edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
15/07/2020
banca 
Resultados trimestrales de la pandemia

La banca española encara un nuevo semestre tras dejarse la mitad del beneficio en el primero

Algunas entidades ya han calculado que los ingresos procedentes del negocio de trading podrían compensar la caída de los originados por los préstamos a las empresas y particulares
Juan José González
La próxima semana habrá novedades. Los bancos españoles comenzarán la ronda de presentación de resultados trimestrales, primeros que recogen en su totalidad los efectos de la pandemia. La noticia estará focalizada en las cuentas de resultados de los seis más grandes bancos del sistema financiero español. En principio, los resultados auguran una caída sustancial de los beneficios previstos para el año cuando todavía se desconocía el horizonte que estaba a la vuelta de la esquina. En líneas generales, los primeros análisis sobre la previsión de resultados auguran una caída de los beneficios entre el 47% y el 60%, lo que viene a dar una idea aproximada del grado de deterioro de los resultados en esta primera parte del año. Una caída que supone ceder la mitad de los beneficios o, dicho de otra forma, el precio de la pandemia se ha cobrado la mitad del resultado antes de impuestos del sector bancario en la primera parte del año. Un desplome que no por esperado resulta menor si se tiene en cuenta que los efectos de la crisis todavía no han remitido sino que, al contrario, la sensación generalizada en el sector es que lo peor para las cuentas estaría por llegar. Y en este sentido, las entidades temen un segundo semestre con problemas de morosidad, impagos y quiebras. Mientras tanto, la banca española encara esa segunda parte del año "terrorífica" -según apunta un analista- armándose de provisiones, "es el antiviral más eficaz, en principio" -añade- y que en el segundo trimestre del año se acercaron a los 6.500 millones de euros.
Es una cantidad considerable si se tiene en cuenta que la `velocidad crucero´, a razón de 2.100 millones al mes, es también una novedad en el sector que ni siquiera registró esa cifra en tiempos de la anterior crisis. Y sin embargo, resulta ser inferior a las provisiones para insolvencias realizadas en el primer trimestre de 8.200 millones de euros. Si entonces la valoración del riesgo de caída del sector era de 8 sobre 10, ahora, sin embargo, se ha reducido a 5 sobre 10, lo que parece coincidir con la idea (a contrastar con la realidad cuando se presenten los resultados) de una caída a la mitad de los beneficios esperados. 

Quizá una de las escasas luces de esperanza para los gestores bancarios sea la que se desprende de una `recuperación´ de algunas posiciones que afectan a las cuentas como son el coste del capital, del riesgo o la calidad de los activos, que habrían producido un efecto de recuperación de los resultados intertrimestrales superior al 15%. El trimestre parece haberse caracterizado por una actividad ligeramente distinta a la de otras situaciones normales, situándose más cerca de la `normalidad´ de las situaciones de crisis, donde se producen una caída sistemática de los préstamos a grandes empresas y pymes y que en este caso han sido objeto del cierre de la actividad por el confinamiento. 

Por otro lado, se constata en las previsiones del sector un aumento de los ingresos netos por intereses y unos tipos inferiores que, junto al efecto de los nuevos préstamos a las empresas por los programas de avales aprobados por el Gobierno, pueden haber influido positivamente en los márgenes. Todos estos aspectos del negocio bancario se proyectan de forma diferente sobre las entidades, aunque en esta ocasión se puedan observar rasgos comunes en la formación final del beneficio atribuido. 

Así, si para el sector los cálculos auguran esa caída de la mitad del beneficio trimestral, las diferentes políticas y volumen de las provisiones para insolvencias acaban dibujando una imagen diferente de las entidades. Mientras los analistas estiman que Caixabank ha incrementado su beneficio atribuido por encima del 95%, hasta los 200 millones de euros, Santander habría cedido menos de la mitad del beneficio y se situaría en los 800 millones de euros mientras BBVA obtendría 600 millones, también, con caída de más de la mitad del beneficio. Más fuerte se augur la caída del beneficio atribuido en Bankinter (por encima del 68% menos) y de Bankia por encima del 80%. Tan sólo Sabadell, en la clase media del sector, se dejaría un 15% del resultado previsto en el segundo trimestre.

En todo caso, las previsiones de los analistas sobre el sector bancario español deben ser sometidos a una cuarentena como es la que apunta a que la segunda parte del año puede ser nefasta en término de resultados de negocio típico. Y en este caso, podría servir para ir conformando el horizonte algunas decisiones de los grandes bancos norteamericanos que, al mismo tiempo que han aumentado sus provisiones, han centrado en el trading sus expectativas de ingresos destinados a compensar las caídas de los préstamos a las empresas y a particulares. No en vano, alguna entidad norteamericana espera registrar un repunte de los ingresos superior al 50% respecto a un año antes procedentes del negocio de trading.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...