edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
07/09/2017
Prima de riesgo al alza

La tensión política interior y diplomática exterior encarece la financiación empresarial

La salida de dinero bursátil hacia los refugios tradicionales indica que el mayor riesgo se quedará durante un tiempo
Juan José González
"Para las empresas, la sangre ya hace tiempo que llegó al río", asevera un empresario que ha abdicado en su esperanza de ver cómo se rebajan las tensiones políticas, las internas de la política española y las externas de la diplomacia internacional. Dada su condición de exportador al mercado asiático, con fábricas en Madrid y Cataluña está obligado a seguir los tipos de cambio de varias divisas así como vigilar los costes de financiación. Por si no fuera suficiente, el mercado bursátil -cotiza en el Continuo- refleja los problemas del sector alimentario al que pertenece su actividad. En idéntica situación se encuentran un buen puñado de empresas españolas, pymes en su mayoría, a las que la sombra de un conflicto internacional entre Corea del Norte y EE UU, además de las tensiones políticas entre Madrid y Cataluña a propósito del `procés´, les está reportando un aumento de costes extra financieros. Las primas de riesgo al alza y algunos clientes internacionales que aplazan sus pedidos frenan la recuperación de un millar de empresas, hoy expuestas -y víctimas- a las convulsiones políticas y diplomáticas.
Se podría decir que desde España se ven los toros desde la barrera. El riesgo de conflicto mundial en el área comercial asiática -Corea del Sur y Japón- una zona cuya lejanía geográfica no debería preocupar pero que sin embargo está tan próxima por las relaciones comerciales con el mundo occidental. La primera señal de inestabilidad se concreta en este caso en el freno de los pedidos de bienes de consumo, baja la demanda de productos al tiempo que sube el coste de la financiación. El ejemplo de esta inflación de costes se puede observar a través de la evolución de la prima de riesgo española en las últimas semanas, cuando a finales de julio se había situado ligeramente por debajo de los cien puntos básicos, para seguir ligeramente sobre los cien en agosto y superarlos a finales de ese mes y principios del presente.

Se trata de movimientos en los mercados que han modificado los diferenciales de la deuda, de la renta fija, y que han sido aprovechados por un buen número de operadores para hacer su agosto. Las tensiones políticas internas, de la política española, parece haber servido de freno inversor en algún caso anunciado antes del verano que finalmente no se materializará, al menos hasta que no remita la actual tensión -pulso soberanista- en España.

Pero quizá sea el episodio internacional, la variable que más condiciona la actividad empresarial exterior, en tanto que incertidumbre de mayor envergadura y casi de imposible control. En este sentido, los movimientos en los mercados financieros de las últimas semanas muestran que lejos de normalizarse las tensiones diplomáticas entre Corea del Norte y EE UU, estas se han recrudecido y reflejado en el alza de las primas de riesgo y, por tanto, en un encarecimiento de las primas de riesgo.

Los inversores, conscientes de que se trata de una coyuntura de alto riesgo, cuyo final, se intuye, no se producirá a corto plazo, han reaccionado a los riesgos geopolíticos trasladando sus inversiones hacia activos refugio distintos de la renta variable, con la consecuente caída de los índices bursátiles. Caída que los expertos han interpretado en clave de corrección, que estaban esperando desde hacía varios meses. Como es obvio, los bonos alemanes han acogido el dinero miedoso y prudente que huía de otros mercados y, en concreto del bono español. El resultado ha sido el esperado: subida del diferencial con el bono alemán, prima de riesgo al alza, superando fácilmente los 105 puntos básicos -actualmente en 109- y con ello el encarecimiento de la financiación empresarial.

En este escenario, de tensión diplomática entre Corea del Norte y EE UU, también de tensión política interna española, los mercados se convierten en termómetros que indican que la financiación registrará en esta última fase del ejercicio un coste extra. Lo hará en medio de la recuperación económica en marcha que, aunque lenta, ya había conseguido alcanzar las cuentas empresariales, con recuperación de beneficios, pendiente aún la salarial, con una demanda global que, sin embargo, ahora se pretende tan incierta como cierto es el golpe que ya ha recibido la financiación empresarial.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...