edición: 2453 , Martes, 24 abril 2018
05/03/2010

La transparencia sigue siendo una necesidad fundamental en los mercados financieros

El comité europeo de Comisiones de Valores recomienda un régimen común de transparencia de las ventas a corto
El vicepresidente de la CNMV aboga por modificar la Directiva europea sobre Mercados e Instrumentos Financieros
Beatriz Lorenzo

En tiempos de crisis los pilares de la economía se tambalean y ponen sobre la palestra la mayoría de sus trapos sucios y corruptelas. El mercado bursátil, tan dependiente de los vaivenes económicos y de reputación de las compañía, no es una excepción y sus prácticas más dudosas cosecharon su peor prensa durante los inicios de la crisis económica, comenzando por la estrategia de las ventas en corto, que comenzó a estar denostada cuando se alzaron rumores institucionales de que su suspensión ayudaría a estabilizar los tambaleantes precios de las acciones. Durante los últimos tiempos la venta en corto ha sido calificada hasta la saciedad de especulación indebida susceptible de causar inestabilidad en los mercados bursátiles y, por tanto, merecedora de la más estricta supervisión y control por parte de los organismos reguladores. En este sentido, el Comité Europeo de Comisiones de Valores (CESR) ha recomendado a las autoridades europeas introducir un régimen común de transparencia para este tipo de operaciones.

Así pues, el CESR recomienda a aquellos miembros competentes para introducir un régimen de divulgación permanente que comiencen a aplicarlo sin dilaciones, mientras que a  aquellos que todavía no cuentan con los poderes legales necesarios los insta a hacer los pertinentes esfuerzos de supervisión hasta que se pueda implementar a escala europea. A pesar de la mala prensa que ha adquirido en los últimos tiempos, el Comité les reconoce a las ventas a corto su capacidad para desempeñar un papel esencial en los mercados financieros, contribuyendo a la formación de precios eficientes, aumentando la liquidez del mercado y facilitando la cobertura y otras actividades de riesgo, pudiendo además ayudar a mitigar las burbujas del mercado.

EN PRO DE LA TRANSPARENCIA

Para conseguir evitar o disminuir los hipotéticos impactos negativos sobre la actividad financiera que podría tener el abuso de las ventas a corto, el CESR ha propuesto un modelo que garantice la transparencia, según el cual a partir del umbral del 0,2% las posiciones deben ser reveladas a la autoridad competente. Además, cada 0,1% adicional daría lugar también a la obligación de volver a informar. Una vez que la posición alcanza el límite del 0,5% y cada 0,1% adicional, ésta también debe ser comunicada a la autoridad competente, así como al mercado. Al proponer un régimen común de transparencia de ventas a corto a las instituciones europeas, el CESR señaló que "trata de reforzar la convergencia de supervisión, mejorar la transparencia del mercado y promover la eficiencia del mercado y la integridad". Asimismo, este nuevo régimen supondría un gran refuerzo a la hora de identificar y frenar los posibles comportamientos abusivos derivados de estas estrategias bursátiles, además de permitir a los reguladores adoptar las medidas necesarias.

Así, la práctica de las ventas a corto o “short sellings” ha tenido mucho que ver en algunos de los desplomes  más relevantes del panorama financiero internacional, tal y como ocurrió con la quiebra el pasado año del banco de inversiones Bear Stearns, momento en que se achacó gran parte de la responsabilidad no a las inversiones del banco en valores con garantía hipotecaria como se barajó en un principio, sino en prácticas fraudulentas entre las cuales tenían mucho que decir las ventas a corto, a través de las cuales se obtenían beneficios únicamente con la caída del precio de las acciones (venta cara y compra barata). Una subida de los precios, por el contrario, figuraba como un inconveniente.

Ante esta necesidad, suelen surgir conciliábulos entre los especuladores para provocar deliberadamente una caída en los precios vendiendo masivamente en corto, una actividad que pese a que un principio no causa un daño económico real a la empresa, puede provocar que otros inversores acaben vendiendo también sus acciones por inercia, poniéndose en marcha un círculo vicioso de precios en descenso y perjuicios económicos.

PÉRDIDA DE EFICACIA

A la hora de fundamentar el modo en que la venta a corto puede reducir la eficiencia del mercado, los autores Goldstein y Guembel aducen que este tipo de ventas no conllevan un “presentimiento” previo por parte del inversor, contribuyendo a reducir la eficacia y validez del proceso. Además, el especulador puede llevar a cabo una serie de ventas en corto para hacer bajar el precio de las acciones. Al considerar la caída del precio como una señal de la falta de confianza, la empresa  puede abandonar su plan de gastos, perdiendo todo beneficio que dicho plan pudiese haber proporcionado. “En general, ésta es la decisión equivocada y en sí misma reducirá el valor de la empresa” según los autores y además “esto permite a los especuladores cubrir sus posiciones en corto con un precio inferior y obtener beneficios. Dada la naturaleza de esta estrategia, solemos denominarla manipulación”.

“Por último, demostramos que la manipulación es rentable únicamente con órdenes de venta”, escriben Goldstein y Guembel. “Esto es debido a que las dos fuentes de beneficios que hay detrás de toda estrategia de manipulación… no pueden generar beneficios con órdenes de compra”. El especulador que no tiene un presentimiento especial sobre la empresa supondrá que es menos valiosa de lo que refleja su cotización; así pues, tendrá incentivos para vender en lugar de comprar, señalan.

Del mismo modo, en caso de que un especulador opere sin tener conocimientos específicos provoca que surjan ineficiencias que provoquen caídas en el precio de las acciones. En este caso, para obtener beneficios cuando los precios se precipitan el especulador deberá hacer ventas a corto, ya que si compra acciones perderá dinero.

REFORMAS TRANSPARENTES

Siguiendo en la línea otorgar mayor transparencia a cuánta acción tenga lugar en los mercados financieros, el vicepresidente de la CNMV abogó ayer mismo por reformar la Directiva europea sobre Mercados e Instrumentos Financieros (MiFID) para "mejorar la transparencia en todos los ámbitos de la actividad financiera" y contribuir a acelerar el proceso de normalización en el que "ya estamos inmersos". La mencionada directiva no establece requisitos de transparencia en los mercados de renta fija, lo que hace que la información disponible en la Unión sobre los términos de las transacciones realizadas en los mercados sea escasa y de calidad limitada.

Declaraciones como éstas ponen el acento en la creencia de que uno de los elementos de la crisis es el déficit de transparencia en la actividad financiera". "Si la crisis de confianza asociada al déficit de transparencia se encuentra integrada en las raíces de la crisis, cualquier agenda razonable de reforma debe incorporar medidas para aumentar la cantidad y mejorar la calidad de la información disponible para los participantes en los mercados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...