edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
12/02/2016

La UE y Estados Unidos logran un acuerdo sobre la regulación para derivados

Las normas comunes evitan la fractura a fin de mes con la entrada en vigor de las reglas europeas
Carlos Schwartz
Sobre el filo del plazo la Unión Europea (UE) y Estados Unidos anunciaron un acuerdo sobre las normas que deberán regir el mercado de derivados. Sin embargo aun queda un trecho para la implementación del acuerdo, pero éste a fin de cuentas es ya irreversible. A fin de este mes entrarán en vigor las directivas europeas que debían hacerse compatibles con las estadounidenses para evitar el riesgo de fractura de un mercado cuyo volumen nominal es de 553 billones de dólares. Esencialmente porque las diferencias hacían insostenibles los costes para que la banca europea operara en Estados Unidos y las entidades centrales de contrapartida pudieran vender servicios a ambos lados del Atlántico. El acuerdo se alcanzó después de tres años de tropiezos en la negociación durante la cual las partes se han culpado mutuamente.
A fin de febrero adquiere plena vigencia en la UE la obligatoriedad de compensar y liquidar los contratos de las operaciones bilateral de derivados, los denominados Over The Counter (OTC), en entidades centrales de contrapartida (ECC) que deben dar la garantía del buen fin de la operación. El comisario europeo para Estabilidad Financiera, el británico Jonathan Hill, afirmó que el acuerdo permitirá a las ECC europeas hacer negocio en Estados Unidos y que las estadounidenses podrán continuar con el suyo en Europa. En el fondo lo que estaba en juego no era solamente el costo de las operaciones para los clientes, sino además el negocio de las ECC europeas que como London Clearing House y Eurex de Deutsche Borse tienen un volumen muy significativo de transacciones a ambos lados del Atlántico.

La batalla por la convergencia global de la regulación se ha presentado hasta esta semana como una valla difícil de salvar. Sin el acuerdo los bancos europeos que actuaran en un mercado sin homologar, en este caso el estadounidense, debían provisionar el riesgo que implicaban las operaciones de derivados en Estados Unidos. Los bancos europeos contratan la mayor parte de sus swaps de tipos de interés sobre el dólar en el Chicago Mercantile Exchange.

Fuentes de medios bancarios en Europa han señalado que el coste tanto en provisiones como en colateral a aportar hubieran determinado el abandono del mercado estadounidense. El regulador estadounidense, la Comisión de Negociación de Futuros en Materias Primas (CFTC, por sus siglas en inglés) había anunciado la posibilidad de un acuerdo para finales de este año. Para el comisario Hill ese plazo era inabordable, 10 meses podían hacer un daño significativo a las ECC europeas y reducir de forma considerable el negocio de un mercado como el CME. El 90% del mercado mundial de derivados se concentra en Estados Unidos y Europa. Uno de los motivos de desequilibrio operativo era el diferente nivel de garantías complementarias exigido por los compensadores. Las ECC estadounidenses exigen garantías más bajas que las de Europa. En teoría la batalla era por lograr un punto de encuentro entre las condiciones diferenciadas entre las partes.

Se podría afirmar que la presencia de Lord Hill en la Comisión Europea obedece por sobre todas las cosas al interés británico por salvaguardar los intereses de la City Londinense. Su presencia por tanto en el cuerpo de gobierno de la UE es el resultado de una oportuna concesión del resto de países. Forma parte del intento de sofocar un tanto la creciente presión británica para obtener un trato excepcional que pueda ser presentado a la opinión pública del país, cada vez más distante de los intereses de la UE, como un triunfo de las islas sobre el continente. Hill ha rentabilizado su cargo y ha hecho las delicias de LCH y la City.

De rebote, el acuerdo beneficia a los grandes bancos europeos. De todas formas para implementar el acuerdo la Comisión Europea tiene previsto aprobar un “decisión de equivalencia” respecto de las normas de la CFTC que “permitirá a la ESMA reconocer a las ECC estadounidenses tan pronto como sea posible. Una vez reconocidas las ECC podrán continuar su actividad en la UE con el solo requisito de mantener su adecuación a las normas de origen” según la comisaría. Por su parte la CFTC emitirá una determinación de equivalencia con las normas europeas, de compatibilidad en los términos de la Comisaría, que permitirá a las ECC europeas seguir prestando servicios en los Estados Unidos con la única limitación de que deben seguir cumpliendo con las exigencias de la regulación en su mercado de origen, es decir la UE.

De acuerdo con la comisaria europea “la materialización de un punto de vista común se alcanzó a expensas de un detallado análisis de las diferencias entre la formulación de la regulación en Estados Unidos y en Europa adoptada a lo largo de los años. Tanto los requisitos de la CFTC como los de la UE están basados en principios internacionales, y tanto los funcionarios de la CFTC como los de Servicios de la CE trabajarán de forma conjunta, y junto con sus contrapartes del resto de la comunidad global de reguladores, para desarrollar estos principios y armonizar los estándares a los que se deben ajustar las ECC que sean activas a escala internacional”.

En enero, las partes admitieron haber concretado un marco global pero no los detalles operativos para el mismo, lo cual indicaba la necesidad de allanar obstáculos en el camino. No parece que se haya avanzado en el detalle pero si en el trazo grueso. Es decir siguen existiendo los detalles que limar y las negociaciones seguirán a nivel técnico pero al menos las partes enfrentadas han decidido cada una respetar el negocio del otro, porque en el fondo la cuestión parece muy alejada de brindar mayor seguridad a las operaciones financieras internacionales, se trata más bien de que el negocvio siga como hasta ahora.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...