edición: 2865 , Viernes, 13 diciembre 2019
26/05/2014
Elecciones del 25M

La utilidad de las urnas como herramienta democrática, a debate durante las elecciones al Parlamento Europeo

Los comicios de ayer dividieron a los partidarios de la abstención como fórmula de protesta absoluta y a quienes reclaman votar para lograr `cambios´
El alza de la participación en Cataluña mantuvo en vilo a los internautas, ante un posible avance masivo del independentismo o una respuesta en su contra
ICNr

El desarrollo de las elecciones al Parlamento Europeo, con el foco puesto en el comportamiento del electorado español, se convirtió sin duda en la noticia clave del fin de semana en la web. Lo hizo desde todos los frentes posibles: los internautas valoraron la enorme abstención por parte de los ciudadanos –similar a la de otros comicios, pero poco esperada por muchos lectores-, lanzándose también a criticar nuevamente el bipartidismo y la corrupción que éste envuelve, y a defender la utilidad –o falta de ella- de negarse a acudir a las urnas. También hubo cabida para los argumentos de quienes se declaran abiertamente antieuropeístas, posicionados a favor de la salida de España del `tinglado´ comunitario. 

En un marco en el que los resultados finales se hicieron esperar –la jornada electoral finalizaba a las once de la noche en el caso de Italia, por lo que los primeros resultados no pudieron desvelarse hasta ese momento-, la jornada de ayer discurrió con el asunto de la participación como único goteo de información oficial hasta conocerse el desenlace. De ahí que muchos ciudadanos aprovecharan las noticias al respecto lanzadas desde el Ministerio del Interior para mostrarse a favor o en contra de quienes optaron por no acudir a las urnas, ya sea como señal de protesta o como fruto de la desidia que envuelve el proceso democrático tal y como está diseñado. 

¿VOTAR O NO VOTAR?

El caso de las elecciones en Europa es, quizás, el que más claramente representa la falta de interés de los ciudadanos españoles. La lejanía física y psicológica de los asuntos que allí se tratan, el escaso margen de maniobra con que cuentan los políticos españoles en Bruselas –el liderazgo indiscutible de Angela Merkel volvió a salir a relucir- y la inutilidad que muchos endosan a las políticas comunitarias en general –por lentas, burocráticas y lastradas en su esencia por intereses cruzados- se convirtieron en argumentos para justificar la negación del sufragio activo como herramienta verdaderamente democrática. También lo fue el sistema de funcionamiento político europeo tal y como está diseñado: el sueldo de los miembros de la Cámara (para muchos, totalmente desproporcionado) o la fuerte dependencia del Parlamento Europeo con respecto a las decisiones de la Comisión, son algunos de los puntos que llevaron a los internautas a negar la utilidad de la institución y, por tanto, a evitar participar en el `circo´ de su recomposición y en su revalidación teórica por otros cinco años. 

No es, justifican, cuestión de pereza, sino de total disconformidad con este sistema. `Lo que es injusto es que votes y hagan lo que les salga de las narices, te mientan, te manipulen, se aprovechen, sin que tu puedas hacer nada al respecto hasta pasados los cuatro años. Si votas les estás diciendo que aceptas su juego. Si no votas, les estás diciendo que no aceptas este sistema participativo, y pides que lo cambien´, aseguró un lector. `Llevamos unos cuarenta años votando y siempre ha sido igual, con crisis y sin crisis. ¿Por qué ahora sería distinto? En todos estos años no hubo una sola propuesta seria de promulgar leyes para acabar con la corrupción y la evasión de capitales, y daba igual qué partido gobernase´, sentenció otro internauta.

Del otro lado se encuentran los defensores a ultranza del ejercicio del derecho –o deber, según cada cual- de voto. De su lado, se argumenta que es imposible que las cosas cambien si `la gente no acude a las urnas´, y se defiende que los comicios europeos pueden ser, además, un perfecto termómetro de la voluntad de voto de los españoles de cara a las próximas generales en territorio nacional. Así, el hecho de que las elecciones al Parlamento Europeo se desarrollen mediante una única circunscripción –correspondiente a todo el territorio nacional- juega a favor de partidos tradicionalmente `aplastados´ por las infinitas circunscripciones provinciales en que se divide el mapa español para formar la Cámaras en España.  Es precisamente este sistema el que vienen criticando fuerzas como UPyD, cuyos votos se diluyen por la falta de apoyo necesario en cada circunscripción como para lograr escaños en cada una de ellas. 

Partiendo de esta base, el mayor voto a `fuerzas alternativas´ al PP y a PSOE en los comicios de ayer prometía servir como ensayo de cómo quedaría el mapa político español de cara a unas próximas elecciones nacionales si se restara el factor demoledor del sistema electoral de las elecciones a las Cortes. Además, prometía animar a los votantes a apoyar a nuevos partidos en un futuro si el resultado de los estos comicios les beneficiaba claramente. 

Pero para todo ello era necesario, tal y como pedían los lectores, acudir a las urnas para combatir el voto `tradicional´. `No votar al PPSOE´ se convirtió en una de las frases más repetidas en los comentarios vertidos ayer en la red, así como los llamamientos a acudir a las urnas sí o sí, y a no votar en blanco. `El voto en blanco y la abstención benefician al PP y el PSOE , lo sabe todo el mundo´, sentenció un lector, en la misma línea que otros muchos. `Los votos en blanco solo sirven si, unidos a los nulos, obtienen las dos terceras partes de todos los votos emitidos. Entonces se anulan las elecciones. Los que se abstienen, ni computan, ni valen para nada´, aseguró otro. En definitiva, para los defensores de los comicios, `votando es como se pueden empezar a cambiar las cosas´. Se recordó que `en las elecciones europeas no hay porcentaje mínimo para entrar en el reparto, y por tanto el voto en blanco tiene el mismo efecto en el reparto de escaños que el nulo o la abstención´. `Otra cosa es el significado que cada uno le da a estas opciones. Que algo se diga mucho no significa que se cierto´, apuntó un lector.

Dentro de la problemática de la abstención o el voto, uno de los puntos clave de la jornada fue sin duda la enorme participación registrada en Cataluña, de nada menos que diez puntos más que durante los anteriores comicios al Parlamento Europeo, celebrados en 2009. No es el único caso de auge en la participación –éste también se produjo, aunque en menor medida, en el País Vasco y en Navarra-, pero sí el más sonado, por su magnitud y por su relevancia política. Las opiniones de los internautas se dividieron durante toda la jornada entre quienes temían que ello se tradujera en un alza del sector independentista en Europa y quienes, al contrario, consideraban que los antiseparatistas habrían acudido en masa a votar para servir como contrapeso a las versiones más radicales de la gestión territorial. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...