edición: 3078 , Viernes, 30 octubre 2020
22/07/2016
LA OREJA DE LARRAZ

La Seguridad Social perdió el derecho a cobrar 10 millones de euros impagados por una gestión deficiente

Javier Ardalán
El Tribunal de Cuentas denuncia las deficiencias en el control de la Seguridad Social sobre el fallecimiento de pensionistas cuya prestación se ha seguido pagando pagando, así como de retrasos en la reclamación de cobros indebidos de prestaciones, ha provocado la prescripción del derecho al cobro de, al menos, 10,28 millones de euros durante el periodo 2012-2014. Un auténtico despropósito en un organismo fundamental para el estado del bienestar.
En el Informe de fiscalización de los procedimientos de gestión y control de los deudores por prestaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) sobre ejercicio 2014 advierte  de las lagunas que existen en el control que este organismo  realiza sobre el fallecimiento de los perceptores de una pensión, debido, sobre todo, a las "carencias" de la información que remiten la Dirección General de los Registros y del Notariado (DGRN) y el Instituto Nacional de Estadística (INE).

También encuentra criterios establecidos por el INSS para efectuar el cruce informático que no garantizan que a partir de la información disponible se detecten y se den de baja a todos los pensionistas fallecidos. Y, además, No se ha establecido un control de vivencia de los beneficiarios de una pensión y las entidades financieras colaboradoras en el abono de las pensiones tampoco efectúan de manera sistemática dicho control.

La deuda comunicada por el INSS a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) para su gestión de cobro ascendía en 2014 a 71,7 millones de euros, correspondiente a 58.133 expedientes.  Sin embargo, durante la fiscalización, este inventario fue remitido a la TGSS para que confirmara su información, y esta comunicó que el importa de la deuda que ella estaba gestionando ascendía a 15,3 millones de euros, correspondientes a 174.047 expedientes.

Por ello, concluye el Tribunal de Cuentas que "esta significativa diferencia indica que existe una deficiente comunicación entre ambas entidades, así como que existe el riesgo de que el saldo del inventario de deudores por prestaciones no refleje su situación real".

Además, insta a las entidades financieras a que efectúen un control de vivencia de los pensionistas y que remitan la correspondiente comunicación, y a las direcciones provinciales a que realicen de manera sistemática un control, al menos trianual, con el fin de interrumpir el plazo para que opere la prescripción.

Un total de 29.321 perceptores, cuyas pensiones alcanzaron, al menos, 25,2 millones de euros, figuran con el mismo DNI en la nómina de diciembre de 2014 y como fallecidos en la base de datos del INE, respecto de los cuales en 222 casos coincide el nombre y los dos apellidos, de los que en 148 consta la misma o similar fecha de nacimiento (con una diferencia de 30 días) y en los 74 restantes no concuerda dicha fecha.

En 112 casos coincide el nombre y el primer apellido, y de estos en 20 consta la misma o similar fecha de nacimiento (con una diferencia de 30 días).  En 37 casos coincide el nombre y el segundo apellido, de los que en 12 se puede concluir que son las mismas personas, ya que las diferencias del primer apellido son sólo de algunas letras, habiéndose comprobado, además, la coincidencia de la fecha de nacimiento.

En 395 casos coincide el primer y el segundo apellido, de los que 55 presentan la misma fecha de nacimiento. De los mencionados 29.321 pensionistas que figuraban con el mismo DNI en la nómina de diciembre de 2014, seguían en la de octubre de 2015 un total de 27.860 (que equivalen al 95%).

El INSS no disponía, durante el periodo fiscalizado, de un manual interno para la tramitación de los cobros indebidos de prestaciones que contemplase aspectos como criterios de gestión, controles a realizar, forma de efectuar estimaciones y cálculos, custodia de la documentación, fuentes de datos disponibles, etc.

Por otro lado, al parecer no hay un criterio uniforme en las distintas direcciones provinciales ante supuestos idénticos o muy similares, debido a que la Dirección General no homogeneiza ni coordina las actuaciones "más allá de dictar instrucciones sobre aspectos parciales de la misma", dice el informe.

La situación de los fallecidos pendientes de digitalizar, unida a los criterios establecidos por el INSS para efectuar el cruce (coincidencia del documento de identificación y, al menos, el 80% de nombre del fallecido, con el que figura en la base de datos del Fichero General de Afiliación a la Seguridad Social), ha originado que los datos de algunos fallecidos no han sido contrastados. A modo de ejemplo, en el periodo 2008-2014 la DGRN aportó datos de 1.218.873 fallecidos en los que no consta su Documento Nacional de Identidad (DNI), por lo que no fueron objeto de este control.

Por su parte, el INE remite mensualmente datos sobre fallecidos generados a partir de los boletines de defunción facilitados en soporte papel por todos los Registros Civiles. Para completar esta información, la Orden de 19 de julio de 1999, sobre informatización de los Registros, establece, en su artículo 9, que “La recuperación informática de los asientos relativos a inscripciones anteriores a la implantación de la aplicación informática a que se refiere esta Orden, se realizará progresivamente en función de las posibilidades presupuestarias y abarcará todos las inscripciones de nacimiento, matrimonio y defunción practicadas en los Registros civiles desde 1950”.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...