edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
19/10/2016

La volatilidad del crudo no mella las expectativas de los bancos que bajan provisiones pese al mercado

El secretario general de la OPEP pretende apuntalar los precios y dice confiar en un acuerdo
Carlos Schwartz
Apenas iniciada la semana, el barril de crudo perdió fuelle ante una mayor firmeza del dólar porque el petróleo se encarece para los importadores con monedas débiles. El West Texas Intermediate (WTI) cerró unos céntimos por debajo de los 50 dólares. También bajó el Brent en los mercados europeos, aunque se mantuvo por encima de los 50 dólares. Sin embargo, los operadores del mercado se han acostumbrado a los dientes de sierra y a la gran volatilidad del combustible en el último mes aunque destacan que los movimientos han tendido al alza y que los precios flotan por encima de los 50 dólares. La tendencia surge de un hecho aun sin materializar: los países exportadores de crudo y algunos grandes productores no miembros de la OPEP como Rusia han expresado un principio de acuerdo preliminar para limitar la producción. Sin embargo, los topes propuestos, entre 32,2 millones de barriles diarios y 33 millones de barriles diarios suponen en cualquier caso niveles muy altos en proyección histórica. Niveles quizá demasiado altos como para que el ajuste, el llamado equilibrio del mercado entre oferta y demanda, se haga a corto plazo.
El acuerdo para algunos analistas está muy distante y no se logrará sin fricciones. Irán e Irak han cuestionado las cifras que maneja la OPEP que son de fuentes secundarias como analistas y consultores y no obtenidas de forma directa. La cuestión es que Irán y Venezuela han señalado que las cifras difundidas por el cartel de exportadores al que pertenecen no reflejan su producción real. El presidente de la Compañía Nacional de Petróleo iraní dijo el lunes en Teherán que su país está produciendo 300.000 barriles diarios de crudo por encima de la cifra que le adjudica la OPEP. No se trata de una cuestión baladí porque el debate en la reunión de la OPEP el 30 de noviembre deberá establecer las cuotas de producción de cada país si se quiere fijar un límite y esa cuota se tiene que fijar sobre la producción real.

Mientras, el secretario general de la OPEP -el nigeriano Mohamed Barkindo- declaró esta semana en una conferencia internacional que el acuerdo alcanzado en Argelia a finales de septiembre era un punto de inflexión. El funcionario admitió que la OPEP no previó que alcanzar un equilibrio del mercado sin reducir la producción iba a extenderse tanto en el tiempo. El optimismo de Barkindo choca contra las evidencias de que ese equilibrio está aun distante y que alcanzar un acuerdo sobre límites a la producción no está garantizado. Algo similar ocurre con los ejecutivos de banca estadounidenses que analizan el riesgo de las petroleras. Es sorprendente el sentimiento próximo a la euforia que manifiestan los que estaban con la soga al cuello en febrero pasado por el efecto de la caída de los precios del crudo sobre la petroleras independientes estadounidenses a las que le dieron crédito ilimitado. La ola de quiebras disparó el riesgo de la banca que financió el desarrollo de la explotación del crudo no convencional. Para hacer frente a ese riesgo incrementaron las reservas destinadas a cubrir la morosidad en el sector. Esta semana varios bancos, entre ellos JPMorgan, Wells Fargo, Citi, redujeron las reservas para el sector petrolero convencidos de que el nivel de entre 50 y 60 dólares por barril podía considerarse estable.

JPMorgan anunció esta semana que bajaba las provisiones en 50 millones de dólares. La cifra en realidad es una minucia si se la pone en relación con la cartera de crédito concedido al sector de las petroleras independientes que son quienes realmente producen el petróleo y gas no convencional en las diversas cuencas estadounidenses. Los ejecutivos de banca afirman que ha comenzado a reanimarse el mercado de fusiones y adquisiciones, de financiación y refinanciación y de deuda.

El sentimiento se ha extendido a los inversores en renta fija. Los bonos de muy baja calificación y alto rendimiento de las petroleras independientes están cotizando de media a 94 centavos por dólar mientras que en febrero pasado cotizaban a 52 centavos por dólar. La prima de riesgo esta semana que deben mantener los bonos de alto rendimiento del sector energético para atraer inversores es de 5,8 puntos porcentuales sobre el rendimiento de los bonos del Tesoro. Esta es la prima más baja desde finales de 2014. A mediados de febrero la prima era de 19,7 puntos porcentuales. “El rebote de los precios del petróleo desde los mínimos de febrero pasado está animando al mercado del crédito y los bonos del sector energético, lo que ha supuesto un alivio considerable para la banca que tiene recursos comprometidos con el sector”, afirma una fuente de una petrolera integrada que añade: “Sin embargo puede ser un poco pronto para festejar”.

Algunos analistas expresan una opinión más cautelosa, sino pesimista, y afirman que los precios de las materias primas se han recuperado de sus niveles más bajos y también lo ha hecho el precio del crudo, pero sin alcanzar una cota que haga despreciar el riesgo. Los niveles de cotización en los mercados de WTI y de Brent no son lo suficientemente altos como para aventar el riesgo de insolvencia en el corto plazo incluso a 60 dólares el barril señalan y se preguntan porqué hay tanto optimismo si los fundamentos del mercado no han cambiado radicalmente. Las empresas de calificación de riesgos se mantienen vigilantes y no participan de la euforia de los banqueros.

Esperan que la ola de quebrantos siga su curso a menos que el precio del crudo realmente remonte vuelo. Algo poco probable, estiman. “El gran riesgo es que la reunión de la OPEP a finales de noviembre no logre cerrar un acuerdo. En ese caso el precio del barril se va a desplomar una vez más con consecuencias graves para el mercado y las petroleras... ni que hablar de su efecto para los bancos”, afirma un operador del mercado del crudo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...