edición: 2850 , Miércoles, 20 noviembre 2019
07/10/2019
banca 
El ajuste será permanente

La banca se pone en guardia ante la crisis con nuevas estrategias y más ajustes

El sector ha aprovechado la coyuntura para llevar a cabo ajustes de todo tipo que en condiciones normales, sin crisis ni presión del supervisor, no habría afrontado
Juan José González
La banca europea parece rebelarse contra las decisiones estratégicas del banco central europeo, al que considera carente de objetivos y decisiones fallidas. Sus resultados lo dicen todo: el supervisor se confunde y el sector se ve obligado al ajuste permanente. Fusiones y ventas de activos, regulaciones de empleo y cierres de oficinas. Lo bancos, por ahora fieles y obedientes a la disciplina del regulador europeo, disienten con el regulador, disconformes con la política monetaria del banco central, que pretende salvar la economía con el sacrificio de los bancos. Se critican sus objetivos, sus decisiones, los tiempos, las herramientas, los resultados... Y los resultados de las entidades reflejan la errónea estrategia del supervisor europeo. Así las cosas, las entidades bancarias se ven obligadas a ajustar, a seguir ajustando y reestructurando el negocio. Por si no fuera suficiente la amenaza, la guerra del enemigo tecnológico (las tecnológicas Google, Facebook, Apple, Amazon...) la visión desacertada del supervisor bancario europeo complica aún más el escenario en el que se desarrolla la batalla por el negocio bancario. La nueva dirección del BCE tiene otros planes para el sector, obligado a concentrarse en grupos con más capacidad de resistencia ante episodios de crisis, desapareciendo los bancos pequeños y medianos.
Asegura un estratega del sector, encargado de la planificación estratégica en uno de los grandes bancos que "el pulso que mantiene el sector bancario en Europa con el regulador de Francfort no es equitativo ni neutral, sino parcial e interesado". Explica el interlocutor que mientras el BCE se sirve del uso de la normativa de forma intensiva, el sector, además de obedecer está obligado a sobrevivir, a tomar sus propias decisiones y seguir en la política del ajuste permanente. Una situación que, a su vez, les suele enfrentar con los gobiernos locales.

Pero la estrategia del Banco Central Europeo parece ir por un camino diferente al que han elegido los grandes bancos europeos. Porque en principio, la banca había apostado por un cambio radical en sus estructuras, adaptadas a la nueva realidad creada tras la crisis de 2008. A partir de entonces, o como secuencia de los efectos de la crisis, el sector entendió que era el momento de cambiar de velocidad y de carretera y que incluso la nueva etapa tras la explosió de la crisis se mostraba ideal para un cambio de estructura de la organización y tamaño. Era la situación perfecta para el ajuste de plantilla y oficinas que ha acariciado siempre el sector pero por una u otra razón se ha visto obligado a aplazar.

El tiempo que media entre el inicio de la crisis en 2008 y el cierre del pasado ejercicio de 2018, el balance del sector muestra un tamaño notablemente inferior al anterior de aquella fecha. En estos diez años considerados, la banca europea cerró más de 51.000 oficinas y destruyó empleo en cerca de 400.000 empleados. No sorprenden las cifras en tanto que se refieren al recorte de una década para todo un sector bancario europeo. Sin embargo, al considerar qué papel ha jugado la banca española en ese ajuste global, la sorpresa se ve superada por el golpe que supone que casi la mitad del ajuste de sucursales (20.000) corresponde al sector bancario español.

El recorte, brutal y radical en tan sólo una década, pone de manifiesto que la banca española se ha reestructurado con mayor intensidad, profundidad y volumen que sus vecinos y competidores europeos, como son los casos de Alemania, Italia, Dinamarca, Holanda, Grecia y Finlandia, mientras que en otros países como Francia y Austria, sin explicación alguna, no han realizado ajustes que se puedan considerar como relevantes. Algo similar ha sucedido en el empleo del sector, donde la banca española ha representado uno de cada cuatro trabajadores que han abandonado el sector. Puede servir la comparación del ajuste laboral en la banca española con Francia, con una reducción del empleo del 10%, muy lejos del 35% de recorte de España o del 38% de Holanda.

La valoración del ajuste del sector bancario español tiene detractores y seguidores. Entre los primeros se refleja la decepción de un ajuste severo, excesivo e irracional por cuanto el mismo responde no sólo a la nueva competencia tecnológica y a la regulación intensiva del BCE sino también y además al cambio generacional, al envejecimiento de las plantillas y la necesidad de incorporar talento y savia nueva, a su vez, con menores retribuciones y derechos de antigüedad y demás.

El sector bancario ha aprovechado la coyuntura para llevar a cabo ajustes de todo tipo que en condiciones normales (sin crisis ni presión del supervisor) no habría afrontado. Ahora se encuentra en una nueva fase: la amenaza de una nueva crisis, un nuevo escenario en el que además cuenta con nuevos competidores tecnológicos. Aunque la verdadera competencia sea en realidad la postura del BCE sobre el futuro del sector. En este sentido, un responsable de planificación bancaria señala que las nuevas ideas del banco serán impulsadas por la nueva presidenta Christine Lagarde, y que en esencia pasan por una concentración del sector en grandes grupos bancarios, la reducción hasta su desaparición de las pequeñas y medianas entidades. Sería la primera parte del cambio. la segunda parte estaría centrada en los nuevos servicios bancarios y en la nueva función de la banca europea. Y para esto el sector deberá continuar con sus ajustes, de plantilla y de oficinas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...