edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
02/09/2010
Opacidad informativa

La transparencia, una necesidad con poca respuesta entre el sector audiovisual español

La mayoría de los agentes audiovisuales facilita poca información o desconoce todavía el concepto
Las posibilidades de interacción y comunicación del sector hacen esencial una mayor transparencia y supervisión
Beatriz Lorenzo

Las desafortunadas costumbres que han sentado cátedra durante los últimos años no dejan lugar a dudas: oscurantismo, malas prácticas, corruptelas y desidia -tanto pública como privada- que han culminado en una crisis económica y de valores sin apenas precedentes históricos. Concretamente en España es bastante obvio que , a pesar del reciente florecimiento de textos normativos -como la Ley de Economía Sostenible y sus adláteres- que pretenden regular cuestiones como la transparencia, la protección medioambiental y la implantación de los principios responsables, que no existía previamente, son una base sólida, unos cimientos sobre los que todo texto normativo debe asentarse antes de empezar a funcionar, la calificada por Orwell como “common decency”. En un mundo en constante cambio y movimiento, en constante búsqueda de respuestas, la Sociedad de la Información y concretamente el sector audiovisual -capaz de mover masas y azuzar a multitudes- juega un relevante papel en cuanto a necesidades de transparencia y regulación.

Para la doctora Mª Pilar Cousido, coordinadora del “Primer Estudio sobre la Transparencia en el Sector Audiovisual español”, existe un alto nivel de concienciación en cuanto a la necesidad del sector de ganar transparencia, “ a que  un elemento por el que ha de pasar esa mayor transparencia social es o será el derecho de acceso a la información de los agentes audiovisuales; y a que la timidez, los titubeos y las contradicciones dentro de los cuales se mueven –no ya las empresas cotizadas y no cotizadas del sector, sino los propios órganos reguladores y de control, promovidos y creados por la Administración Pública– pone de manifiesto la urgencia por adoptar una norma que delimite el terreno de juego”.

TRANSPARENCIA ESCASA

El mencionado estudio se basa en encuestas a los agentes del sector audiovisual español y arroja resultados nada esperanzadores. Acerca de la comprensión del concepto de transparencia, los organismos reguladores y de control del sector audiovisual indicaban tener un menor grado de comprensión (74 por ciento) que una parte considerable del sector, lo que es llamativo e indeseable pues puede ser fuente de inseguridad jurídica para los agentes regulados y controlados. Un 70,4 por ciento de las empresas no cotizadas afirmaba comprender el significado de la transparencia.

Además, según las conclusiones recogidas por Cousido, cuando los agentes- que previamente se habían calificado como transparentes fueron analizados a través de sus sitios electrónicos para ver qué parámetros –de una lista extraída de la normativa vigente (Ley 34/2002)– eran abordados en sus páginas electrónicas, se llegó a una conclusión diferente: más del 60 por ciento de los sitios web públicos y privados analizados no incluye referencias al organigrama, a los nombres de las personas responsables, puestos de responsabilidad, formas de contacto con los departamentos y responsables de los mismos. La misma tendencia se observa al analizar la información sobre financiación y ayudas públicas al sector audiovisual, otorgadas por Administraciones competentes. En el 80 por ciento de los sitios web analizados no se dispone de tal información. En cuanto a la información relativa a las empresas audiovisuales inscritas en registros públicos, de obligada publicidad externa y de libre acceso por imperativo legal, la proporción de agentes que no facilita el acceso a la misma en sus sitios es del 70 por ciento. Un 80 por ciento de los sitios analizados no contiene referencias a la transparencia y un 70 por ciento no dispone de un registro informatizado de documentos accesibles a terceros.

POTENCIAL DE MASAS

Y es que no existe, en el actual escenario de monopolios audiovisuales, una estrategia de Responsabilidad social arraigada en la estrategia empresarial de las televisiones españolas. Son varios los autores que siguen las teorías de Wilbur Scharmm cuando afirma el tremendo potencial de la televisión como medio de adoctrinamiento por la rapidez de transmisión de su mensaje, su capacidad de convicción, y sus posibilidades de interacción o participación. Por su parte, Umberto Eco, en “TV, la Transparencia Perdida” recuerda la predominancia de programas en los que la información y la ficción se confunden y donde no importa que la audiencia pueda distinguir entre noticias verdaderas e informaciones ficticias. “Aun admitiendo que se esté en situación de establecer la distinción, ésta pierde valor respecto a las estrategias que estos programas llevan a efecto para sostener la autenticidad del acto de enunciación”.

Tras décadas de buenismo, de barniz responsable y malas prácticas disimuladas, la Responsabilidad Social encuentra grandes escollos por salvar en el sector audiovisual. Para ello ha de trascender el simplismo de la mera adaptación de contenidos a los target y delimitar temas delicados- consideraciones que casi rozan lo jurídico- como el tratamiento responsable de las imágenes o el respeto a la intimidad.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...