edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
31/01/2013
OBSERVATORIO DE COYUNTURA

La zona del euro se mantiene estancada

SERVICIO DE ESTUDIOS DE `la CAIXA´

La zona del euro entró en recesión en el tercer trimestre de 2012, por segunda vez en cuatro años. En concreto, el PIB de la eurozona retrocedió un 0,1% en el tercer trimestre de 2012, tras una contracción del 0,2% en el segundo y un crecimiento nulo en el primero.

En términos interanuales, la tasa se situó en el -0,6%, empujada por la debilidad de la demanda interna, cuya contribución al crecimiento del PIB fue de -2,3 puntos porcentuales. Por otro lado, la demanda externa mantuvo su aportación positiva en 1,7 puntos porcentuales.

La inversión fue la principal responsable de la caída de la demanda interna, con una tasa de variación intertrimestral del -0,7%. Desde el año 2007, la inversión privada ha retrocedido un 16,6%. La falta de inversión por un periodo prolongado de tiempo puede acabar teniendo consecuencias perniciosas para la economía al ser este componente un motor fundamental para el crecimiento. De este modo, el diseño de políticas que estimulen la inversión puede ayudar a dinamizar la actividad económica.

Por otro lado, el consumo privado mostró un crecimiento nulo en el tercer trimestre. La falta de dinamismo del consumo privado es consecuencia principalmente del retroceso en la renta disponible de las familias, que se ha visto mermada por la mala evolución del mercado laboral. La tasa de paro de la zona del euro de octubre se incrementó una décima hasta el 11,7%, y siguió así su trayectoria ascendente iniciada en el mes de junio de 2011. La evolución negativa del mercado laboral reduce la capacidad de consumo de los hogares y ello se nota en la ausencia de presiones inflacionistas. En efecto, en el mes de noviembre, la tasa de inflación bajó tres décimas, hasta el 2,2% interanual.

Por lo que respecta al último componente de la demanda interna, el consumo público, mostró un ligero retroceso, del 0,2% intertrimestral, como resultado de los esfuerzos de consolidación fiscal en marcha en varios países de la zona del euro.

En cuanto a la demanda externa, el comportamiento de las exportaciones mostró un avance del 0,9%, mientras que el de las importaciones fue del 0,2% intertrimestral. Este patrón, en el que las exportaciones superan las importaciones, se viene observando desde 2010. El sector exterior está contribuyendo de forma sostenida y significativa al crecimiento del PIB desde hace ya más de dos años. Dos factores, principalmente, explican esta evolución. Por un lado, la debilidad de la demanda interna, especialmente de la inversión, mantiene deprimidas las importaciones. Por otro lado, la solidez de la demanda exterior de la zona del euro ha permitido incrementar las exportaciones.

De cara al cuarto trimestre de 2012, los indicadores adelantados sugieren que la recesión no se está acelerando. Aunque siguen en zona de declive, su evolución ha ido mejorando con el transcurso del trimestre. Así, en el mes de octubre marcaron niveles mínimos, noviembre fue un mes de impasse y, en diciembre, se movieron al alza. Por ejemplo, el índice PMI de gestores de compras en octubre y en noviembre se mantuvo por debajo del registro del tercer trimestre debido, en gran medida, a la caída del subíndice de servicios. Por el contrario, en el mes de diciembre subió hasta los 47,3 puntos, su máximo en los últimos nueve meses.

La evolución de los indicadores para la economía alemana sigue un patrón similar. La encuesta empresarial Ifo, después de marcar un mínimo de 100 en el mes de septiembre, subió hasta los 101,4 en octubre y volvió a ascender, hasta los 102,4, en diciembre. También destaca la positiva evolución del componente de expectativas en el mes de diciembre, lo que permite acabar el año con un tono optimista para la economía germana.

Por su lado, el indicador de sentimiento económico de la Comisión Europea se incrementó en 1,4 puntos en noviembre hasta los 85,7, impulsado por la confianza de la industria, que aumentó significativamente por primera vez desde febrero. El indicador de clima empresarial, también de la Comisión Europea, en noviembre anotó igualmente un incremento de 0,4 puntos hasta los -1,2. Por el lado de la demanda, el índice de confianza del consumidor se deterioró en octubre y noviembre, pero en diciembre registró un ligero ascenso, hasta los -26,6 puntos, estabilizándose en niveles de mayo de 2009. Se confirma así que la actividad sigue en retroceso en el cuarto trimestre, pero no hay indicios de que la recesión se esté agravando.

Respecto a la evolución macroeconómica a medio plazo, el Banco Central Europeo (BCE), en su informe de diciembre, rebajó sustancialmente el crecimiento de la zona del euro para 2013, concretamente en 8 décimas, hasta el -0,6%. Esta previsión está claramente por debajo de la del consenso de analistas, que en promedio se sitúa en el -0,1%. Además, el BCE advierte que existen riesgos a la baja en esta previsión. En particular, se señala que el principal riesgo sigue siendo la incertidumbre acerca de la resolución de la crisis de la deuda soberana y de las cuestiones de gobernanza de la zona del euro. En este sentido, el BCE urge a los Gobiernos a adoptar medidas para seguir reduciendo los desequilibrios presupuestarios y estructurales y avanzar en la reestructuración del sector financiero. Estos serán, sin ningún lugar a dudas, los factores determinantes para que la recuperación pueda despegar en los próximos trimestres.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...