edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
22/03/2010
Gobierno Corporativo

La transparencia de Bankinter se pone en tela de juicio tras la venta de productos arriesgados

Varias sentencias recientes revelan la opacidad del banco en materia de asesoramiento y comercialización
Los consejeros de la entidad cobraron un 31% más en 2009
Pedro Guerrero, presidente de Bakinter
Beatriz Lorenzo

Denostado y cabizbajo, el sistema financiero  se lame -y se cura con sal- las heridas provocadas por el reciente huracán económico, del que las entidades bancarias a nivel mundial fueron a la vez víctimas y grandes culpables. De entre todas ellos, ni siquiera los grandes gigantes han permanecido indemnes, llegando muchos de ellos -los que durante décadas habían sobrevivido sobre cimientos falsos, huecos- a derrumbarse y desaparecer. Tal fue el caso de Lehman Brothers, que había sido la cuarta entidad bancaria de Estados Unidos y cuya quiebra originó jornadas de infierno en los mercados bursátiles de todo el mundo y salpicó a muchas otras entidades bancarias. Una de ellas es Bankinter, condenado este mismo mes a resarcir a los más de setenta clientes que demandaron al banco por las pérdidas sufridas tras la quiebra de Lehman Brothers y de los bancos islandeses Kaupthing Bank y Landbanki.  Una consecuencia más de la mala gestión, un problema global de casi todas las entidades que se cobró no pocas víctimas durante la crisis, manifestándose no sólo a través de productos “huecos” que provocaban cuantiosas pérdidas, sino también en opacidad, falta de comunicación con los grupos de interés y retribuciones abusivas para la cúpula empresarial.

El aspecto de las retribuciones vuelve a subir a la palestra, por enésima vez, con ocasión de la publicación del informe de Gobierno Corporativo de Bankinter, remitido el pasado viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores. El documento refleja que el consejo de administración de la entidad cobró el pasado año 4,425 millones de euros, lo que supone un incremento del 31,03% frente al año anterior, debido especialmente a que la retribución variable se cuadruplicó y el órgano de gobierno sumó dos nuevos miembros. A la hora de cuantificar los beneficios de la entidad, obtenemos que un 1,8% del beneficio neto de Bankinter estuvo destinado a la remuneración total del consejo de administración.

RETRIBUCIONES Y OPACIDAD EN LA INFORMACIÓN

Así pues, el presidente de la entidad, Pedro Guerrero, y el consejero delegado, Jaime Echegoyen, percibieron, entre ambos, 3,14 millones durante el año pasado, un 29,3% más que en 2008. Además, los créditos otorgados por la entidad a sus consejeros se multiplicaron casi por 3 hasta llegar a 29,45 millones de euros a finales de 2009, frente a los 10,72 millones del año anterior.

Este incremento en las retribuciones en plena crisis económica, contrasta fuertemente con las declaraciones de la cúpula directiva de la entidad, que el año pasado aseguraban que “no era necesario” regular las retribuciones por ley debido a la toma de conciencia que había tenido lugar entre los consejeros debido a los excesos que provocaron, en parte, la crisis financiera.

Además de las retribuciones en aumento, Bankinter ha visto durante las últimas semanas puesta en tela de juicio su transparencia hacia uno de sus grupos de interés más importantes, los clientes, muchos de los cuales se dicen desconocedores de los riesgos asociados a los productos de Lehman que contrataban a través de Bankinter. A pesar de todo, la reciente sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Madrid que condena a la entidad a resarcir a los damnificados, parece a la vez ratificar el proceso de comercialización de la entidad cuando considera que los clientes “eran conscientes de lo que adquirían” si bien reconoce que en el caso de las inversiones en bancos islandeses es dudoso que pudieran entenderse bien los “riesgos y complejidades” asociados.

Las dudas acerca de la transparencia afectaron también a Bankinter con ocasión de otra de las varias sentencias que últimamente están condenando a la entidad, la que dictada por un juzgado de primera instancia de León el pasado 25 de enero aludía al caso de los clips hipotecarios, un producto para cubrirse de las subidas de tipos ligado a un préstamo hipotecario. Esta sentencia asienta sus cimientos en la resolución de que el arbitrio del cliente, a la hora de adquirir este producto, estuvo viciado por la falta de transparencia del banco, en especial en lo referido al riesgo que estaba incurriendo.

La sentencia de León reabre el controvertido debate acerca de la opacidad de las entidades, un tema crítico y denostado si cabe todavía más en estos tiempos en que la transparencia se enarbola como bandera de un nuevo modelo productivo. El mencionado fallo estima que en el caso de Bankinter existe un error de consentimiento por parte del cliente que contrató el clip hipotecario, puesto que solamente se le informó de que era un seguro contra subida de tipos, sin advertirle de que en caso de que éstos bajaran se generarían pérdidas. La sentencia también critica a Bankinter por ceder el contrato a un tercero sin identificar (práctica habitual en la banca para reducir su riesgo) y por la desproporción en el riesgo que corría cada una de las partes: un 0,1% del importe en el caso del banco y un 4,25% el cliente.  Toca también el controvertido tema de la difícil adaptación en España de la directiva europea MiFID, puesta de manifiesto cuando las entidades -como es el caso- no hacen distinción entre el asesoramiento y la comercialización, sin tener en cuenta la diferencia y la repercusión de ambas gestiones.  Así pues, Bankinter no solamente ha demostrado opacidad y oscurantismo ante sus clientes, sino que también ha incumplido, según el fallo judicial, las obligaciones impuestas por la Ley del Mercado de Valores en cuanto a información y asesoramiento.

SOSTENIBILIDAD INCIPIENTE

Existe también una cara más amable, en contraposición a la transparencia dudosa y las remuneraciones crecientes. En el año 2008 Bankinter formalizó su adhesión al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, que promueve la Responsabilidad Social de las empresas a través de la implantación de diez principios básicos de conducta y acción en materia de derechos humanos laborales, medioambientales y de lucha contra la corrupción, en la estrategia y  operaciones diarias de la empresa. El banco cuenta también con un modelo de gestión medioambiental para cumplir con la normativa legal e impulsar un proceso de mejora continua del comportamiento ambiental. Tras haber obtenido la certificación del sistema de gestión ambiental ISO 14.001 para su sede social, Bankinter se ha adherido a la Campaña de Naciones Unidas "Billion Tree Campaign" para la plantación de millones de árboles en el planeta. En el marco de esta campaña se incluyen iniciativas como las de plantar un árbol por cada cliente que suscriba el servicio de correo web o acciones de voluntariado corporativo para la reforestación de zonas boscosas afectadas por incendios.

En general, puede afirmarse que Bankinter ha realizado significativos esfuerzos en materia  social e igualdad de género a la hora de sentar las bases de su política de Responsabilidad Social Corporativa.  Ha llevado a cabo un Plan de Igualdad con el propósito de hacer efectivo el compromiso de promover la igualdad de oportunidades entre los empleados, y ha creado una Comisión de Igualdad y Conciliación para realizar un seguimiento del desarrollo del Plan

Por otra parte, en materia de relaciones con proveedores, Bankinter ha establecido un estricto procedimiento de homologación que contempla, entre otros requisitos, el cumplimiento de elevados estándares de gestión medioambiental y se abordó también la implantación de un sistema de evaluación que permita conocer su grado de satisfacción.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...