edición: 3099 , Martes, 1 diciembre 2020
05/11/2019
banca 
Nuevos productos, nuevas condiciones

La banca pondrá en práctica pruebas piloto para introducir el cobro de intereses negativos

El sector financiero ya ha decidido que los costes de los tipos de interés negativos se trasladarán a los depositantes a partir del próximo año
Juan José González
Aquella idea inicial de un diputado austriaco que presentó una propuesta en una reunión ordinaria del Banco Central Europeo hace seis años, parece haber dado sus frutos. La idea, que primero fue considerada por la presidencia del banco como una "ocurrencia", es ahora objeto de debate intensivo en los consejos de administración de algunas entidades bancarias porque el cobro de intereses por depositar el dinero en el banco ya es algo más que un golpe de gracia.
En efecto, el banco central viene cobrando desde 2014 un interés por el depósito de dinero que realizan los bancos. Pero la "ocurrencia", en el fondo, iba más allá: pretendía extender la mecánica del cobro a los depositantes particulares, a los pequeños depósitos, habida cuenta que el criterio, el coste para el banco, es el mismo para los grandes bancos que mantienen el dinero en el BCE que para los pequeños ahorradores que hacen lo propio en las entidades bancarias. Y así llega el asunto a los centros de decisión financiera, los dueños de los bancos, donde este tema es tratado mediante la aplicación del filtro financiero necesario, es decir, desde la política de costes, ahora especialmente sensible dado que los tipos de interés negativos están emitiendo una factura que, hasta el momento, parece ser devengada por las entidades financieras. Y así, lo que era una cuestión destinada al fracaso se ha convertido en un hecho.

Porque no cabe duda que las entidades bancarias trasladarán el coste de los tipos negativos a los depositantes. De facto algunas entidades apuran las horas y otros los días para ajustar comisiones y otros costes mediante una revisión de productos financieros y demás servicios. El BCE viene insistiendo a las entidades financieras a que se lancen por este camino del cobro de los costes que supone para el sector los tipos negativos. La banca ya venía aplicando comisiones o costes a los depositantes de las grandes empresas, a las que no les ha cogido de sorpresa la iniciativa de los bancos. A continuación se han extendido a las pymes.

Pero ahora los planes del sector para 2020 ya incluyen nuevos precios y tarifas, costes y comisiones a satisfacer por los ahorradores pequeños, los depositantes particulares, sin distinción en algunos casos porque no se fija ningún límite de depósitos, de modo que para algunos bancos da igual que el cliente no supere los 100.000 euros en la cuenta para aplicarle la tasa correspondiente. La coartada del banco central europeo, consensuada y muy coordinada con los bancos centrales locales, apunta a que la iniciativa del cobro por los depósitos a particulares es una necesidad en sí misma, esto es, por la obligación de obtener rentabilidad.

Algunos bancos centrales locales, caso del alemán o del italiano, han tomado la iniciativa de elaborar una lista de aquellas entidades bancarias que necesitan recurrir al cobro de intereses por los depósitos siguiendo el criterio de la rentabilidad. Y claro, han salido varios cientos de bancos que están obligados a seguir el guion fijado por el supervisor local, que no es otro sino el cobro de comisiones por el dinero depositado en los bancos.

Sobre el cobro de intereses por los depósitos se conocen por ahora iniciativas sueltas, descoordinadas, de ahí que no la práctica no sea a esta altura del ejercicio un ejercicio común y generalizado. Lo que no resta para que lo sea a partir de enero o febrero del próximo año, para cuando ya se conoce la existencia de primeras pruebas, pruebas piloto como es su día fue la propuesta del italiano Unicredit, quizá la entidad financiera más atrevida en el cobro de servicios como lo demuestra el hecho de que ya ha anunciado que a partir del 1 de enero se cobrará por los depósitos que superen los 100.000 euros, y no por cuenta, sino por titular individual. Pruebas piloto que en España podrán adoptar la forma de algún nuevo producto de ahorro que se podrá conocer en las próximas semanas.

En definitiva, el cobro de intereses por los depósitos ya no es la "ocurrencia" de un austriaco, sino un nuevo concepto que la banca incluirá en sus productos a partir de los próximos meses, en cualquier momento. Con independencia del coste que la medida en cuestión puede representar en términos de pérdida de clientes. Aunque para evitar el robo, el `transfugismo´ del cliente, la AEB y el Banco de España ya cuentan con algunas ideas para evitar las posibles malas prácticas que podría traer el cobro de intereses negativos por los depósitos. Tan sólo queda por ver cómo reaccionarán millones de pequeños clientes, muchos de los cuales tienen en sus cuentas más de 100.000 euros.

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...