edición: 3056 , Martes, 29 septiembre 2020
02/09/2019
banca 
Alerta bancaria: ingresos por comisiones se estancan

La banca aplicará diferentes comisiones a los clientes `vip´ y `estándar’, según su rentabilidad

Los clientes pasarán a clasificarse según su aportación al negocio de la entidad financiera, lo que determinará también un diferente nivel de comisiones
Juan José González
Los ingresos por comisiones, algo más de 11.000 millones de euros en la primera mitad del ejercicio de 2019, es el criterio que seguramente va a servir al sector bancario para marcar las diferencias de política de tratamiento (o diferenciación) de los clientes. Porque la caída de los ingresos en ese capítulo, ligeramente inferior al registrado un año antes, obliga al sector a tomar la iniciativa y aplicar, por primera vez en la historia, un diferente tratamiento de la clientela en función de varias variables. Lo cierto es que el sector no contaba con la menor actividad de la clientela en operaciones en el primer semestre, siendo una sorpresa que los ingresos por comisiones se hayan prácticamente frenado (con una ligera bajada respecto al mismo semestre del año antes) en la primera parte del año. Y la volatilidad en los mercados, unida al freno obligado al que han llevado las noticias sobre el frenazo en el crecimiento económico, han influido en la menor actividad de las operaciones de clientes. Los tipos bajos, incluso negativos en algunas operaciones, ha sido el escenario que ha provocado la caída sin paliativos del negocio bancario y por ende de los ingresos por operaciones, por comisiones. Todo lo cual ha motivado la puesta en marcha de una nueva política en el sector, tendente a clasificar el cliente en función de parámetros más estrictos de rentabilidad y, por tanto, de retribución o descuento de comisiones.
Las primeras cifras sobre la actividad -decreciente- del sector bancario en la primera parte del año ha hecho mella en los cuarteles generales de la banca, que prepara medidas inminentes para aplicar a la clientela. Para empezar, los ingresos por comisiones registrados en el primer semestre del año, ligeramente por debajo del mismo período que el año antes, cuando se esperaba un leve aumento (pero aumento) entre el 2% y el 2,5%, ha confirmado la reducción de la actividad de las operaciones de clientes que generaban tradicionalmente un aumento sostenido de los ingresos por comisiones.

Y el semestre pasado no ha roto la regla porque la excepción, los intereses por debajo del cero, es decir, negativos, parece haber influido de forma efectiva en la operativa de los particulares. Que las operaciones típicas de los clientes no hayan generado por sí mismas, es decir, individualmente, las comisiones suficientes para asegurar que estas han crecido a un ritmo superior al de semestres pasados, no significa que el sector bancario haya perdido posiciones en el capítulo de los ingresos por sino que, incluso, en algún caso -en algún banco- el efecto haya sido el contrario.

La explicación puede estar en el aumento de los ingresos por comisiones experimentado por algunas entidades en el capítulo de las originadas en algunos productos como por ejemplo los fondos de inversión y los fondos de pensiones, auténtico caladero de comisiones para el negocio bancario donde el sector bancario ya sabe pescar con destreza y eficacia. Pero lo determinante a partir de ahora, con los datos analizados del primer semestre de este período largo de tipos bajos y negativos, es que la política de comisiones en la banca va a sufrir a partir de ahora un vuelco significativo, un cambio que se podrá confirmar en los próximos meses.

Apuntan en el sector como efecto más llamativo y novedoso del cambio el diferente tratamiento de las cuentas del cliente en función de su vinculación con el banco, algo que no es nuevo en el sector y que ya tuvo su verdadera explosión y máxima expresión en la política de pasivo del Banco Santander en su "Cuenta 1,2,3" y que fue seguida a diferente distancia y con menor ruído por el resto del sector. Diferente tratamiento de las cuentas que se reflejará en la práctica en la distinción o clasificación de la clientela en dos grandes grupos: los clientes "vip" o "preferentes", clientela con fuerte vinculación a través de otros productos, mayor tiempo de permanencia y ratio de fidelidad a la entidad, y los "estándar" o clientes con menos productos, saldos más bajos y permanencia o ratio histórico menor. 

La diferencia entre unos otros puede ser significativa, puesto que mientras los primeros, los "vips" o "preferentes" seguirán recibiendo el mismo tratamiento en comisiones e, incluso, podrán beneficiarse de la eliminación de algunas de ellas los "estándar", en cambio, verán cómo algunos de los servicios básicos que hasta ahora no conllevan la aplicación de comisión, pasan a tener un precio mínimo, pero precio. Es el caso de la solicitud de información por saldo o por ingresos en cuenta considerados como "menores". En todo caso, la clientela pasará, en adelante, a figurar en una u otra categoría en función de una ratio de rentabilidad del cliente que, según los bancos puede variar entre el 1% y el 2% de rentabilidad por cliente.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...