edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
24/03/2014
Mecanismo de resolución de quiebras

La Unión Bancaria mantiene la duda sobre la protección de los depósitos

Bankia será el ejemplo de rescate, devolución de ayudas, y de cómo sus depositantes no perdieron ni un euro a pesar de las preferentes, de la Bolsa y de la reestructuración
Juan José González

Se pone en marcha el mecanismo único de resolución de quiebras de bancos europeos. Y es posible gracias al principio de acuerdo alcanzado la semana pasada entre el Parlamento Europeo y el Consejo. Por tanto, la lenta maquinaria, burocracia en estado puro, se mueve para que dentro de siete u ocho años, Europa cuente con un sistema que pueda dar salida inmediata a una situación de crisis bancaria, decidiendo su quiebra y el protocolo de pago de las deudas. Hasta ahora la práctica era tan sencilla como que en caso de quiebra de una entidad, era el Estado el encargado de solventar la situación. Como también que la forma habitual del pago de las deudas era mediante el dinero de las contribuyentes. En España hay algún ejemplo reciente: Bankia. Pero también Catalunyacaixa Banc y Novagalicia Banco han puesto sobre la mesa la necesidad inmediata de despejar la situación de los depósitos de los clientes de estas entidades, asunto de los más vulnerables y delicados de una crisis financiera por cuanto están en juego factores como la seguridad, el riesgo, la confianza en el sistema bancario. Y los depósitos.

Por el momento, no se sabe con seguridad cómo contempla el futuro mecanismo el destino de los depósitos de los clientes en el caso de una quiebra bancaria. Debe ser un tema difícil por lo delicado y comprometido que supone reconocer que en ese caso, los clientes responderían con parte de sus depósitos en la quiebra `solidaria´ de una entidad bancaria. Por tanto, y por cercanía de los hechos, se mantienen las dudas respecto a qué habría sucedido en la actualidad, con el mecanismo de liquidación plenamente operativo, si se dieran los casos de Bankia, Novagalicia Banco y Cataluyacaixa Banc ¿habrían mantenido los clientes a salvo sus depósitos? La pregunta, a tenor de ese principio de acuerdo, se queda sin respuesta, luego habrá que pensar en que la sombra respecto a los riesgos que corren los depositantes, los ahorradores y clientes bancarios, seguirá conllevando pérdida, deterioro o reducción de patrimonio en caso de que surjan problemas. 

Pero además, la falta de una respuesta a la seguridad de los depósitos es aún mayor si se tiene en cuenta que uno de los principales objetivos de la Unión Bancaria Europea es, precisamente, separar al contribuyente de los fiascos y quiebras bancarias que se produzcan en el futuro. Y para ello los países de la Unión ya han fijado un calendario de aportaciones con sus distintas cantidades en función del peso de cada país en el sistema bancario. Es decir, el Fondo de Garantía de Depósitos ya comienza a dar sus primeros pasos, antes, incluso, de que lo haga la propia Unión Bancaria. En este sentido, se impone la regla general de asegurar los primeros 100.000 euros del depositante, además de contar con la preferencia en el cobro respecto a accionistas, bonistas y empresas. 

Sin embargo, la norma que protege y asegura el cobro a los depositantes de esa cantidad, parece que quiere eludir otra situación, como es, la de cubrir a los depositantes en el caso de que una entidad a liquidar no tuviera el dinero suficiente para hacer frente a los 100.000 euros. En este supuesto las autoridades que negocian el arranque y puesta en marcha del mecanismo, apuntan a que es difícil que se diera el caso, puesto que el citado mecanismo contempla también una sistema de supervisión más rápido y eficaz que el vigente en la actualidad. Por tanto, en esta parte tampoco ofrecen mucha luz los textos del principio de acuerdo de la semana pasada.

Por todo, se espera del nuevo mecanismo que sea tan eficaz en la supervisión como ineficaz lo fue en la misma tarea el Banco Central Europeo. Como también se espera que se dote de mayor seguridad al Fondo de Resolución si se quiere que sea resolutivo ante una quiebra o liquidación, pues no parece que 55.000 millones sean suficientes más que para sacar de apuros a una entidad local. La futura Unión Bancaria no deberá pasar por alto la experiencia de la reestructuración bancaria acometida en España, con sus luces y sombras, pero con la experiencia práctica de un rescate –Bankia- en el que se junta toda la relación de desgracias que coinciden en un mismo escenario, en el de la crisis europea y española, con el desmoronamiento de las cajas de ahorros, el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, las preferentes en varias entidades financieras, pero especialmente en la entidad rescatada, Bankia, y que al mismo tiempo culminó con una catastrófica salida a bolsa. Pues bien, incluso en este desgraciado episodio nacional, los depositantes españoles no perdieron un solo euro, otra lección de la que el futuro mecanismo deberá tomar nota.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...