edición: 2347 , Lunes, 20 noviembre 2017
21/11/2013
LA OREJA DE LARRAZ

La Tarjeta Profesional Europea para reconocimiento de las cualificaciones estará vigente en 2016

Javier Ardalán

El Consejo de la Unión Europea ha aprobado el texto que modifica la Directiva de Reconocimiento de Cualificaciones Profesionales, en vigor desde 2005, y crea la Tarjeta Profesional Europea, que adoptará la forma de un certificado electrónico profesional, facilitará el reconocimiento mutuo de las cualificaciones existentes en la Unión Europea y mejorará la movilidad de los trabajadores cualificados dentro de territorio europeo. El Parlamento Europeo ya dio su visto bueno a esta medida en el mes de octubre pasado.

La tarjeta tendrá que ser implantada en todos los países de la UE en el plazo de dos años. Además de las profesiones reconocidas automáticamente en todos los Estados miembros desde 2005, la tarjeta trabajará con las 800 categorías profesionales existentes en la UE, que representan un total de 4.700 profesiones, y el sistema IMI de intercambio de información sobre el mercado interior.

La actual Directiva, aprobada en 2005, que establece las reglas para el reconocimiento mutuo de cualificaciones profesionales entre los Estados miembros, ha mostrado ser muy restrictiva para permitir la movilidad de profesionales. En 2009, tan sólo el 2,4% de la población de la Unión Europea trabajaba en un Estado miembro diferente al de su nacionalidad. Por esta razón, y con el objetivo de impulsar la política de Mercado Único y facilitar la movilidad de profesionales dentro del espacio europeo, la Comisión Europea ha planteado la necesidad de reformar y simplificar este sistema de reconocimiento de títulos profesionales.

Según se va reduciendo la población en edad de trabajar en muchos Estados miembros, se prevé que la demanda de trabajadores muy cualificados aumente de aquí a 2020 en más de 16 millones de puestos de trabajo. Si la comunidad quiere satisfacer esta demanda, habrá que colmar las lagunas de escasez de mano de obra, por ejemplo mediante profesionales móviles y bien cualificados de otros Estados miembros de la UE. 

Estos pueden ser una fuente fundamental de crecimiento, pero solo si pueden trasladarse con facilidad allí donde haya empleo, para lo cual es necesario que sus cualificaciones se reconozcan en la UE de forma sencilla, rápida y fiable. Por este motivo, se ha desarrollado la Directiva relativa a las cualificaciones profesionales.

La idea, es facilitar la redistribución de capital humano hacia los países con mayor demanda. Para ello, la Tarjeta Profesional Europea acreditará la preparación suficiente para ejercer en cualquier país de la Unión y reducirá los periodos de espera con que determinados Estados miembros dilatan la incorporación de nuevos empleados. Así, la Tarjeta, que Requisitos mínimos de formación

Además de la Tarjeta, se incluyen los llamados "requisitos mínimos de formación"  y se desarrollarán marcos comunes de formación de modo que las cualificaciones obtenidas en estos marcos sobre la base de un conjunto de conocimientos, habilidades y competencias o pruebas de formación estandarizados, "serán automáticamente reconocidas por los Estados miembros", tal y como anunció ayer Unión Profesional en un comunicado.

Se prevé un ejercicio de evaluación mutua de las profesiones reguladas y se detalla un mecanismo de alerta entre autoridades competentes en relación a aquellos profesionales que hayan sido suspendidos de ejercicio o que hayan hecho uso de documentación falsificada. Se clarifican, por otra parte, los requisitos lingüísticos exigibles a los profesionales.

E l profesional solicita el reconocimiento de su cualificación en el país de origen y porta la información correspondiente en la tarjeta, que puede leerse en los países de destino cruzada a través del IMI. De esa manera, los países de acogida sabrán a qué corresponde exactamente la cualificación y para qué servicios está facultada en su territorio.

Es muy positivo que este mecanismo reconozca el silencio positivo de la administración: “si las autoridades no responden a una solicitud de reconocimiento de cualificaciones en los plazos establecidos en la directiva, dicha solicitud se dará por aprobada”.

En la Unión Europea y en aquellas profesiones regladas y reguladas que tienen directivas sectoriales propias, la implantación del proceso podría ser sencilla, ya que toda su formación académica está armonizada (arquitectos, ingenieros, médicos, enfermeros, abogados, etc…). Bruselas prevé que, en aquellos países de partida donde no está regulada una profesión, se designe una “autoridad pública competente” que promueva los mecanismos para su emisión.

España ha dado desde el inicio de los trabajos su total apoyo a la creación de este documento, pero ha mantenido reticencias como otros Estados miembros, a la hora de admitir que la expedición de dicha tarjeta podría resultar muy costosa en los países donde una profesión no esté regulada.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...