edición: 3053 , Jueves, 24 septiembre 2020
14/11/2011
EL DEDO DE MADOZ

La venta del 30% de Galp Brasil a Sinopec ocasiona pérdidas a algunos 'hedge funds'

Carlos Schwartz

No parece que los fondos de alto riesgo hayan hecho su mejor operación con la portuguesa Galp y  esta vez su vertiente de alto riesgo ha sido precisamente eso, alto riesgo... y perdieron. En la última sesión de la pasada semana la petrolera portuguesa Galp y la china Sinopec anunciaron un acuerdo por el cual la última adquiría el 30% de Galp Energía de Brasil por un total de 3.600 millones de euros entre acciones viejas, una ampliación de capital y la asunción de deuda. Galp, al igual que el año pasado Repsol, puso a la venta una participación en su operación de prospección y extracción de las reservas en la cuenca de Santos a gran profundidad y en capas de presal. El resultado del anuncio a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) del acuerdo que valora los activos de Galp en Brasil en 12.500 millones de dólares provocó una caída de las acciones de Galp en el mercado de Lisboa del 10% después de haber bajado hasta un 13% en la apertura. La depreciación de los títulos ha sido interpretada como una decepción por el resultado final de la operación de venta que se viene arrastrando desde julio pasado.

Galp solicitó a Bank of America, JP Morgan y UBS una valoración de los activos para la venta. El proceso estuvo rodeado de fuertes rumores en materia de precios, y algunos analistas como fue el caso de Credit Suisse, avanzaron un precio de venta para los activos de entrte 3.200 y 3.600 millones de euros. Sin embargo varios fondos de inversión que tomaron posiciones sobre los valores de Galp centraron sus expectativas en un precio de venta bastante más alto que el que finalmente fue acordado. Los títulos de Galp tras el informe de Credit Suisse en junio tuvieron un proceso de subida que los llevó hasta los 16,45 euros el 30 de junio. Estos niveles, bastante más altos que los de principios de 2011, fueron el claro resultado de las estimaciones de los analistas que calentaron el valor de forma inusitada.

Los fondos de inversión que tomaron posiciones en ese momento sufrieron el viernes pasado fuertes pérdidas. Una fuente del mercado en Lisboa señalaba sin embargo que “Los fondos de inversión que tomaron las posiciones más grandes lo hicieron por debajo de los 13 euros por acción durante una corrección a comienzos de agosto”. En cualquier caso, la operación especulativa parece haber dado la espalda a buena parte de los fondos involucrados. La venta masiva de papel de Galp el viernes pasado al deshacer las posiciones tomadas hizo que al cierre las acciones cotizaran a 13,25 euros contra los 14,85 del cierre el día anterior. La mayor parte de las posiciones significativas fueron hechas por fondos de alto riesgo, hedge funds, que son los que están operando en el día a día no sólo en el mercado portugués sino también en la bolsa española y son responsables de las mayores fluctuaciones de precios.

Sinopec cerró el año pasado una operación de compra de una participación del 40% en Repsol Brasil con una inversión de 7.100 millones de dólares. La alianza estaba destinada también al desarrollo de pozos en aguas profundas en la cuenca de Santos. La operación con Galp hace de la petrolera china uno de los principales inversores extranjeros en ese sector en Brasil. De acuerdo con analistas del sector de la energía, China tiene previsto mantener el ritmo de inversión en el sector petrolero en América Latina en los próximos años. El país es uno de los principales consumidores de petróleo del mundo detrás de Estados Unidos y Reino Unido. La empresa brasileña de petróleo, Petrobras, es el socio de todas las operaciones de prospección en su territorio nacional y contribuye a la inversión en los proyectos de forma considerable.

De acuerdo con la empresa, su plan de inversión para el desarrollo de la exploración y explotación es del orden de los 225.000 millones de dólares para los próximos cinco años lo que la convierte en el mayor inversor corporativo a nivel internacional. La política de Petrobras contrasta fuertemente con la política de inversión en prospección, perforación y explotación de otras países en América Latina. El caso de Argentina es revelador por la notoria falta de recursos destinados a estos objetivos en comparación con la actividad del sector en Brasil. Si se compara el modelo de privatización de YPF en Argentina con el modelo de desarrollo de Petrobras en Brasil las diferencias saltan a la vista. No solo en el caso de Petrobras, sino también en el de la minera Vale do Rio Doce privatizada en 1992/93. La presencia del estado en ambas no ha sido obstáculo para el crecimiento en la explotación y producción, sino que muy por el contrario ha permitido el apalancamiento del capital de ambas sociedades. El caso argentino es llamativo en este sentido en la medida de que existen indicios claros de que la cuenca de Santos se extiende hacia el sur sobre las costas de Argentina y Uruguay.

No parece sin embargo que en estos dos últimos países haya recursos financieros para la aventura. Por otra parte, la semana pasada las negociaciones entre la empresa británica BP y el grupo Bridas - propiedad de la familia Bulgheroni y de China National Offshore Poil Company (CNOOC)- se desmoronaron después de meses de negociación. BP intentaba vender su parte de Pan American Energy, el segundo productor de petróleo del país detrás de Repsol a sus socios de Bridas. El fracaso de la operación ha resultado un duro golpe para la credibilidad del consejero delegado de BP, Robert Dudley. La petrolera británica se ha embarcado en un proceso de venta de activos considerados no estratégicos para pagar los costes del vertido de petróleo en el Golfo de México por el cual debe responder ante el Gobierno de los Estados Unidos. BP ha vendido hast el momento 26.000 millones de dólares en activos y ha elevado el objetivo de la cuenta de pago por el vertido hasta un total de 45.000 millones de dólares de acuerdo con la información difundida por la empresa el mes pasado. El fracaso de la operación que suponía ingresos por 7.000 millones de dólares ha hecho bastante más difícil alcanzar el objetivo de recaudación que se ha fijado mediante la venta de activos.

Mientras, en el frente de Portugal la petrolera italiana ENI sigue sin cerrar la venta de su participación del 30% en Galp. En junio pasado Petrobras y ENI dieron por fracasadas sus negociaciones para la compra por parte de la empresa de Brasil de la participación de ENI en Galp. El interés de Petrobras se centraba en los acuerdos potenciales con Galp para reforzar su presencia en África, en particular en Angola. La empresa petrolera angoleña, Sonangol, tiene una participación en Galp a través de su joint venture Amorim Energia con el empresario portugués Américo Amorim del 33%. Hasta ahora Galp ha frustrado los esfuerzos del gobierno de Luanda por incrementar su participación en Galp por encima de la participación conjunta con Amorim. La participación de Angola es a través de una compañía denominada Esperanza cuyos accionistas son Sonangol e Isabel dos Santos, la hija del presidente del país africano.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...