edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
15/11/2010
Máxima tensión en los mercados

La Unión Europea, otra vez al borde de la intervención

Al socaire del acuerdo entre Francia y Alemania para modificar las cláusulas de futuras ayudas a los países con crisis de pago, los mercados reaccionaron contra la deuda pública de Irlanda y Portugal
España, de alguna manera, debería ser capaz de mirarse en el espejo irlandés toda vez que el futuro de los activos bancarios españoles es más que incierto
El ministro de Exteriores de Portugal, Luís Amado, amenazó con sacar a su pais del euro
Carlos Schwartz

Pese a los desmentidos oficiales de Irlanda y la Unión Europea diversas fuentes financieras y medios de prensa afirman que durante este fin de semana y desde el pasado viernes se han registrado sucesivos contactos entre jefes de estado y de gobierno de Europa y altos funcionarios de la Unión Europea en un intento por definir si era necesario o no intervenir en ayuda de Irlanda, país cuyo diferencial de riesgo se disparó de forma espectacular la semana pasada. Al socaire del acuerdo entre Francia y Alemania para reabrir los tratados de Roma con el objetivo de modificar las cláusulas de futuras ayudas a los países con crisis de pago a partir de 2013, que implicaría reestructuración de la deuda con quitas para los inversores privados, los mercados reaccionaron contra la deuda pública de Irlanda y Portugal exigiendo una rentabilidad mayor que cubriera el riesgo de default. Declaraciones de funcionarios de la UE y jefes de estado y de gobierno en Seúl el viernes apaciguaron los mercados. Sin embargo, existe la inquietud en medios de la UE respecto de la apertura de los mercados hoy. A la hora de cierre de este artículo no se registraban anuncios sobre el particular.

Sin embargo, las fuentes financieras consultadas señalaban que los contactos, calificados de informales, se mantenían antes de las 22.00 de ayer. Una posibilidad sugerida por estas fuentes era la utilización para asistir a Irlanda de los recursos de un fondo bajo control de la Comisión Europea. El fondo de dimensión limitada no dispone de más de 70.000 millones de euros. Sin embargo, usar recursos de ese fondo implicaría evitar una crisis potencial con Alemania y Francia si se aspiraba a disponer del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera de 440.000 millones de euros puesto en pie con motivo de la crisis griega. A este fondo se añaden los recursos comprometidos por el Fondo Monetario Internacional, con lo cual suman en total recursos por 750.000 millones de euros. Irlanda rechazó un ofrecimiento del FMI la semana pasada ante la creciente presión de los mercados sobre su deuda. El gobierno de Dublín señaló que no tiene necesidades de emisión y tiene cubierto su presupuesto.

En la base de la presente crisis está la intervención del Gobierno de la República de Irlanda en la continuada crisis bancaria del país. La existencia de bancos que exceden con creces la dimensión del producto interior bruto, y el compromiso del Gobierno de que honrará los depósitos íntegros de los clientes de la banca como forma de evitar una carrera sobre los depósitos con el pánico financiero en 2008, constituyeron conjuntamente el lazo corredizo que comenzó a ajustarse sobre la garganta irlandesa a partir del 30 de septiembre, cuando el Gobierno decidió sanear las cuentas del Anglo Irish Bank a un coste de 34.000 millones de euros.

La cifra elevó de golpe el déficit presupuestario irlandés al 32% del PIB. La semana pasada, la estrategia franco alemana de poner en marcha un sistema de reestructuración de deuda con quitas para 2013 detonó la presión sobre Irlanda y Portugal. Las afirmaciones por parte del Gobierno de Portugal de que de no mediar acuerdo eficaz para el presupuesto general del estado entre el Partido Socialista en el Gobierno y el Opositor Partido Social Demócrata, Portugal saldría del euro no ha hecho más que echar leña al fuego en materia de inestabilidad. Las declaraciones en este sentido del ministro de Asuntos Exteriores de Portugal, Luis Amado, no fueron desmentidas por el primer ministro José Sócrates quien dijo comprender a su ministro de exteriores.

Mientras, el sábado, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, quien oportunamente se opuso a los anuncios de la UE de los acuerdos para la asistencia financiera de los países con problemas de pagos de deuda que castigarían a los inversores, volvió a la carga con la necesidad de un sistema de disciplina financiera que haga innecesaria una intervención de crisis.

Trichet que ha rechazado el concepto básico del paquete de asistencia financiera a los países en crisis que está en fase diseño, al mismo tiempo ha señalado que existe necesidad de un sistema disciplinario que incluya la exclusión del derecho de voto a lo países que incumplan con los objetivos de déficit. Sin embargo, en el caso de Irlanda el problema parece ser de otra naturaleza.

El Gobierno ha tomado medidas sumamente drásticas de recorte de gasto público y pese a ello se ha visto desbordado. El motivo central como se ha señalado tiene que ver con el saneamiento del sistema bancario. Pero acaso Irlanda podría soportar la quiebra de uno de los principales bancos de su sistema...

España, de alguna manera, debería ser capaz de mirarse en el espejo irlandés toda vez que el futuro de los activos bancarios españoles es más que incierto. La realidad económica internacional, que incluye el fracaso del G20, las sospechas de que existen serias posibilidades de que la crisis se vuelva a agudizar, llevan consigo la semilla de un mayor deterioro de las cuentas de la banca española, y en particular del incremento de los créditos incobrables. Si se tiene en cuenta que el saneamiento de las cajas de ahorros, por ejemplo, se ha hecho a unos tipos de interés poco sostenibles, el talón de Aquiles de la banca sigue siendo un factor de incertidumbre. Los recursos del FROB a un punitivo 8,5% anual no dan margen de alegría a las cuentas de resultados de los que tuvieron que solicitar recursos a ese fondo. Si se piensa que el coste tiene que ver con la necesidad política de afirmar que en España no había crisis en el sector bancario, la racionalidad del saneamiento pierde pie.

Entretanto, las decisiones que tomé la UE respecto de Irlanda sólo se harán visibles si las condiciones del mercado en su apertura de hoy o a lo largo de la semana se deterioran.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...