edición: 2365 , Viernes, 15 diciembre 2017
29/03/2016
banca 
Google y Amazon amenazan

La tecnología fuerza a la banca a grandes inversiones

Los nuevos clientes no acuden a la sucursal, resuelven todo con el móvil; de lo contrario, se cambian de banco
Juan José González
Los más alarmistas expertos bancarios están coincidiendo en los últimos tiempos con los moderados. Convencidos los primeros de que el genocidio financiero se acerca a la puerta de los bancos y que, posiblemente, acabe traspasando más de una tras el verano. Los segundos coinciden en la gravedad de la enfermedad; con lo que sacan por el cobro de créditos y algo que deben pagar a los clientes pos sus depósitos, apenas queda margen para cubrir costes y poco más. Poco más son los beneficios que sobre el papel deben obtener para remunerar a los accionistas. La ecuación se vuelve compleja en general e imposible para un grupo de entidades que en breve darán a conocer la magnitud de sus problemas. Los consultores profesionales -con independencia de sus intereses comerciales- advierten con insistencia en la necesidad de incorporar nuevas tecnologías a los productos financieros como la vía con mayores posibilidades para ganar eficiencia y rentabilidad. Pero la nueva fase de inversión en tecnología pilla a la banca a contrapié.
Llegan las urgencias al sector en un momento delicado, con la resaca del que sale de la crisis como quien abandona una unidad de cuidados intensivos por los efectos de una reordenación del sector, con ajuste de capacidad que se ha llevado por delante más de un tercio de las oficinas y casi la mitad de la plantilla. Un reciente informe del sector cifraba en un 20% la reducción del tamaño del sector bancario español desde un máximo de 2012, con medio billón de euros menos de crédito al sector privado desde 2008. Las caídas certifican que el peso del sector bancario se ha reducido a la mitad del PIB. Por si fuera poco, la política monetaria del BCE condena al sector a una larga temporada de sufrimientos que les obligará a extremar la imaginación para salvar o mantener, según los casos, los márgenes operativos.

Mientras los expertos se esfuerzan en la búsqueda de soluciones, se mantiene al menos la seguridad de contar con una posición de solvencia mayor que la de hace ocho años, con más solidez y mayor control de los riesgos. Todo lo cual no elimina por completo las preocupaciones principales del sector: ganar eficiencia y rentabilidad. A propósito de estas inquietudes, el sector de la consultoría estratégica se muestra últimamente muy activo con la publicación de trabajos orientados a enseñar por dónde van los tiros en la batalla financiera.

KPMG, PwC, Accenture y Deloitte, entre otros, advierten que un camino posible para que el sector consiga mejorar su eficacia y asegurar la rentabilidad pasa por invertir en tecnologías para incorporarlas a la operativa bancaria y cuyos resultados se podrán medir y sentir en el medio y largo plazo. Advierten que la banca se está convirtiendo cada día más en un negocio no presencial, con clientes que se relacionan por otros canales mediante herramientas nuevas tecnológicas, digitales. Es la batalla que se está librando en la actualidad, donde las grandes entidades se están demostrando más activas, con fuertes inversiones.

La tecnología, sin embargo, es sólo una parte de la gasolina para andar ese nuevo camino por el que también circulan bólidos como Google o Amazon, cada día que pasa más activos y competitivos en algunas operaciones que hasta ahora se podían considerar coto privado de las entidades financieras. La otra parte que puede servir como nutriente del futuro de las entidades financieras, se encuentra en las capacidad para acometer proyectos de corporativos, fusiones que aporten tamaño, clientes, recursos y, sobre todo, sinergias, la otra vía que puede ayudar -que no garantizar- a mejorar las ratios de rentabilidad, solvencia y eficiencia.

Pero inversiones en tecnología y proyectos corporativos deben llevarse a cabo desde situaciones saneadas, sin problemas de capital y con posiciones de rentabilidad; en otras palabras, cumplidos todos los requisitos regulatorios a que obliga la autoridad bancaria. Es probable que la apuesta por la digitalización que aconsejan los consultores expertos, como la necesidad de alcanzar acuerdos de ámbito corporativo no pueda ser asumida por sus elevados costes o por la incapacidad o bloqueo de algún consejo de administración. En cualquier caso, parece ser que no hay elección porque a pesar de no llegar en el momento más adecuado, es una apuesta obligada y sin demora.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...