edición: 2598 , Lunes, 19 noviembre 2018
03/04/2018
banca 
Clientes no rentables sin comisiones; el resto, tasadas

La banca teme el modelo de ”comisiones tasadas” que pretende la Unión Europea

El modelo de ”cero comisiones” será efectivo en breve y se aplicará a los ciudadanos con menos recursos o sin rentabilidad
Juan José González
Desde noviembre pasado, las entidades bancarias están obligadas a ofrecer una cuenta básica a las personas que, incluso, no dispongan de domicilio y servicios básicos a los clientes considerados como "no rentables". Esta fue una de las últimas medidas adoptadas por el ministro de Economía Luis de Guindos sobre el sector bancario y que respondía a la ejecución de la orden por transposición de una directiva europea que llegaba, por cierto, con un año de retraso. Cuentas que, destinadas a dar servicios y cobertura bancaria a ciudadanos con escasos recursos y/o de muy baja rentabilidad para el banco, tenía como objetivo principal evitar la discriminación y exclusión del sistema financiero de un buen número de ciudadanos. También se decía, y por tanto, se debía aplicar de forma imperativa (puesto que la normativa estaba contenida en un real decreto-ley publicado en el BOE) que las cuentas básicas contarían con unas comisiones máximas "razonables" o, incluso, que estas pudieran llegar a ser gratuitas según criterio de las propias entidades. Pero han surgido algunos inconvenientes. En primer lugar, el escaso interés que suscita la medida por parte del sector bancario, que no ofrece publicidad ni información sobre la operativa a desarrollar para que la población más necesitada o con escasos recursos pueda acceder a las cuentas básicas. En segundo lugar, y al tratarse de clientela específica, con bajos niveles de ingresos, con descubiertos y otras incidencias, las entidades se resisten al cambio de cuenta desde las habituales cuentas corrientes, a la vista... etc a la cuenta básica.
Es precisamente esta segunda situación la que está propiciando el bloqueo a numerosos clientes que buscan mejorar su posición bancaria y evitar la aplicación de comisiones. Si bien el real decreto-ley de noviembre obligaba a ofrecer una cuenta de pago básica, la potestad de exigir comisiones (según la directiva) o bien, obligar a su gratuidad, quedaba a la discreción del legislador local, esto es, del ministro de Economía del país socio de la Unión.

Y el ministro local de entonces (De Guindos) tras estudiar algunas sugerencias del sector, estimó que si bien el cobro de un precio por los servicios era razonable, también debería serlo su cuantía. De esta forma, España, la clientela más desfavorecida económicamente quedaba al margen de la línea elegida por el país que curiosamente los padres que elaboraron la directiva europea recomendaron como ejemplo; Reino Unido, primer socio de la Unión en asumir la normativa -en trasponer la directiva- y exigir a los grandes bancos del país que incluyeran en sus ofertas las cuentas básicas bajo el modelo "cero comisiones". 

En la práctica, el modelo parece estar funcionando tras más de dos años en vigor. Cuentas básicas que en Reino Unido ofrece domiciliación de recibos, tarjeta de débito, pago con cheques y extracción de efectivo en oficinas y cajeros. Y todo con cero comisiones. Pero en España hay resistencia hacia el modelo "cero comisiones". La presión de las grandes entidades en favor del modelo alternativo "comisiones tasadas", es decir, con un límite, parece estar ganando terreno al de "cero comisiones", habida cuenta del previsible coste administrativo (operativa bancaria pura) que obligaría a las entidades a cambiar cuentas corrientes a básicas y a realizar la portabilidad de la cuenta a otra entidad con un plazo máximo de dos semanas máximo.

El problema sin embargo, es más de fondo, tiene más profundidad de la que en principio parecen mostrar las comisiones de las cuentas básicas. El problema es que el criterio de comisiones tasadas deberá funcionar en unos años, a la vuelta de la esquina, para otros colectivos. Grandes patrimonios y toda la oferta de servicios de la banca online esperan a que la normativa de la Unión entre en la operativa y ponga en orden el caos. Un asunto que presionará a la baja las comisiones bancarias en el más amplio sentido del término.

Ahora el ministro Escolano, ya fuera de tiempo la decisión, reflexiona sobre la fórmula ideal que satisfaga a las partes implicadas (Unión Europea, entidades bancarias y clientela) para modular las comisiones a aplicar en las cuentas básicas. Al menos, en Economía no parecen muy dispuestos a aplicar una tarifa media europea que el sector bancario español calculó entre los 28 países de la Unión y que se acercaba a los 85 euros de comisión máxima para estas cuentas básicas. Lo cual no parece muy razonable si se piensa que la renta per capita española, referenciada al PIB, está por debajo de la media europea.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...