edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
06/07/2009
OBSERVATORIO FISCAL

La titularidad de los préstamos hipotecarios desde el punto de vista tributario

Datadiar

Las entidades financieras han impuesto como condición a muchos de sus clientes para concederles un préstamo hipotecario que,junto con ellos, figuren como titulares solidarios otras personas que nada tienen que ver con la titularidad de la vivienda que se va a financiar. Dejando a un lado los disgustos que actualmente les está costando a muchas de estas personas, que actuaron de buena voluntad, pero que ahora se encuentran con que esta seguridad añadida por la entidad financiera se vuelve contra ellos, porque en plena crisis, los titulares de la vivienda no pueden hacer frente a los pagos por encontrarse en el paro o haber quebrado, o estar a punto de hacerlo, sus negocios.

Nos centraremos, simplemente, en los problemas que están dando estos acuerdos en el ámbito tributario, puesto que de acuerdo con la tributación vigente, todos constan como titulares del crédito y, por tanto, cada titular sólo podrá desgravarse de su vivienda la parte proporcional que le corresponda sobre el crédito amortizado. Será pues necesario proceder a algún tipo de ficción, ya que de desgravarse la totalidad del crédito habrá problemas con Hacienda.

En una reciente consulta de carácter vinculante (de 2 de abril de 2009), la Dirección General de Tributos considera que en un crédito hipotecario cada uno de los titulares puede desgravarse por la parte del crédito que le corresponde y que ha invertido en la vivienda. Así, por ejemplo, una pareja con dos titulares solidarios exigidos por el banco, sólo podrá desgravarse el 50% del crédito, el 25% por cada uno ellos, siempre que la totalidad de este dinero se haya invertido en la vivienda habitual.

Tengamos en cuenta que el beneficio fiscal por las inversiones destinadas a la compra de una vivienda habitual está ligado a la titularidad, aunque sea compartida, del pleno dominio del inmueble, circunstancia que en el caso del ejemplo concurre en la pareja al adquirir cada uno de ellos la mitad indivisa de la vivienda.

Al emplear financiación ajena consistente en un préstamo hipotecario en el que constan como prestatarios otras dos personas más, sin mayor concreción, implica entender, desde un punto de vista jurídico, que el pago de las cuotas de amortización, así como los gastos inherentes a su concesión y cancelación se satisfacen por todos ellos por partes iguales, con independencia de la procedencia de los fondos destinados a tal fin y de la forma en que cada uno responde respecto del préstamo. Los cuatro figuran como deudores por partes iguales.

Para poder considerar, a efectos de deducción, que el consultante satisface el 50 por 100 de cada uno de los pagos se le debería considerar prestatario en esa misma proporción y, por tanto, debe acreditar el consentimiento del acreedor en la sustitución de los deudores.

Hacienda considera con derecho a deducción, por la cantidad que representa éste exceso del 25 por 100 sobre su participación ideal, si  se acredita, mediante escritura pública, que le entregaron en préstamo, en éste caso, los dos titulares solidarios, la mitad del capital concedido a cada uno de ellos por la entidad financiera al otorgamiento del préstamo, pactando el mismo tipo de interés acordado con la entidad y el cubrir la parte proporcional de todos los gastos inherentes al préstamo.

Así, al reintegrarle a cada uno de ellos el citado préstamo podrá la pareja beneficiarse de la deducción, pues está abonando cantidades para la adquisición de su vivienda habitual.

Cuando la cuantía de un préstamo excede de la parte del coste de adquisición, con derecho a deducción, que financia, el importe de este exceso no da derecho a la deducción en la cuota del Impuesto. Las cuotas de amortización del préstamo no pueden disfrutar en su totalidad de los beneficios fiscales.
 
El contribuyente debe, por lo tanto, desglosar de cada cuota de amortización satisfecha, compuesta por el principal y los intereses, la parte que corresponde al pago pendiente del valor de adquisición de la vivienda, compuesto por el precio, los  gastos de adquisición y los impuestos pagados, y la parte que corresponde a cualquier otro fin.
 
Este reparto debe hacerse de forma proporcional al importe de cada una de estas partidas sobre el importe total del préstamo. La deducción por inversión en vivienda habitual se recoge en los artículos 68.1 y 78 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobada por la Ley 35/2006, de 28 de noviembre.

