edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
23/08/2010
Informe de RSC 2009

La transparencia y los avances de la Web 2.0, protagonistas de la gestión responsable de Caja Navarra

La entidad se ha erigido como pionera de la taxonomía XBRL de AECA
Beatriz Lorenzo

Son cada vez menos las entidades que se mantienen ajenas a la nueva concepción- que pretende ser más transparente e interactiva- de un sector bancario que a tenido que reinventarse a la fuerza tras la peor crisis económica desde el “crack” de 1929. La parálisis del consumo, la debacle del mundo financiero, las alarmantes cotas de desempleo y la crisis de confianza han provocado la necesidad de un modelo productivo renovado, mucho menos voraz y con vocación de permanecer en el tiempo y centrarse en los objetivos a largo plazo, generando beneficios económicos sin descuidar los objetivos sociales, la preservación medioambiental, los derechos humanos y laborales y el resto de premisas de la Responsabilidad Social Corporativa. La banca ética, que ha comenzado en los últimos tiempos a extender sus brazos a lo largo y ancho del mundo financiero, da respuesta a las necesidades del recién nacido escenario productivo. En España, tras los pasos del pionero Triodos Bank, camina con fuerza la iniciativa Banca Cívica liderada por Caja Canarias y Caja Navarra, Caja Burgos y Sa Nostra.

La banca ética pretende erigirse como un paso adelante en un mundo financiero en el que las entidades han de abogar por criterios muy definidos (negativos o positivos) para llevar a cabo su negocio. Los criterios negativos se abstienen de invertir en actividades o empresas que vulneren los criterios definidos por la entidad. Algunas actividades que habitualmente se excluyen son la producción de armamento, las que llevan implícita la explotación laboral y el trabajo infantil, la destrucción del medio ambiente, la producción de tabaco y de alcohol o el comercio de drogas. A su vez, los bancos éticos que se rigen por criterios positivos financian única y exclusivamente inversiones de alto rendimiento social, con criterios prefijados por la entidad tales como mejoras medioambientales, comercio justo, promoción del entorno social, y similares.

En unos tiempos en los que la transparencia como requisito inexcusable de los cauces de comunicación corporativa, Caja Navarra se ha erigido como pionera de una de las herramientas de comunicación más novedosas; la taxonomía XBRL llevada a cabo por la Asociación Española de Contabilidad y Administración de Empresas (AECA) que pretende mejorar la comparabilidad entre empresas e incrementar la investigación en RSC además incrementar la transparencia informativa. La estandarización- en pleno candelero en unos tiempos en que la necesidad de integración de los reportes copa los debates en el nuevo escenario económico “responsable”, es otra de las grandes virtudes del lenguaje XBRL, cuya naturaleza facilita que el tratamiento de los datos se simplifique en gran medida el tratamiento de los datos. Ni más ni menos, la adopción de XBRL garantiza que el análisis y la consolidación de la información estén a un solo golpe de ratón para los usuarios, garantizando un lenguaje estándar dónde no hay cabida para la ambigüedad o la duda sobre los conceptos expresados.

VERIFICACIÓN INDEPENDIENTE

En este sentido, Caja Navarra ha abogado una vez más por este formato en la edición de 2009 de su informe de Responsabilidad Social, que ha obtenido la máxima calificación (A+) que otorga la GRI (Global Reporting Initiative), así como la de otros organismos internacionales líderes en la promoción de la transparencia empresarial, como Accountability. Entre los aspectos más destacables del documento prima la detallada información sobre desempeño de la entidad, desgranada en más de 700 indicadores del ámbito económico, social y ambiental, así como la implantación del 'rating ambiental' para las operaciones de empresas, por el que se introducen criterios de valoración sociales y ambientales para la calificación del riesgo empresarial.

Las posibilidades de la Web 2.0 y la necesidad de diálogo con los grupos de interés son dos de los aspectos más tenidos en cuenta por la entidad, que ha establecido diversas plataformas interactivas para el diálogo y la interacción, certificadas según las normasde EFQM y SGE21.

Tras décadas de opacidad y malas prácticas disimuladas tras una engañosa pátina de barniz responsable, el sector bancario debe, más que nunca, abogar por la transparencia y la información sin ambages. Caja Navarra cumple una de las premisas más obviadas en el marco actual del reporting corporativo; la verificación por parte de expertos independientes, una necesidad de primer orden que aporta credibilidad y confianza. En el caso de Caja Navarra, la auditoria se ha llevado a cabo de la mano de Ernst & Young y de acuerdo con la norma ISAE 3000.

RSC Y PYMES

Por otra parte, la caja de ahorros ha renovado el convenio suscrito el pasado año con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para fomentar la Resposnabildiad Social en el ámbito de las pymes, en cuyo marco la entidad se encarga de la elaboración de memorias de RSC para pymes y de la gestión técnica del proceso, según metodología propia basada en los principios de la Global Reporting Initiative. Por su parte, el ICO financia y promociona esta iniciativa para las empresas a través de su página web. Ya en su primera edición la iniciativa posibilitó que más de mil pequeñas y medianas empresas publicasen su primera memoria anual de Responsabilidad Social.

Más allá de su labor interna, la apuesta global de Caja Navarra por la transparencia, la comunicación con los grupos de interés y, sobre todo, los avances de la Web 2.0, supone un paso adelante en la simbiosis de la era de la información con la recién llegada “era de la responsabilidad” que se muestra dispuesta a pisar fuerte en todos los sectores. La entidad responde a la corriente que aboga por convertir la Web 2.0, de modo natural, en la plataforma ideal para el desarrollo de la RSC de segunda generación, aprovechando el común fomento de la integración, el diálogo y la interacción. No podía ser menos en un escenario en el que los stakeholders ya no se conforman con información sesgada, con maquillaje empresarial, con notorias omisiones en sus sitios web; más allá de esto la información solicitada debe ser veraz, completa y fiable y la Responsabilidad Social Corporativa y sus actividades ha de ocupar un lugar destacado como elemento esencial del “core business” que es.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...