edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
20/03/2015

La UE cuestiona los contratos condicionados de gas con Rusia mientras Turquía inicia la construcción de Tanap

Bruselas espera que Ucrania y Rusia reanuden los contactos para el aprovisionamiento de gas en verano
Carlos Schwartz
La Comisión Europea y el Consejo esta semana han mostrado una intensificación de las gestiones en torno al mercado único de la energía renovando los llamados para que esa unión energética se materialice. Pero los llamamientos están coronados de condiciones para las empresas comercializadoras en cada país y para los propios gobiernos de los estados miembros. Las autoridades de la Unión Europea han criticado las cláusulas de los contratos de gas con Rusia que condicionan la entrega de gas a terceros países. La UE aspira a imponer un alto grado de transparencia en los contratos que los estados firmen con sus proveedores.
Aunque nadie lo exprese con claridad se trata de los contratos de OAO Gazprom, la empresa estatal rusa de gas, con los Gobiernos de la UE y las empresas privadas. La iniciativa de la Comisión Europea chocó inicialmente con los reparos de Alemania y Hungría. Este último ha firmado recientemente una renovación de sus contratos con Gazprom que de acuerdo con su primer ministro Víctor Orban ha supuesto un descuento de más del 10%. Pero el problema de fondo es lo que ha ocurrido con Eslovaquia en el pasado reciente. Rusia activó las cláusulas que impiden la reventa del gas servido a un país hacia un tercer destino. La activación de las cláusulas respondieron a objetivos exclusivamente políticos y no a razones de mercado. Eslovaquia esta reexportando el gas ruso a Ucrania.

También se han opuesto de forma terminante al control sobre los contratos de las empresas privadas Holanda, Finlandia y Alemania. Finalmente esta resistencia decayó tras pactar que los encargados por velar por la transparencia de los contratos serán los reguladores nacionales de cada país y que los datos confidenciales de esos contratos no serían objeto de verificación. La resistencia por parte de Alemania se explica por los intereses cruzados en el gasoducto North Stream y los negocios conjuntos entre las grandes eléctricas, en especial E.ON, y Gazprom. En el caso de Holanda están detrás los intereses de la Shell y en Finlandia los acuerdos privilegiados. La dilución de los objetivos de la Comisión han permitido a última hora esbozar un frente de acuerdo un poco más extenso.

Este teatro de operaciones que ha mantenido al público entretenido se eleva por sobre las cabezas de los negociadores para proyectar una luz sobre las intenciones últimas de las maniobras. Se trata de forzar una reanudación de las negociaciones entre Ucrania y Rusia para el abastecimiento de gas de la primera. El país necesita 19.000 millones de metros cúbicos de gas para rellenar sus gigantescos depósitos subterráneos durante esta primavera y verano con el objetivo de asegurar las necesidades interiores y las del resto de Europa que pasan por territorio controlado por Kiev. Kiev no puede con este objetivo sin la asistencia de Bruselas y los socios relevantes de la UE.

Mientras estas negociaciones se desarrollaban en Bruselas, Ankara festejó con una ceremonia pública esta semana el inicio de las obras para la construcción del gasoducto Transanatolio (TANAP, por sus siglas en inglés). Este gasoducto es una alternativa independiente de Rusia que recoge el gas del campo azerí de Shah Deniz II y lo conduce a través de Turquía hasta la frontera donde se une al Gasoducto Trans Adriático (TAP, por sus siglas en inglés). El consorcio Shah Deniz II, que explota desde hace años el gas de Azerbaiyán, formado por British Petroleum, la estatal Socar, la noruega Statoil, y la francesa Total ha firmado un contrato para el suministro de gas con el Gasoducto TAP de 10.000 millones de metros cúbicos anuales. El 80% de ese gas está destinado a Italia, mientras que un 10% es para Bulgaria y otro 10% es para Grecia.

El contrato de largo plazo no alcanza a sustituir los volúmenes que se esperaban obtener del proyecto bautizado South Stream con capital de control de Gazprom que entró en una vía muerta tras la invasión de Crimea por Rusia. Este invierno la imposibilidad por parte de Bulgaria en avanzar en su tramo del gasoducto South Stream por las objeciones de la presidencia de la Comisión Europea generó tensión entre los países del sureste de Europa y la UE. Ante la evidencia de que le sería difícil avanzar sin hacer concesiones de bulto, Rusia firmó de forma sorpresiva un acuerdo con Turquía para el desarrollo de un gasoducto competitivo con TANAP y que suponía la extinción del bloqueado South Stream con un coste de 50.000 millones de dólares y un control del 51% de Gazprom.

En diciembre pasado el presidente turco Recep Tayyip Erdogan firmó con Vladimir Putin un proyecto para el desarrollo de un gasoducto hasta territorio turco y ratificaron la entrega a Turquía de 20.000 metros cúbicos de gas anuales. Turquía es un de los principales destino del gas exportado por Gazprom. El abandono del proyecto South Stream, por el nuevo bautizado por los observadores Turkish Stream, tiene “sentido comercial por la posición de Turquía como eslabón de las exportaciones rusas de gas.

Lo sorprendente es que el abandono del otro proyecto ha implicado sacrificar muchas operaciones colaterales que se consideraban muy beneficiosas para Moscú”, afirma un analista del sector del gas a ICNreport en una alusión tácita a un intercambio de activos entre Gazprom y BASF que hubiera dado a la compañía rusa de gas una comercializadora propia de gas en Alemania. Finalmente el objetivo de Rusia, que es el proveedor del 40% del gas que se consume en Europa, es intentar controlar toda la cadena de valor del gas y desarrollar una vía de suministro por el sur independiente de Ucrania. En el medio plazo el problema del suministro del gas al Gobierno de Kiev deberá ser resuelto por la UE. Rusia tiene decidido dejarla a un lado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...