edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
29/10/2018
Si la Bolsa no recupera el 18% de caída

La banca perderá en 2018 hasta 3.000 millones por deterioro de las participadas industriales

Pone en peligro los resultados, el dividendo, el nivel de capital y por tanto, también la solvencia de alguna entidad
Juan José González
La fuerte corrección de la Bolsa española, que ya acumula una caída del 18% en lo que va de año, amenaza también con otra severa corrección en las cuentas del sector bancario por el impacto del deterioro de las participaciones industriales. El impacto en las cuentas afectaría en particular al BBVA, Caixabank, Sabadell y Santander con cifras que se estiman entre los 1.200 millones para el BBVA, 400 millones para la Caixabank, 400 en Sabadell, alrededor de 850 millones en el caso de Santander y otros 200 millones para el resto de entidades. Afortunadamente para el sector, el cierre del ejercicio, momento en el que se deben reflejar las minusvalías latentes, contabilizadas por el deterioro de las participaciones industriales, se encuentra todavía a tres meses de distancias, tiempo en el que consideran las entidades bancarias que se puede recuperar la mitad de ese 18% de caída bursátil que registra el mercado español en lo que va de año. La circular contable por la que España se adapta a las normas internacionales IFRS9 es la `culpable´ de la contabilización del deterioro de las inversiones de sociedades cotizadas que los bancos tienen en cartera. Recordar que el pasado ejercicio el BBVA tuvo que asumir por ese concepto una pérdida de 1.100 millones de euros al cierre de 2017 por el deterioro de valor del 5% de la participación que posee en el capital de Telefónica. De la misma forma que el deterioro del valor de las participaciones afecta directamente a las cuentas del banco, la caída de los valores en bolsa se puede llevar por delante los bonus de la alta dirección. Aunque esto se considere un daño menor.
Aunque restan tres meses para la conclusión del ejercicio, los responsables de las participadas no esconden su preocupación, un año más, por el severo ajuste de las cotizaciones de las empresas en cartera. Y es que tras el verano se han acumulado, además de las caídas, un buen número de variables políticas y macroeconómicas que pueden justificar la notable caída cercana al 18% del selectivo español. Recortes de valor que afectan a compañías de primer nivel desde el punto de vista de la calidad de balances y que, como en el caso de Telefónica, de la que el BBVA posee el 5%, hacen tambalearse las cuentas de resultados.

El caso particular del BBVA es aún más grave si se tiene en cuenta que ya está valorando otro impacto no menor como es la caída de valoración de su participación en el banco turco Garanti debido a la caída de la lira, donde a mediados de agosto registraba unas minusvalías en su participación de 4.580 millones, así como en su participado Bancomer mexicano. Las valoraciones de cartera como consecuencia de la caída de la renta variable, son en la actualidad motivo de preocupación a pesar de que faltan tres meses para el cierre pero en especial porque suponen volver a precios de 2016 y de 201 en algunos casos y que, en definitiva, certificarían, si se cerrase hoy el año, el peor ejercicio para las participadas industriales desde 2011.

Un gestor de cartera de uno de los más grandes bancos señalaba recientemente que el mercado bursátil se encuentra en claro declive en espera del cambio que se producirá en breve con la retirada de estímulos monetarios del BCE. Si se suma este hecho al riesgo de un crecimiento económico menor, o, por el momento, en fase desaceleración, está claro que no hay otra posibilidad de valorar en negativo las expectativas de aquí a los próximos seis meses. Un tiempo también donde se producirán novedades en el Brexit, inquietud por Italia, ralentización de China, proteccionismo norteamericano o la inestabilidad en los precios del crudo.

La tormenta perfecta que viene a dibujar el gestor bancario de participadas no deja lugar para el optimismo. Recuerda el directivo que los bancos ya están descontando la posibilidad del peor año en bolsa desde 2011 y que en los análisis de coyuntura bursátil para fin de año tienen en cuenta otra tendencia muy influente en la marcha del selectivo español como es la bolsa norteamericana, de la que destacan que podría haber comenzado ya una corriente vendedora que llegaría, al menos, hasta final del año. 

Todo parece avanzar un último trimestre de alto riesgo por las numerosas variables que influyen en el mercado bursátil, que será el que dicte sentencia sobre el volumen de las minusvalías latentes de las participadas industriales. Y todo por una norma internacional, adaptada a circular contable en España que, si bien es la principal valedora de que las entidades bancarias hayan trasladado los costes del riesgo de crédito -el hipotecario entre ellos- a la clientela, también es el `culpable´ de que el deterioro de las participaciones industriales se reste del beneficio. En definitiva, un deterioro que puede cuestionar el mantenimiento del nivel de dividendos, puede afectar al nivel de capital y, por ello, a la solvencia de los bancos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...