumidores un ahorro que ha supuesto un incentivo al gasto, ha quitado presión sobre los presupuestos estatales por la factura energética, y ha beneficiado a la industria. Del otro ha perjudicado las cuentas de las petroleras y ha hundido los presupuestos estatales de los países exportadores de petróleo dejando a algunos en situación de estrechez extrema. La cotización del crudo en el New York Mercantile Exchange (NYMEX) está aun un 45% por debajo de los máximos de junio pasado.

Como la participación en las operaciones de los ETF se hace igual que en el mercado de acciones, comprando las participaciones en la bolsa, los inversores pueden salir de sus operaciones con mucha facilidad. En parte su éxito tiene que ver con esa liquidez. El análisis de los datos de la inversión de ETF y otros instrumentos incluidos los contratos de futuros, no es una ciencia exacta y genera incertidumbres.

Pero la realidad es que “a partir del 17 de marzo que es la fecha en la que se registra un cambio de tendencia la apuesta cambió de sitio. Hasta esa fecha se había apostado a que los precios seguían cayendo. A partir de entonce hubo un cambio de criterio, pero ese cambio no necesariamente quiere decir que los precios van a subir, sino que no van a bajar más que el mínimo registrado en vísperas de esa fecha de marzo”, señala un analista del mercado. Lo que ha despertado la desconfianza de los inversores de acuerdo con fuentes del sector petrolero “es la evidencia de que el nivel de reservas, en particular en Estados Unidos, está en máximos históricos y la capacidad de almacenaje está virtualmente saturada” con esos datos la tasa de caída de la producción de crudo no resulta suficiente para despejar los excedentes en un tiempo breve. “Hay evidencias de que los precios no se van a disparar, y que puede haber correcciones en el camino de esta subida que aun tiene que superar una fuerte cuesta”, añade una de las fuentes del mercado consultadas.

Mientras, en el mercado del crudo de referencia en Europa, el Brent, la visión es distinta. Los fondos de alto riesgo -los hedge funds- han tomado posiciones en contratos de futuros y opciones por el equivalente a 265 millones de barriles de crudo de acuerdo con los datos de los mercados como Intercontinental Exchange (Icex). A mediados de enero el precio del Brent había tocado mínimos de 45 dólares el barril de crudo.

El jueves de la semana pasada, el Brent cerró a 65 dólares el barril. Los grandes traders de crudo consideran que el mercado ha tocado fondo y lo que se puede esperar son nuevos aumentos de precios. En estos círculos se llega a verbalizar un precio de hasta 80 dólares por barril de Brent en el último trimestre de este año. Lo llamativo es que no se trata solo de los hedge funds, también los bancos y los grandes intermediarios de crudo están mostrando un creciente optimismo por la recuperación de los precios en el mercado de crudo. Lo chocante es que la industria del petróleo, en especial la estadounidense, no piensa así.

El consejero delegado de Exxon Mobile dijo la semana pasada en Texas en una conferencia del sector que el mercado se tenía que hacer a la idea de un periodo prolongado de bajos precios del crudo. “Nadie en la industria piensa que los precios se recuperen en menos de dos años. Esto será más lento que lo que piensan los financieros que tenían en los mercados de futuros lo que parecía una forma de inversión siempre al alza. Eso se acabo...”, de acuerdo con un intermediario del sector que opera desde Madrid para la compra de crudo destinado a refinerías.

Las visiones enfrentadas sólo pueden anunciar volatilidad. Y ese es un motivo de temor para los inversores individuales y es lo que está reflejando la inversión en los ETF. La disparidad de criterios entre financieros e industriales suele ser habitual en los mercados de materias primas. Y no siempre los financieros aciertan. En todo caso hay una realidad. Los fondos que invierten en los mercados de futuros casan los contratos que vencen con nuevos contratos aplazados un mes. Pero se da el caso de que el aumento paulatino de precios en los mercados de futuros está reduciendo significativamente el beneficio que los fondos alcanzarán con el tiempo. Debido a la característica de la curva que describen los contratos de futuros en materia de precios, si el rebote se zanja a un año con un aumento del 20% los costes de los contratos se habrán comido los beneficios. Los grandes beneficios solo se podrían realizar en este juego con una subida rápida del crudo. Dentro de la industria petrolera hay quien piensa que: “Un apuesta excesiva puede chocar con una corrección del mercado y fuertes pérdidas para algunos fondos que tienen una estrategia excesivamente optimista”. Un accidente de este tipo puede llevar a la quiebra a más de uno.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...