edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
01/10/2013
LA OREJA DE LARRAZ

La UE evita los paises de baja tributación en la exención de intereses entre sociedades asociadas

Javier Ardalán

Los pagos de intereses o cánones procedentes de un Estado miembro de la UE estarán exentos de cualquier impuesto sobre dichos pagos en dicho Estado miembro de origen, siempre que el beneficiario sea una sociedad o un establecimiento permanente de una sociedad de otro Estado comunitario y que esté sujeto de forma efectiva al Impuesto sobre Sociedades que se deriva de tales pagos en ese otro Estado.

Así, se establece en la propuesta de Directiva del Consejo relativa a un régimen fiscal común aplicable a los pagos de intereses y cánones efectuados entre sociedades asociadas de diferentes Estados miembros, sobre la que el Parlamento Europeo ha incluido una importante limitación esta semana. Se trata de que la sujeción al Impuesto sobre Sociedades no pueda ser por un tipo no inferior al 70 % del tipo legal medio del impuesto de sociedades aplicable en los Estados miembros, sin que exista la posibilidad de exención o de sustitución o reemplazo por el pago de otro impuesto.

Los pagos de intereses o de cánones no estarán exentos en el Estado miembro en que se generen, si el pago no está sujeto al impuesto, de conformidad con la legislación fiscal nacional a la que está sujeto el beneficiario efectivo, debido a una cualificación diferente del pago (instrumentos híbridos) o a una cualificación diferente del pagador y del beneficiario (entidades híbridas).

La Directiva afirma que es necesario garantizar que los pagos de intereses y cánones sean gravados una vez en un Estado miembro. La Comisión comparte la opinión del Consejo de que no debe dejarse ningún cabo suelto en la Directiva que permita evitar la imposición de los pagos de intereses y cánones.

Los Estados miembros tienen que reconocer los beneficios de la Directiva sólo cuando el pago de intereses o cánones considerado no esté exento del impuesto sobre sociedades en el Estado miembro donde está establecido el beneficiario efectivo. Aquí se contempla, en particular, la situación de una sociedad o establecimiento permanente que paga el impuesto sobre la renta pero se acoge a un régimen fiscal especial que exime los pagos de intereses o cánones recibidos del extranjero. En tales casos, el Estado miembro de origen no estaría obligado a eximirle de tributar la retención en virtud de la Directiva.

Los problemas que la Directiva pretende resolver se derivan de la existencia de obstáculos en el ámbito del impuesto sobre sociedades que entorpecen el funcionamiento del mercado, que a su vez surgen del hecho de que los pagos transfronterizos de intereses y de cánones están más gravados que las transacciones a nivel nacional.

En las operaciones nacionales, el receptor del pago está sujeto al impuesto sobre sociedades como contribuyente residente en el Estados miembro donde tiene su domicilio fiscal. Pero los pagos internacionales podrían estar sujetos además a una retención en el Estado miembro de origen.

La Directiva se propone poner en pie de  igualdad el pago de intereses y cánones a nivel transfronterizo y a nivel nacional, eliminando normativamente la doble imposición, los trámites administrativos gravosos y los problemas de liquidez que sufren las sociedades.

En primer lugar, la lista de entidades a las que se aplica la Directiva es ahora más restringida que la lista de la Directiva sobre sociedades matrices y filiales. Esta última regula la distribución de beneficios y persigue el mismo objetivo que la Directiva que nos ocupa, a saber, la eliminación, en el caso de flujos transfronterizos de capital, de las retenciones y del riesgo de doble imposición.

Nuestra Directiva cubre los pagos de intereses y cánones y la Directiva sobre sociedades matrices y filiales, los pagos de dividendos. La modificación de la primera amplía la citada lista con el fin de hacerla concordar con la dela segunda. De este modo se lograría una fiscalidad más neutra.

Un establecimiento permanente será tratado como si pagara intereses o cánones únicamente en la medida en que estos pagos representen un gasto originado por razones de la actividad de dicho establecimiento. Solo un establecimiento permanente que haya cumplido con sus obligaciones fiscales será tratado como beneficiario de una exención o un beneficio fiscal.

Una de las consecuencias de esta modificación es la inclusión de la Sociedad Anónima Europea (SE) y de la Sociedad Cooperativa Europea (SCE) en la lista de sociedades cubiertas por la Directiva. Seguirá ahondándose en los objetivos que se persiguen con la creación de estas dos formas de sociedad (a saber, la creación y la gestión de sociedades de dimensión europea, sin los obstáculos derivados de la disparidad y de la aplicación territorial limitada de las legislaciones nacionales). La SE permitirá que las sociedades que operan en más de un Estado miembro tengan la posibilidad de establecerse como una sola sociedad al amparo del Derecho de la UE, gracias a lo cual podrían operar en toda la UE con una legislación mercantil única y un sistema de gestión y declaración unificado. Si bien los estatutos de la SE  no contienen disposiciones fiscales específicas, el instrumento jurídico exige que la SE se rija por las disposiciones legales de los Estados miembros que fuesen de aplicación a una sociedad anónima constituida con arreglo a la legislación del Estado miembro en el que la SE  tenga su domicilio social,

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...