edición: 2809 , Lunes, 23 septiembre 2019
10/09/2019

La actividad industrial muestra un mal comportamiento global con especial énfasis en el automóvil

Los índices de actividad por sectores publicados por IHS Markit dan soporte a los temores empresariales
Un escenario por el cual las principales fuerzas políticas de España manifiestan un desprecio profundo, como si su acción fuese ajena al creciente deterioro de la economía
Carlos Schwartz
El estancamiento de la actividad industrial o su retroceso liso y llano en diversos sectores están detrás de la creciente especulación sobre una desaceleración de la actividad económica internacional, de acuerdo con datos globales del mes de agosto. Los ejecutivos de compras de las principales industrias a escala internacional muestran un escenario de contracción con índices por debajo de 50, el umbral que refleja una caída en la actividad. El mal comportamiento generalizado de las manufacturas se ha convertido en el principal elemento de la desaceleración económica internacional. La preocupación de los gobiernos y de las autoridades monetarias se ha visto alimentada en los últimos meses por estos indicios. Los índices europeos sectoriales de los gerentes de compra (PMI), basados en más de 8.000 empresas en 11 países distintos, muestran tendencias cruzadas en diversos sectores. Cinco categorías dentro de las manufacturas europeas han mostrado “notables contracciones en la producción” encabezados por Metales y Minería, Automóviles y auto partes. 
Este último sector ha mostrado en Europa una contracción menor en agosto respecto de julio, lo que puede indicar una tendencia a la mejoría tras muchos meses de caída, al igual que el sector de la industria química y bienes industriales, de acuerdo con el informe de actividad global de la consultora. Sin embargo la contracción se aceleró en metales y minería, en actividad forestal y papel al igual que en construcción e ingeniería. Los sectores de Medios de comunicación, Inmobiliarias, y Farmacéuticas y biotecnológicas han registrado una nueva caída en su actividad tras un repunte en julio. 

En materia de actividad global, las malas perspectivas se han concentrado en la industria del automóvil que en su actividad de conjunto alcanzó una caída cercana al récord en el mes de agosto. El índice para la actividad global de la industria del automóvil registró su cuarta peor caída desde que se inició la serie en 2009. Son datos de esta naturaleza, registrados por las autoridades económicas de cada país y sus bancos centrales, antes que por las estadísticas privadas, las que alimentan la posibilidad de nuevos paquetes de estímulos por parte de los principales bancos centrales del mundo. Un escenario por el cual las principales fuerzas políticas de España manifiestan un desprecio profundo, como si su acción fuese ajena al creciente deterioro de la economía internacional y la necesidad de adoptar medidas urgentes en varios frentes empezando por una, desde hace años, inexistente política industrial.

Un indicador complementario de la debilidad industrial es la encuesta de usuarios globales de acero. Las industrias consumidoras de acero se mantuvieron a lo largo del mes de agosto en territorio negativo. El grado de deterioro de su actividad mejoró respecto del mes de julio. Una caída más ligera en la producción contrastó con una desaceleración de la caída en las órdenes de clientes y el primer incremento mensual en la contratación de trabajadores en un año. La debilidad de la demanda ha desembocado en una reducción en los cargos por producción a la tasa más rápida en tres años, mientras que las presiones inflacionarias sobre los costes registraron su punto más bajo en 42 meses. 

El Índice PMI Global de Consumidores de Acero desestacionalizado -un indicador compuesto diseñado para dar una visión precisa de las operaciones de las industrias identificadas como grandes usuarias de acero- aumentó en agosto hasta 49,5 comparado con 48,7 en julio “indicando una declinación marginal en las condiciones operativas” de acuerdo con el informe de este sector. El registro ha extendido el periodo de declinación ininterrumpida a 11 meses. La leve recuperación en agosto respecto de julio se debe a una mejoría en la actividad de los consumidores de acero en Asia. Por el contrario las industrias consumidoras de acero empeoraron en Europa y Estados Unidos. En este último país, la industria consumidora de acero mostró su mayor contracción en 10 años. 

La producción de las industrias grandes consumidoras de acero cayó a escala global por segundo mes consecutivo, con una aceleración respecto de la tasa de julio. Los niveles de producción se incrementaron sólo dos veces en el último año. Las nuevas órdenes cayeron a lo largo del mes aunque la tasa de caída se desaceleró levemente. La demanda de los bienes producidos por los consumidores de acero registró una aguda caída en Estados Unidos. También los consumidores europeos de acero sufrieron una agudización en la caída de la demanda de sus productos debido a la sostenida debilidad del mercado.

El Índice Global de la industria manufacturera de IHS, a consecuencia del comportamiento de los diversos sectores que lo componen, se mantuvo por debajo de 50 por cuarto mes consecutivo en agosto, lo que representa el periodo más prolongado en los últimos siete años. Los volúmenes de bienes exportados a nivel global se contrajeron el 1,4% en junio comparado con el mismo mes un año antes, de acuerdo con los datos de la Oficina Holandesa CPB de Análisis de Política Económica. 

A los economistas dedicados al análisis de la actividad internacional les llama la atención la desaceleración de los intercambios comerciales internacionales, que vinculan a la caída de la demanda en la producción industrial, y como consecuencia motivan la contracción de la actividad manufacturera. Uno de los elementos que les sorprende es que no hay registros de una desaceleración del comercio mundial fuera de una recesión global. Esto les ha llevado a especular con la guerra comercial entre Estados Unidos y China como un elemento que actúa precipitando la desaceleración global de la actividad económica. 

Puede que este sea un elemento que resta dinamismo a la actividad comercial internacional. Sin embargo, la caída de la demanda de automóviles en China, no es el resultado de la guerra comercial con Estados Unidos sino de la caída de la demanda en ese país. Lo mismo se puede decir de España.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...