edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
17/09/2020
banca 
Consolidación bancaria para bien y para mal

La banca española se resiste a ser el gran banco europeo, el campeón que acaricia el BCE

La combinación de Santander con BBVA, sería una fusión que colmaría los deseos de las autoridades europeas aunque es difícil que se presenten voluntarios para satisfacerlos
Juan José González
El dibujo del futuro mapa bancario europeo está terminado desde hace tiempo en Fráncfort. Es un diseño fruto de una mezcla de sentimientos; de los deseos nacionales de los países líderes; de las necesidades políticas para empezar a cerrar, de una vez, el proyecto de unión bancaria y de asegurar un papel de mayor peso en la banca mundial. En ese dibujo europeo a España le corresponde un papel en consonancia con sus medidas, es decir, aportaría un banco. En este punto siempre ha habido discrepancias puesto que el sistema bancario español ha contado (y cuenta) con dos entidades globales, se puede decir que con presencia en los cinco continentes, como son Banco Santander y BBVA. Y sin embargo, las autoridades bancarias europeas sólo parecen estar dispuestas a pintar uno, y a ser posible bien grande. Tan grande que podría convertirse en el campeón europeo, en el gran banco de la Unión Europea. Sería el colmo de las aspiraciones del supervisor, del Banco Central Europeo; también de Bruselas y seguramente del Gobierno español aunque hay dudas de que piensen lo mismo los potenciales candidatos al título de campeón europeo, es decir, de Banco Santander, BBVA y ahora, del resultante de la fusión de Caixabank y Bankia. Los deseos de las autoridades europeas parecen estar más cerca que nunca de llegar a su término si, como parece, se confirma la fusión entre las dos entidades españolas. Aunque no sería suficiente.
En medios financieros puntualizan que no siempre ser el más grande entraña ventajas y beneficios, y que en caso de problemas, de crisis empresariales o de movimientos internacionales de capitales, enfrentamientos comerciales entre EE UU y China u otros, el puesto de campeón conllevaría otras responsabilidades o exigencias que quizá no estarían dispuestos a asumir los accionistas de una entidad bancaria. Sobre este asunto ya se conoce alguna experiencia del pasado reciente con motivo de una fusión entre dos colosos alemanes que finalmente fue frustrada por las autoridades germanas. El motivo no era otro sino renunciar a las posiciones de la entidad resultante en un mercado con problemas, caso de Turquía, Grecia e Italia.

Pero las cosas parecen haber cambiado y como señalaba recientemente un banquero "no hay dos crisis iguales, sino parecidas, lo que nos obliga a ser aún más cautos". Y cautela es el criterio que deben estar aplicando al oficio los responsables de potenciales candidatos a fusionarse en el mercado español. En Europa, léase BCE y Comisión Europea, Fráncfort y Bruselas quieren un gran banco privado, de tamaño sistémico en el mercado local español y también en el europeo. A primera vista, el deseo muestra una contradicción en apariencia pues una entidad sistémica con problemas provocaría seguramente también problemas sistémicos en la economía europea. Es probable que la reflexión deba hacerse con mayor profundidad para encontrar las razones por las que el supervisor y el Gobierno de Europa desean un gran campeón bancario, sistémico, claro.

Mientras tanto, la realidad, la coyuntura quiere adelantar algunos de los movimientos que se prevén, subsiguientes al arranque del proceso de consolidación iniciado por Caixabank y Bankia. Ahora es el turno de los otros, de Santander, BBVA, Sabadell, los más grandes sin olvidarse de la otra batalla que se puede desencadenar en la banca `mediana´: los Ibercaja, Unicaja, Liberbank y Abanca, como tampoco convendría perder de vista a un jugador en teoría pasivo como Bankinter, quizá el único que insiste en su soltería.

También en la coyuntura se enmarca el reciente impasse en las conversaciones entre las dos entidades que ahora negocian la fusión, recogido en algunos medios de comunicación, donde se apuntaba un "parón" en los contactos y que según fuentes que intervienen en la operación se debieron a un paréntesis abierto por indicación de la ministra de Economía Nadia Calviño. Aunque en este caso sólo trascendió el interés de Calviño en asegurar que la fusión no conllevará un descalabro laboral, es probable que la ministra haya aprovechado la ocasión para comunicar a las partes el interés del supervisor europeo por llevar a buen puerto la operación.

La intervención directa e indirecta de Calviño y Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, en las semanas previas a la comunicación de la operación, confirmó los intereses del supervisor europeo y del Gobierno español en aportar a Europa no sólo un gran banco, sino dos. Se puede interpretar que el segundo gran banco que podría aportar España a la UE sería una fusión combinación de tres elementos, Santander, BBVA y Sabadell, y que la combinación resultante sería el objetivo de Fráncfort y de Bruselas.

La combinación pasa por varios actores: Santander-Sabadell; por BBVA-Sabadell o por Santander-BBVA. Tan sólo en el tercero de los casos se conseguiría un campeón bancario europeo como desean las autoridades. Aunque, hoy por hoy, ni los problemas corporativos de BBVA ni la posición del CEO Carlos Torres por el caso Villarejo-BBVA animen a especular mucho más sobre las posibilidades de una gran fusión con el banco de Torres. Aunque por otro lado no deja de ser una buena coartada para evitar una nueva gran operación bancaria en 2020. Tampoco parece que la idea de convertirse en el campeón europeo del sector bancario anime a los potenciales actores.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...