edición: 2746 , Martes, 25 junio 2019
12/04/2019
banca 
Exceso de competidores y de negocio no regulado

La banca a la sombra, principal temor del BCE ante la amenaza de una nueva crisis

La insistencia del regulador europeo para que el sector financiero contemple operaciones de concentración, puede ser la pista que indica la proximidad de dificultades
Juan José González
El sector bancario europeo parece entender el lenguaje de los responsables del regulador bancario europeo. Pero advierten un mensaje cifrado que no terminan de traducir. Desde el BCE se ofrece un menú tan preciso como limitado y concluyente: la nueva regulación y el exceso de competencia no dejan lugar a dudas, obliga al sector a reducir costes y tamaño, a cerrar definitivamente o a fusionarse. Entre las tres opciones deben elegir las casi 6.600 entidades financieras de la Eurozona. Pero ante la ausencia de iniciativa de los señalados, las autoridades bancarias han decidido dar un paso adelante y sugerir al sector la necesidad de elegir uno de los platos del menú, deberían ser más atrevidas y valientes y ser capaces de transmitir, por ejemplo, a las autoridades alemanas, que no son tiempos para mantener 1.702 bancos, el 26% del total de entidades financieras de la Unión Europea (6.596 bancos). Más sencillo debe ser el mensaje para las autoridades de Polonia, con 664 entidades de las cuales el 57% opera con números rojos desde la crisis de 2008. O Austria, con 615 bancos y una cifra similar a la de sus colegas polacos en resultados negativos. España no está en mal lugar en ese abundante y desmesurado `ranking´ porque en el fondo, el mensaje del BCE tiene una segunda derivada de peligro y riesgo que es la que en realidad preocupa al supervisor.
En una ocasión el hoy vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, advirtió sobre la necesidad de adaptarse a la nueva normativa europea en solvencia y seguridad, dos criterios que en su opinión no se cumplían en la mitad de las 6.596 entidades financieras que operan en el continente. Sabido es que en los últimos diez años el número de bancos europeos ha descendido a un ritmo moderado e suficiente como para afirmar que el sector se ha adaptado a las nuevas circunstancias. Que en diez años haya desaparecido el 23% de las entidades de crédito europeas podría parecer abundante pero según las autoridades bancarias de la UE es insuficiente.

A la hora de cuantificar ajustes, España se ha mantenido en un puesto `con dignidad´, como señala un informe de Eurostat, que recoge las 207 entidades de crédito en un sistema financiero donde el 75% del negocio bancario se concentra en tan sólo doce entidades. Unas cifras las españolas que pueden ser engañosas si se tiene en cuenta el otro ajuste, el de personal, donde la banca española figura detrás de la alemana, de la francesa, la británica y la italiana por número de trabajadores. Una cifra que sigue bajando en todos los casos mencionados. Se diría que es un sistema bancario en vías de mayor ajuste.

En medios de la autoridad bancaria europea recuerdan que hace unos años enviaron al sector un mensaje de advertencia sobre los riesgos de la operación que muchas entidades pusieron en marcha: en vista de que la nueva regulación les resultaba incómoda y exigente y obligaba a sacrificios costosos, muchas entidades decidieron tirar por el camino de en medio y trasladando buena parte de sus negocios a entidades fuera de balance, evitando cumplir los requisitos de la normativa europea.

Después de una década de existencia de ese "nuevo modelo de negocio" (conocido como banca a la sombra) el sector continua sufriendo los dos principales inconvenientes que señala el regulador: exceso de competidores (de competencia) que pone en riesgo los márgenes y la `huida´ de parte del negocio hacia productos y actividades fuera de balance. En realidad, la línea del BCE en este sentido ha sido siempre la misma, tan homogénea como insistente, pero tan sólida como vulnerable, en la medida en la que las entidades han hecho caso omiso de advertencias y sugerencias de todo tipo.

En el fondo, el mensaje del regulador bancario europeo, persistente y tozudo, de la misma forma que rehusado y repelido por la mayoría del sector bancario, ya ha sido descifrado por todos los bancos europeos, y no es otro que el temor del BCE al sistema bancario en la sombra, ese catalizador en su día de la crisis financiera de 2008, el mismo que conforman las instituciones que operan como bancos, dan crédito como bancos e invierten como bancos pero que no están reguladas como bancos. Cabe interpretar que, dada la intensidad de los últimos mensajes del supervisor bancario, el peligro de una nueva crisis financiera no debe andar muy lejos. De ahí que 6.600 bancos, sean muchos; que más de la mitad estén en pérdidas, sea demasiado, y que el resto, con dificultades para salvar los márgenes estén obligados a escuchar el sutil idioma del banquero central.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...