Equipo jurídico de Datadiar.com

Consultas Vinculantes

Amortización de un vehículo en el IRPF y deducción del IVA soportado en la adquisición del mismo. D.G.T. C, 09-10-2008.
La consultante se dedica a la actividad económica de soportes gravados de sonido, vídeo e informática, epígrafe 355.2 del IAE. Está interesada en adquirir un vehículo para poder visitar a los clientes y servirles los productos. 1ª Amortización del vehículo en el IRPF. 2ª Deducción del IVA soportado en la adquisición del vehículo.

La impugnación de las adjudicaciones de una herencia, por diferencias en la valoración de la masa hereditaria total, no tiene efectos suspensivos sobre el plazo de liquidación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. D.G.T. C, 28-10-2008.
La consultante se está planteando impugnar la adjudicación de bienes y derechos de una herencia, efectuada por el albacea-contador-partidor nombrado por el causante, fundamentada en la discrepancia con las valoraciones efectuadas por el albacea. 1. Si la impugnación de la adjudicación de una herencia, por diferencias en la valoración de la masa hereditaria total, suspende el plazo para liquidación aunque esté pedida la liquidación administrativa por el albacea. 2. Si, mientras no se resuelva la impugnación la liquidación se declara «sub iudice».
 
Tribunales

La inexistencia de un cese total de la empresa no impide apreciar el supuesto de la sucesión empresarial. T.S. S, 02-10-2008.
La inexistencia de un cese total de la empresa no impide apreciar el supuesto de la sucesión empresarial. En dicho sentido, el cese de actividad que requiere la Ley no puede identificarse con la desaparición íntegra de toda actuación, máxime cuando la simple inercia del tráfico comercial mantiene necesariamente un nivel mínimo de actuaciones que no es incompatible con el cese de actividad y dicha mínima continuidad de la empresa puede tener como finalidad eludir las responsabilidades que pudieran resultar exigibles.
 
Cada socio de una sociedad transparente no puede discutir, por su cuenta y en litigio individual los resultados de la gestión de la sociedad transparente y sus repercusiones fiscales. T.S. S, 16-10-2008.
Una sociedad que tribute en régimen de transparencia fiscal y que por ello impute a los socios su base imponible es un ente societario con personalidad jurídica propia, que voluntaria y libremente han constituido sus socios y participado los accionistas sometiéndose a su régimen jurídico. La propia sociedad puede impugnar todas y cada una de las liquidaciones tributarias que afecten a la sociedad y el socio podría, en nombre de la sociedad y no en nombre propio, ejercer acciones en sustitución de las que dejaren de ejercer los gestores de la misma para impugnar liquidaciones tributarias. Si bien, no es posible, que cada socio pueda discutir, por su cuenta y en litigio individual, frente a la Administración tributaria, los resultados de la gestión de la sociedad transparente y sus repercusiones fiscales.
 
Tribunales Económico-Administrativos

La notificación del cambio de domicilio fiscal mediante el modelo 037 no produce efectos frente a la administración autonómica. T.E.A.C. R, 24-09-2008.
No procede ninguno de los motivos de oposición al apremio y, en concreto, no existe falta de notificación de la liquidación, pues aunque se había comunicado el cambio de domicilio fiscal a través del Modelo 037 a la AEAT, esta comunicación no produjo efectos frente a la Administración autonómica que es la que dictó y notificó la liquidación.

La Administración tributaria no puede modificar, en un ejercicio no prescrito, saldos a compensar del IVA que provengan de períodos anteriores para los que ha prescrito el derecho de la Administración a liquidar. T.E.A.C. R, 24-09-2008.
No es posible que la Administración tributaria modifique en un ejercicio no prescrito saldos a compensar del IVA que provienen de períodos anteriores para los que ha prescrito el derecho de la Administración a liquidar cuando respecto al ejercicio no prescrito resulte de aplicación la LGT de 1963 (Ley 230/1963) teniendo en cuenta las Sentencias del Tribunal Supremo de 30-1-2004 y 17-3-2008, en contra del criterio del Tribunal Económico-Administrativo Central de considerar que la Administración sí podía comprobar, al amparo del artículo 109 en conexión con el 140 de la LGT de 1963, la procedencia de la compensación efectuada en el ejercicio objeto de regularización aunque el saldo a compensar proviniera de ejercicios prescritos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...