edición: 2805 , Martes, 17 septiembre 2019
12/07/2019
banca 
Actitud beligerante del supervisor

La banca, molesta por la ”agresividad” y ”marcialidad” en los mensajes del Banco de España

Vuelta de tuerca, tirón de orejas, lo cierto es que la subgobernadora, Margarita Delgado acaba de echarle al sector una nueva filípica catilinaria que no ha sentado bien, como cuando se quieren imponer las cosas por la fuerza o, incluso, con alguna amenaza
Juan José González
Las opiniones de los supervisores nunca son bien recibidas, suelen venir cargadas de directas e indirectas, utilizan mensajes básicos para que el sector "se entere" de lo que deben hacer y no hacen, de los deberes pendientes. Y habitualmente concluyen con una advertencia, indicación o sugerencia. pero los últimos mensajes del Banco de España, en boca de la subgobernadora, Margarita Delgado, parecen haber causado irritación por el carácter "mordiente" de los asuntos y porque no era la primera vez que empleaba el tono recriminatorio que a más de uno le ha traido al recuerdo el utilizado por algún célebre gobernador. Delgado reiteró en un discurso público (unas jornadas organizadas por KPMG) la necesidad del sector bancario español de espabilar y ponerse ya manos a la obra a reforzar sus pasivos, puesto que están menos capitalizados que la media de la banca europea. Premura que entiende la número dos del supervisor en tanto que los nuevos requisitos de solvencia de Basilea III recogen la obligación de contar con el capital suficiente como para, no sólo absorber las posibles pérdidas en las que pudiera incurrir la banca, sino también para eliminar (o limitar) el riesgo de ayudas públicas a que habría lugar en caso de quiebra.
Y no sólo en el apartado de capital o solvencia lanzó dardos la subgobernadora sino que, de nuevo, regresó al reiterado mecanismo de distribución del beneficio, los dividendos, haciendo en esta ocasión lo que se considera "una petición expresa" para que se abandonen los pagos en efectivo y se sustituyan por la vieja política del scrip dividend, utilizada en los peores tiempos de la crisis. Lo que antes, hace unos meses, eran sugerencias y avisos sobre posibles subida de requisitos o activación de mecanismos de seguridad de capital, se convierten con la nueva intervención pública de Delgado en un adelanto de ejecución de medidas, de los requisitos y mecanismo para activar el colchón obligatorio de capital. La actitud, de imposición y "marcialidad" es considerada en algunos medios del sector como "beligerante y agresiva".

Entienden algunas fuentes bancarias que "el Banco de España estaba dolido y ofendido por las numerosas críticas que se vienen realizando por parte de la banca por considerar injustos y desmedidos los requerimientos de capital -exigidos por los supervisores-". En principio, el sector había entendido que la elevación del capital de los bancos sería "discrecional, dando tiempo y margen a cada banco para ir aumentando el capital". Pero no, de repente, Delgado amenaza de forma directa al sector con que, si no aceleran este proceso, activará en breve (en los próximos meses) el colchón anticíclico, algo que no estaba previsto que se llevara a cabo en el presente ejercicio. 

Como si de un casus belli se tratase, Delgado reitera la posición del supervisor en la política de dividendos del sector. Insiste en una política "discreta" de reparto del beneficio, que deje de ser una suerte de reparto de una retribución fija y se convierta en el reparto de un rendimiento que resulte de cada ejercicio. Es decir, adaptar la retribución del capital a la generación orgánica del mismo, de modo que este criterio sólo sería cubierto por la fórmula del scrip dividend que la subgobernadora se obstina en machacar e imponer al sector.

Claro que, en principio, si los bancos consiguen crecimientos de beneficios y mantienen una política de aumento de capital razonable, no podría (o no debería) el supervisor intervenir en la política de dividendos de las entidades privadas. Para el sector, la número dos del supervisor quiere enfrentar un concepto diferente de reparto del beneficio, más restrictivo pero sobre todo ajustado a los posibles riesgos propios de la entidad bancaria. 

Según otros medios del sector, que no ocultan cierta sorpresa por la reiteración de los mensajes (solvencia y dividendos) y el "aire marcial" de los mismos, lo que pretende el supervisor es enviar un mensaje en el que está implícita la necesidad urgente de aprovechar la coyuntura, adelantarse a los acontecimientos, se entiende que de una posible crisis, para ganar eficiencia y reducir costes. Y es esta situación la que puede preocupar al sector en tanto que pueden estar avisando de forma indirecta de la inminencia de una crisis financiera porque, en este caso, no debería limitarse a enviar mensajes sino a imponer medidas para evitar quiebras bancarias.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...