edición: 3097 , Viernes, 27 noviembre 2020
14/10/2020

La AIE augura el fin del incremento global de la demanda de petróleo en la próxima década

Señala que sólo se reducirá el uso intensivo de combustibles fósiles si hay un esfuerzo de los gobiernos
Carlos Schwartz
La Agencia Internacional de la Energía (AIE) señala en su Panorama Mundial de la Energía para 2020 que la crisis que acompañó a la Covid-19 ha causado más estragos que cualquier otro acontecimiento en la historia reciente en el sistema global de la energía, dejando cicatrices que durarán en los años por venir. “Pero que esta conmoción ayude en última instancia o impulse los esfuerzos para acelerar la transición hacia energías limpias y se alcancen los objetivos internacionales de clima y combustibles, dependerá de cómo los gobiernos respondan a los retos de hoy”, señala el informe. Éste analiza y hace un pronóstico para la próxima década explorando distintas vías de salida a la crisis actual. El documento incorpora los últimos análisis de la AIE sobre el impacto de la pandemia: la demanda global de energía caerá un 5% en 2020, las emisiones de CO2 relacionadas con la energía caerán un 7% y las inversiones en el sector se van a contraer un 18%. La Agencia encara su informe sobre la base de cuatro posibles escenarios para establecer cómo puede evolucionar el sector. En los que se refiere al Escenario de Política Energética Declarada, es decir el que refleja las intenciones y objetivos declarados en esta materia por los Gobiernos la demanda global de energía rebota hasta sus niveles previos a la crisis a comienzos de 2023.
Sin embargo, esto no ocurriría hasta 2025 en la eventualidad de que la pandemia se prolongue y la caída económica sea mayor de lo estimado, situación que se refleja en el escenario de recuperación retrasada. Un crecimiento más lento de la demanda reduce las perspectivas de un aumento de los precios del petróleo y el gas comparado con sus tendencias previas a la crisis. Pero las grandes caídas en la inversión aumentan las probabilidades de una gran volatilidad en los mercados. En todos los escenarios analizados por la Agencia las energías renovables ocupan un lugar preponderante, y dentro de ellas la energía solar es central. Las políticas de apoyo y la maduración de las tecnologías permiten un acceso barato al capital en mercados punteros.

Las infraestructuras fotovoltaicas solares son en la actualidad más baratas que las nuevas centrales térmicas de carbón o gas en la mayoría de los países, y los proyectos solares ofrecen algunos de los costes de electricidad más bajos de la historia. En el escenario basado en las políticas declaradas las renovables suplen el 80% del crecimiento de la demanda global de energía en la próxima década. 

La energía hidráulica sigue siendo la principal fuente de energía renovable, pero la fotovoltaica se convierte en la principal fuente de crecimiento, seguida de la eólica en tierra y 'off shore' por ese orden. “Veo a la energía solar convertirse en el nuevo rey de los mercados internacionales de la electricidad. De acuerdo con los objetivos políticos actuales, está en camino de establecer nuevos récords para su despliegue año a año a partir de 2022”, de acuerdo con el director ejecutivo de la AIE, Fatih Birol. “Si los Gobiernos y los inversores incrementan sus esfuerzos en relación con las energías limpias en línea con nuestro Escenario de Desarrollo Sostenible el crecimiento de la generación solar y eólica sería aún más espectacular -y muy alentador para superar el reto del cambio climático”, añadió. 

De acuerdo con la Perspectiva Mundial de la AIE un fuerte crecimiento de las renovables debe ir acompañado de una importante inversión en el desarrollo de las redes de transmisión. Sin la adecuada inversión, las redes se manifestarán como un eslabón débil en la transformación del sector de la energía, con implicancias para la fiabilidad y seguridad del suministro de electricidad. Por su parte los combustibles fósiles hacen frente a diversos retos. En el Escenario de las Políticas Energéticas Declaradas la demanda de carbón no regresa a sus niveles previos a la crisis, mientras que su cuota en la mezcla de energías caería hasta el 20% del total en el 2040 por primera vez desde la Revolución Industrial. 

Por el contrario la demanda de gas natural crece de forma significativa, en particular en Asia, mientras que el petróleo se mantiene vulnerable a las grandes incertidumbres económicas que resultan de la pandemia. “La era del crecimiento de la demanda mundial de petróleo tocará a su fin en la próxima década”, afirmó Birol. “Pero sin un cambio significativo en las políticas de los gobiernos, no hay signos de una rápida declinación. De acuerdo con los objetivos políticos actuales, un rebote económico global volvería a empujar la demanda de petróleo hasta los niveles previos a la crisis”, añadió.

El informe apunta que los efectos de la pandemia han afectado a las economías más atrasadas de forma acusada. “Los efectos de la crisis se sienten más entre los más vulnerables”, señala el informe que estima que se han revertido varios años de caída del número de personas sin acceso a la electricidad en el África Subsahariana. Al mismo tiempo un fuerte aumento de los niveles de pobreza puede haber dejado sin recursos para acceder a los servicios básicos de la electricidad a más de 100 millones de personas que ya tenían conexión con la red eléctrica en su hábitat. Las emisiones globales van a regresar a sus niveles previos a la crisis de forma más lenta que en 2008/2009 “pero el mundo está aún muy lejos de una recuperación sostenible. Un cambio de paso en las inversiones en energías limpias ofrece una posibilidad para empujar el crecimiento económico, crear empleo y reducir emisiones.

Este enfoque no ha ganado aun terreno de forma prominente en los planes propuestos hasta la fecha, excepción hecha de la Unión Europea (UE), Reino Unido, Canadá, Corea, Nueva Zelanda y un pequeño grupo de otras naciones” de acuerdo con el informe. En el Escenario de Desarrollo Sostenible, que apunta como poner al mundo en el camino de alcanzar los objetivos de energía sostenible de forma acabada “la completa implementación de los Planes de Recuperación Sostenible de la AIE mueven la economía global de la energía hacia una senda pos crisis diferente. Además del rápido crecimiento de la energía solar, eólica y tecnologías de eficiencia energética, los próximos 10 años verán un significativo incremento de la captura de hidrógeno y carbono, su utilización y almacenamiento, y un nuevo empuje en el sector de la energía nuclear”. La realidad es que si de algo no adolece este largo informe es de un poco de humildad y la consideración de que los escenarios propuestos están sujetos a variables que hacen que cualquier pronóstico de largo plazo sea una verdadera aventura. La AIE parece haber desplegado la bandera del optimismo en un momento de clara incertidumbre global tan abajo en el asta que se le puede caer de la mano en cualquier momento.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...