edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
25/08/2009
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

La salida de la crisis será lenta y no está exenta de riesgos

SERVICIO DE ESTUDIOS DE 'LA CAIXA'

En el Informe Mensual del mes de junio destacábamos la fuerte contracción que la economía europea había experimentado en el primer trimestre de 2009. Ello, junto con la información obtenida de los indicadores de alta frecuencia, nos había llevado a revisar sustancialmente la previsión de crecimiento para 2009 a la baja hasta el 4,5%. De todas formas, remarcamos que el ritmo de contracción de la economía debería ir aminorando gradualmente. Las incógnitas con las que cerrábamos el Informe de junio y que se han ido despejando a lo largo de este mes son el alcance de la contracción del primer trimestre a los distintos componentes y sectores de la economía y el cambio de tendencia en el ritmo de contracción económica.

Vayamos por partes. Por lo que a la evolución de los distintos componentes del PIB se refiere, en el primer trimestre prácticamente todos ellos continuaron contrayéndose con fuerza, una muestra más del alcance del actual proceso recesivo. Destaca el retroceso de la inversión, que llegó hasta el 4,2% respecto al trimestre anterior y contribuyó en 0,9 puntos porcentuales a la caída total del PIB. Las exportaciones también siguieron cayendo con fuerza, un 8,1% con respecto al trimestre anterior, pero dado que las importaciones también sufrieron una importante contracción, del 7,2% concretamente, la contribución total del sector exterior al retroceso general del producto interior bruto (PIB) sólo fue de 0,3 puntos porcentuales.

La descomposición de la contracción económica por sectores muestra que si bien la recesión está afectándolos a todos ellos, el sector industrial y el sector de comercio y transportes están siendo los más perjudicados. El sector industrial se contrajo el 8,8% respecto al trimestre anterior y contribuyó en 1,5 puntos porcentuales a la contracción de la economía. El sector de comercio y transportes se contrajo un 2,6% con respecto al trimestre anterior y añadió otros 0,5 puntos porcentuales a la contracción total de la economía.

De acuerdo con nuestras estimaciones, la actividad económica ha continuado contrayéndose en el segundo trimestre, pero a un ritmo menor que el alcanzado en el primer trimestre. Hay, principalmente, dos factores que sustentan esta previsión. Por un lado, la mejora de los indicadores de sentimiento económico. El que elabora la Comisión Europea, en el mes de mayo continuó recuperándose por segundo mes consecutivo. El índice Purchasing Managers Index (PMI) de los gestores de compras, que resume los cambios en la producción, los pedidos, las existencias y el empleo, volvió a mejorar en junio por cuarto mes consecutivo. De todas formas, ambos indicadores de confianza aún se encuentran en niveles consistentes con una contracción económica.

Por otro lado, los mercados financieros continúan el gradual proceso de distensión. El euribor a un año, por ejemplo, sigue anotando mínimos históricos empujado por las nuevas subastas de liquidez a un año que ha empezado a llevar a cabo el Banco Central Europeo; otro buen ejemplo es la creciente financiación de las grandes empresas en el mercado mayorista, hecho que se refleja en la espectacular recuperación del mercado de emisiones de bonos durante los últimos meses.

Los efectos de la mejora de la confianza y las condiciones financieras se traducirán en avances de la actividad económica de forma muy gradual. De momento, la evolución de las ventas al por menor, un indicador de la evolución del consumo privado, y la producción industrial, un buen indicador de la inversión, aún no han mostrado un claro cambio de tendencia.

Es importante matizar que si bien habrá un cambio de tendencia en el ritmo de contracción en los próximos trimestres, la senda de salida de la crisis será muy lenta y no está exenta de riesgos. El deterioro del mercado laboral es uno de los principales factores que hará que el crecimiento económico se mantenga por debajo del potencial a medio plazo. La tasa de paro se situó en el 9,2% en el mes de abril y se encuentra lejos del 7,2% que alcanzó en marzo de 2008. Ello ha hecho que el número de personas en paro haya superado ya los 14 millones y medio.

Por lo que a los riesgos se refiere, la futura evolución de la inflación sigue siendo una de las mayores incógnitas. De momento, está sorprendiendo la velocidad y la intensidad con la que se está desacelerando. El índice del precios de consumo (IPC) armonizado de mayo de la zona del euro se situó en el 0%, marcando un nuevo mínimo histórico, pero la inflación subyacente sólo cedió dos décimas y se mantiene en el 1,5%. Ello indica que el retroceso de la inflación es principalmente debido a la caída del precio de las materias primas. Por lo tanto, esperamos que en los próximos meses se alcanzarán tasas ligeramente por debajo del cero, pero en el cuarto trimestre se recuperará con celeridad hasta cerrar el año con tasas cercanas al 1%.

Otro de los grandes interrogantes sigue siendo por qué la recesión está siendo más acusada en el viejo continente que en Estados Unidos, país en el que se gestó la crisis financiera. En el Informe de junio apuntamos que el colapso del comercio mundial era uno de los principales factores ya que la zona del euro, y en especial Alemania, es mucho más dependiente de la buena marcha del sector exterior que Estados Unidos. En esta edición del Informe hacemos hincapié en otro factor: el crecimiento potencial de ambas economías. Una forma muy sencilla de estimarlo es calculando el crecimiento medio a lo largo de un periodo razonablemente largo de tiempo. Como muestra el gráfico adjunto, los países con un crecimiento potencial menor se espera que sufran más a lo largo de este año. Entre ellos destacan Japón, Alemania e Italia. Grecia y Polonia se encuentran en la situación opuesta. Los países bálticos e Irlanda no parece que sigan esa relación, pero ello es debido a que los últimos años han estado creciendo por encima de sus posibilidades, lo que lleva a una sobreestimación de su crecimiento potencial. El conjunto de la zona del euro tiene un crecimiento potencial menor al de los Estados Unidos y, por lo tanto, el crecimiento esperado para este año es también inferior.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...