edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
22/03/2019
banca 
Entre la reputación y la tecnología

La banca deberá ajustar sus modelos de negocio y eliminar los productos con pérdidas

El Banco de España propone modelos que generan rentabilidades recurrentes y desechen las actividades no rentables
Juan José González
Se quejan los accionistas por la baja cotización bursátil de sus inversiones, la clientela por las comisiones y los supervisores mantienen un cerco sobre el sector por la falta de rentabilidad. No hay forma de avanzar, opinan en varias entidades. Se dice que el problema capital es la baja rentabilidad, pues sin ella es imposible que crezca el negocio bancario como tampoco que suban las cotizaciones bursátiles. En medio del problema se sitúa ahora mismo la sensación generalizada de que la concentración bancaria puede ser la solución a todos los problemas que sufre el sector, al menos, los relativos a la rentabilidad. Otro asunto es la reputación y las inversiones en tecnología, al parecer, los dos temas que ocupan tres cuartas partes de la actividad de un banco en estos momentos. Así que manos a la obra, las entidades se concentran en el dibujo de sus modelos de negocio, bien como plataforma de servicios y productos, los especialistas y los tecnológicos. Todos confiesan que hoy día hay que hacer de todo, lo cual puede ser una realidad o en realidad un problema. Todo pasa por elegir el modelo de negocio adecuado.
El origen del cambio de actitud respecto al modelo bancario partió, asegura un alto directivo, de aquellas palabras de la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, con motivo de su presentación en público en octubre del año pasado. Fueron palabras claras y rotundas las que formaban aquel discurso. Decía Delgado que los modelos de negocio más indicados, como es obvio, son aquellos que generan rentabilidades recurrentes, siendo estas la base de la generación orgánica de capital. Quien más quien menos se puso entonces manos a la obra.

El sector vivió un ejercicio complicado, el pasado, de los peores que recuerdan en alguna entidad. Tras años de lucha para salir de la crisis, la mayoría de ellas se encontró con la competencia creciente de las plataformas tecnológicas, con Amazon prestando dinero, Google y Apple a punto de hacer lo propio. La concentración del sector seguía su camino (hasta el 72% de los activos del negocio en poder de los cinco mayores grupos en 2017). El episodio de las hipotecas fue la gota que colmó un vaso repleto de problemas y situaciones adversas para el sector.

El enfado de clientes, inversores y supervisores iba en aumento conforme se acercaba el final del ejercicio 2018. Y aunque lo cierto era que los cinco bancos cotizados mejoraron en sus resultados, sólo con la excepción del sexto, el Sabadell, por problemas puntuales con su filial británica TSB, la competencia y la presión de los supervisores y de la reputación, se convertían en incómodos elementos para el avance. Fue en ese momento clave cuando las palabras de Margarita Delgado sonaron como una voz que indicaba el camino a seguir. Además de las referencias al modelo de negocio, la subgobernadora Delgado animó al sector a fijar adecuadas políticas de precios, coherentes y que garanticen que lo que se cobra por un servicio o producto responde al coste total. 

Según Delgado, la banca tendría que seleccionar mejor en adelante las actividades que generasen beneficios recurrentes, eligiendo las más rentables y desechando las que diesen pérdidas. El ejercicio de selección se producía en un momento delicado, en plena batalla judicial con un Gobierno beligerante que emitió su fallo adjudicando los gastos hipotecarios a la banco y que, de paso, se mantuvieran los precios de los préstamos. Momento delicado pues el sector vivió un incendio a cuenta del golpe de reputación surgido por las diferentes opiniones y criterios del Tribunal Supremo y del Gobierno central.

Convertida la reputación en el núcleo central del malestar público con el sector bancario, sus dos patronales se pusieron manos a la obra en un intento de salvar los muebles ante la avalancha de críticas y agravios, provocadas por la "crisis de las hipotecas". Sin embargo, los tiros parecen venir de otra dirección y la banca parece estar más preocupada en buscar el modelo de negocio más eficaz, que reclamaba Delgado desde el Banco de España. Los tiros apuntan a los ecosistemas, a la banca digital donde hoy tienen situadas sus inversiones Amazon, Google o Facebook porque serían estos los tenedores de los nuevos modelos de banca. Al parecer los clásicos, las viejas y pesadas estructuras bancarias de los grandes costes son los modelos a desechar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...