edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
21/12/2009
El Banco de España apura las fusiones mientras las entidades quieren ganar tiempo
Rodrigo Rato

La ‘solución Rato’ evitará la intervención de dos cajas castellanas quebradas

El Congreso conocerá en febrero el estado de la reestructuración del sector financiero
Juan José González

Las prisas son malas consejeras, es lo que le han contestado al Gobernador del Banco de España los consejeros delegados de varias cajas de ahorros, ante la presión que el supervisor esta aplicando al proceso de reestructuración del sector en estas últimas jornadas que restan para terminar el año. Quiere acabar pronto y es posible que hasta el plazo de junio, adelantado por algún medio de comunicación, corresponda a la realidad. Pero los procesos de fusión, SIP, o acuerdos de otro o cualquier tipo, llevan su tiempo y Ordóñez y los técnicos del Banco de España parecen haber descubierto en la actitud de algunos de estos consejeros que solicitan sosiego frente a la premura de última hora, un poco de ‘pasotismo’ y mucha ‘estrategia’, sobre todo mucha estrategia para ganar tiempo.

En las últimas semanas de noviembre, y en esta primera quincena de diciembre, ya se comienza a conocer alguna de las magnitudes finales con las que las cajas cerrarán el año. Son días de balance que resultan decisivos de cara al cierre, con las oficinas bancarias volcadas sobre los planes de pensiones, y sus múltiples fórmulas de depósitos combinados, y la captación de nóminas: ingresos seguros y recurrentes como buena base de pasivo que hay que conseguir sí o sí en esta recta de final de año. Pero los números cantan y si en los primeros nueve meses del ejercicio las pérdidas de explotación salpicaban de rojo a tres entidades de ahorro de las 46 que operaban individualmente al inicio del ejercicio, en el tercer trimestre las pérdidas han comenzado a extenderse como el avance de una lenta mancha de aceite. Avance que por desgracia no se detiene y que ya amenaza con alcanzar a seis entidades que presentarían pérdidas, además de la CCM intervenida por el Banco de España en marzo pasado.

Caja Burgos, Caja Guadalajara, Caja Duero, Caja Rioja, Caja Sur, a las que sumará en breve una catalana, terminarán el año con números rojos. Es una situación que ya era conocida pero que con el paso de octubre, noviembre y diciembre se confirma que las pérdidas en esas entidades han llegado y además es para quedarse. Por eso, en el final del año, las cajas apuran sus últimas bazas para alcanzar el acuerdo menos traumático posible, teniendo en cuenta que las cajas en pérdidas difícilmente podrán evitar el trauma.

Pero el Gobernador tiene prisa, quiere hacer un balance anual de la reestructuración del sector financiero español en febrero próximo, ni antes ni después. Quiere evitar que Partido Popular o Partido Socialista soliciten la comparecencia en el Congreso del supervisor; se sabe que estas peticiones molestan, es algo así como un toque por no haber hecho los deberes. Ordóñez no quiere esperar más porque las reiteradas críticas dentro de su partido, el socialista, se han vuelto especialmente agrias desde que la actual secretaria de organización, Leire Pajín, le invitara a “que se meta en sus asuntos”, a propósito de las declaraciones del Gobernador –que estaba en su derecho- sobre la reforma del mercado laboral.

Por otra parte, y dada la velocidad que adquiere el relevo de Miguel Blesa al frente de Caja Madrid, al Banco de España no le queda otro remedio que aprovechar el cambio por Rodrigo Rato en la caja madrileña para resolver de forma inmediata alguna de las situaciones de mayor peligro en dos de estas seis entidades en pérdidas (cinco identificadas y la sexta al caer). El Banco de España intenta evitar por todos los medios la utilización de la norma que le permite la intervención de una entidad financiera: dos cajas están en el punto crítico, y como se teme en el banco central, no quieren que se confirmen públicamente (se supone que en los medios de comunicación) los graves problemas de estas dos entidades, a día de hoy en quiebra.

Los planes de Rato en la caja madrileña, pasarían por una primera etapa en la que se presentaría como gestor-salvador-conciliador, posición que previsiblemente haya sido tratada en la primera conversación entre Gobernador y futuro presidente de la caja, y que resolvería de un plumazo la quiebra, al menos, de dos cajas castellanas, y que son las que estarían intentando ganar tiempo hasta la llegada de Rato a Caja Madrid. Ahora el termómetro de la paciencia esta en poder del Banco de España que, en ese informe de balance de la reestructuración del sector financiero que pretende presentar en febrero en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, quiere dar la sensación de que los ajustes estratégicos en el sector financiero ya se han producido. Aunque en realidad todos ellos estarán pendientes de un hilo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...