edición: 2596 , Jueves, 15 noviembre 2018
11/03/2010
Su ámbito será mundial pero sólo se aplicará en las operaciones europeas

La ‘tasa Tobin’ primer control postcrisis para la banca de la UE

Una agencia central de operaciones supervisará banca, seguros y bolsa al mismo tiempo
Juan José González

En ese largo camino emprendido por los gobiernos para conseguir atar corto a los bancos, la Eurocámara acaba de dar un paso de gigante para crear la famosa tasa mundial –sólo para Europa en principio- sobre las transacciones financieras, desarrollo o inspiración de la ‘tasa Tobin’. Con ella pretende el aparato administrativo europeo reducir la especulación, al tiempo que garantizar que el sector bancario será quien pague los platos rotos y los daños causados por la crisis financiera, de la pasada, por supuesto y en menor medida porque ya se considera pasada, pero lo más importante, de las futuras. Los banqueros europeos no parecen estar de acuerdo con el movimiento, como tampoco lo están con cualquier iniciativa tendente a regular, más aún, la actividad de las entidades financieras. La propuesta de la ‘tasa Tobin’ esta apoyada, tiene un consenso inmenso y será difícil que admita cualquier enmienda. Se implantará a finales de año o a principios del próximo en Europa, ya que no está nada claro que se pueda aplicar en un ámbito mayor, algo que debería mover el Fondo Monetario Internacional, atado de pies y manos en este asunto, como en otros muchos.

Los cambios en la regulación del sector bancario no han comenzado aún, pero todo indica que con la celeridad con la que esta tratando la Eurocámara el asunto, será en territorio europeo donde se comience a jugar más en serio la batalla del intervencionismo del mercado, a través del cual se controle, casi al milímetro, la actuación y los movimientos de la banca, especialmente los de la banca de inversión. Es curioso observar el fenómeno, puesto que el origen del problema, antes que en Europa se produjo en EE UU, tras el fiasco de Lehman Brothers. Y debería ser, por tanto, en aquel territorio, en el que se produjeran las primeras novedades de regulación financiera, con modificaciones y cambios de algunas reglas del juego, en algún caso, hasta de forma radical.
 
Cambios radicales que tienen que producirse en particular en el apartado de los directivos, los máximos responsables bancarios, creadores de un sistema de retribución perverso, no para ellos, para el sistema, y que se puede decir que es el lugar donde residen tanto el origen como las consecuencias de todo lo sucedido posteriormente, y que ahora tiene en la nueva regulación, en la tasa recién aprobada en la Eurocámara, su principal manifestación.

La nueva regulación le cae a la banca en el peor momento, cuando debe hacer malabarismos para que las cuentas cuadren y cuadren bien. Se encontrará con que los Gobiernos y los supervisores estarán encima, más aún, de las operaciones. So pretexto de perseguir las especulaciones de los especuladores –de quién sino- el Banco Central Europeo pondrá en marcha una especie de agencia central que supervisará las grandes operaciones y, sobre todo, las que mayor apalancamiento y riesgos derivados conlleven. Esa especie de gran hermano, controlará, además, precios, algo que parece trascender al control típico de los supervisores.

Las reglas del juego cambian para la banca, por ahora sólo en Europa. Y excluyen, también por ahora, al sistema norteamericano. Pero lo más curioso es que, incluso dentro del ámbito de aplicación de las nuevas normas de control, hay un país que se salva, precisamente sede de las quiebras financieras más sonadas en la historia más reciente, y que para más inri no esta integrado en la disciplina de la Unión Europea. Se trata de Suiza, país que ha sido testigo de como su prestigio se convertía en desprestigio en cuestión de días.

Ese gran hermano tendrá una tarea complicada ya que la fluidez de las operaciones financieras, con la banca, las aseguradoras y el mercado bursátil, los tres funcionando al unísono, harán poco menos que imposible entrar al detalle de un sinfín de operaciones financieras. Y, por otro lado, los ya existentes deberán demostrar su eficacia en la nueva etapa, ya que en la última, los fallos de los supervisores europeos no se pueden contar sólo con los dedos de dos manos.

La situación resulta ser injusta e injustificada para el sector bancario español, no por la lejanía de los problemas, que no ha compartido, sino por las soluciones aportadas por las propias entidades, volcadas en resolver problemas de la gripe inmobiliaria, bien distintos a los sufridos por el resto de entidades europeas, inmersas ahora en una deuda con los Estados que depositaron el dinero necesario para garantizar la supervivencia del sector financiero. De esa situación son ahora rehenes los grandes bancos europeos, sobre los que ahora recaerán nuevas normas y sobre todo más supervisión, sin olvidar que la tasa que se acaba de aprobar puede dañar la capacidad de la banca en el desarrollo de su papel financiador de la economía.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...