edición: 2703 , Miércoles, 24 abril 2019
23/10/2013
LA OREJA DE LARRAZ

La UE aprueba un Reglamento para acabar con el desguace incontrolado de barcos fuera de la comunidad

Javier Ardalán

El Parlamento Europeo dio este martes el visto bueno a una Resolución sobre la propuesta de Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el reciclado de buques, acordado  con los ministros de la UE para poner fin al desguace de buques antiguos con bandera de alguno de sus Estados miembros en playas de terceros países, como India, Bangladesh o Pakistán .

De este modo, los parlamentarios quieren garantizar que estas embarcaciones se reciclen en instalaciones aprobadas por los Veintiocho.

El objetivo del presente Reglamento es prevenir, reducir al mínimo y, en la medida de lo posible, impedir accidentes, lesiones y otros efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente provocados por el reciclado de los buques.  Se trata de incrementar la seguridad y la protección de la salud humana y del medio marino de la Unión durante el ciclo de vida de un buque, en particular para garantizar la gestión respetuosa con el medio ambiente de los residuos peligrosos de dicho reciclado de buques.  El Reglamento también establece normas para garantizar la gestión racional de los materiales peligrosos en los buques.

Así, a partir de la entrada en vigor de esta normativa, las instalaciones de reciclado de buques aprobadas de conformidad con el presente Reglamento deben cumplir los requisitos necesarios para garantizar la protección del medio ambiente, la salud y la seguridad de los trabajadores y la gestión medioambiental racional de los residuos recuperados de un buque reciclado. Para las instalaciones de reciclado de buques situadas en un país tercero, los requisitos deben alcanzar un nivel elevado de protección de la salud humana y del medio ambiente que sea equivalente al de la Unión en términos generales. Por lo tanto, las instalaciones de reciclado de buques que no cumplan esos requisitos mínimos no han de ser incluidas en la lista europea.

El presente Reglamento no se aplicará a los buques de guerra, ni a los buques auxiliares de la armada, ni a los buques que, siendo propiedad de un Estado o estando explotados por este, estén dedicados exclusivamente, en el momento considerado, a servicios públicos de carácter no comercial; a los buques de arqueo inferior a 500 toneladas de arqueo bruto (GT); y a los buques que durante toda su vida útil operen solo en aguas sujetas a la soberanía o jurisdicción del Estado miembro cuyo pabellón enarbole el buque.

Con el fin de proteger la salud humana y el medio ambiente, y habida cuenta del principio de que ‘quien contamina, paga’, la Comisión debe evaluar la viabilidad de crear un mecanismo financiero aplicable a todos los buques que arriben a puertos y fondeaderos de un Estado miembro, independientemente de su pabellón, y así generar recursos que faciliten el reciclado y el tratamiento respetuosos con el medio ambiente de los buques sin que ello suponga un incentivo para el cambio de pabellón.

Los mecanismos de seguimiento y aplicación del actual Derecho internacional y de la Unión no están adaptados a las características específicas de los buques y del transporte marítimo internacional. Los esfuerzos que ha supuesto la cooperación interinstitucional entre la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización Marítima Internacional (OMI) y la Secretaría del Convenio de Basilea, han logrado que se alcanzara un acuerdo sobre la introducción de requisitos imperativos a nivel mundial dirigidos a garantizar una solución eficiente y eficaz al problema de las prácticas de reciclado inadecuadas e inseguras,  plasmado en el Convenio Internacional de Hong Kong para el reciclaje seguro y ambientalmente racional de los buques (Convenio de Hong Kong).

El presente Reglamento tiene como objetivo facilitar una rápida ratificación del Convenio de Hong Kong, tanto en la Unión como en terceros países, aplicando unos controles proporcionados a los buques y a las instalaciones de reciclado de buques, sobre la base de dicho Convenio.   En el futuro, los buques con bandera de alguno de los países de la UE deberán desguazarse en instalaciones de reciclaje aprobadas por los Veintiocho, que tendrán que cumplir con requisitos específicos, estar certificadas e inspeccionarse regularmente.

El objetivo del presente Reglamento es asimismo reducir las diferencias que pueden darse entre los operadores de la Unión, de los países de la OCDE y de los países terceros pertinentes en términos de salud y seguridad en los lugares de trabajo y de normas medioambientales y dirigir a los buques que enarbolen pabellón de un Estado miembro a instalaciones de reciclado de buques que utilicen métodos seguros y respetuosos con el medio ambiente para el desguace de buques, en lugar de dirigirlos a instalaciones no conformes a las normas, como sucede actualmente en la práctica.

De este modo, debe incrementarse la competitividad del reciclado y el tratamiento de buques respetuosos con el medio ambiente en las instalaciones de reciclado de buques situadas en un Estado miembro.

Durante las negociaciones, la Eurocámara reforzó las exigencias planteadas en el texto original. En este sentido, los parlamentarios han conseguido que el reciclaje de buques deba realizarse en estructuras "diseñadas, construidas y operadas de manera segura y respetuosa con el medio ambiente". Estas estructuras deben albergar y tratar materiales y residuos peligrosos durante todo el proceso de reciclaje, por lo que requieren suelos impermeables y sistemas efectivos de drenaje. Las cantidades de residuos procedentes de los buques desguazados deberán documentarse, mientras que su tratamiento sólo será autorizado en instalaciones de procesado o reciclaje.

Tanto los buques de la UE como los de terceros países quedarán cubiertos por la regulación. En este sentido, deberán contar con un inventario de sustancias peligrosas cuando hagan escalas en los puertos de la Unión. Asimismo, los Estados miembros tendrán que asegurar el cumplimiento de esta disposición a través de medidas que incluyan también sanciones.

Por otra parte, la Comisión Europea deberá informar sobre la posibilidad de desplegar un instrumento financiero para facilitar un reciclaje seguro y respetuoso con el medio ambiente. En este sentido, si lo considera apropiado, podrá presentar una propuesta legislativa al cabo de tres años de la entrada en vigor de la regulación.

Los Estados miembros deberán establecer normas sobre las sanciones aplicables a las infracciones del presente Reglamento y garantizar que con su aplicación se previene la elusión de las normas sobre reciclado de buques. Las sanciones, que pueden ser de naturaleza civil o administrativa, deben ser eficaces, proporcionadas y disuasorias.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...